ANALISIS

Derechos del trabajador.
Derechos del trabajador, ¿un tema para arqueólogos?
Eduardo Galeano
(escritor, poeta e historiador uruguayo)
Más de noventa millones de clientes acuden cada semana a las tiendas Wal-Mart. Sus más de novecientos mil empleados tienen prohibida la afiliación a cualquier sindicato. Cuando a alguno se le ocurre la idea, pasa a ser un desempleado más. La exitosa empresa niega sin disimulo uno de los derechos humanos proclamados por las Naciones Unidas: la libertad de asociación. El fundador de Wal-Mart, Sam Walton, recibió en 1992 la medalla de la Libertad, una de las más altas condecoraciones de Estados Unidos.
Uno de cada cuatro adultos norteamericanos y nueve de cada diez niños engullen en McDonald’s la comida plástica que los engorda. Los trabajadores de McDonald’s son tan desechables como la comida que sirven: los pica la misma máquina. Tampoco ellos tienen el derecho de sindicarse. En Malasia, donde los sindicatos obreros todavía existen y actúan, las empresas Intel, Motorola, Texas Instruments y Hewlett Packard lograron evitar esa molestia. El Gobierno de Malasia declaró union free (libre de sindicatos) el sector electrónico. Tampoco tenían ninguna posibilidad de agremiarse las 190 obreras que murieron quemadas en Tailandia, en 1993, en el galpón trancado por fuera donde fabricaban los muñecos de Sesame Street, Bart Simpson y los Muppets.
Bush y Gore coincidieron, durante la campaña electoral del año pasado, en la necesidad de seguir imponiendo en el mundo el modelo norteamericano de relaciones laborales. ‘Nuestro estilo de trabajo’, como ambos lo llamaron, es el que está marcando el paso de la globalización que avanza con botas de siete leguas y entra hasta en los más remotos rincones del planeta. La tecnología, que ha abolido las distancias, permite ahora que un obrero de Nike en Indonesia tenga que trabajar cien mil años para ganar lo que gana en un año un ejecutivo de Nike en Estados Unidos, y que un obrero de la IBM en Filipinas fabrique computadoras que él no puede comprar.
Es la continuación de la época colonial en una escala jamás conocida. Los pobres del mundo siguen cumpliendo su función tradicional: proporcionan brazos baratos y productos baratos, aunque ahora produzcan muñecos, zapatos deportivos, computadoras o instrumentos de alta tecnología, además de producir, como antes, caucho, arroz, café, azúcar y otras cosas malditas por el mercado mundial.
Desde 1919 se han firmado 183 convenios internacionales que regulan las relaciones de trabajo en el mundo. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de esos 183 acuerdos, Francia ratificó 115; Noruega, 106; Alemania, 76, y Estados Unidos… 14. El país que encabeza el proceso de globalización sólo obedece sus propias órdenes. Así garantiza suficiente impunidad a sus grandes corporaciones, lanzadas a la cacería de mano de obra barata y a la conquista de territorios que las industrias sucias pueden contaminar a su antojo. Paradójicamente, este país, que no reconoce más ley que la ley del trabajo fuera de la ley, es el que ahora dice que no habrá más remedio que incluir ‘cláusulas sociales’ y de ‘protección ambiental’ en los acuerdos de libre comercio. ¿Qué sería de la realidad sin la publicidad que la enmascara?
Esas cláusulas son meros impuestos que el vicio paga a la virtud con cargo al rubro relaciones públicas, pero la sola mención de los derechos obreros pone los pelos de punta a los más fervorosos abogados del salario de hambre, el horario de goma y el despido libre. Desde que Ernesto Zedillo dejó la presidencia de México, pasó a integrar los directorios de la Union Pacific Corporation y del consorcio Procter & Gamble, que opera en 140 países. Además, encabeza una comisión de las Naciones Unidas y difunde sus pensamientos en la revista Forbes: en idioma tecnocrático, se indigna contra ‘la imposición de estándares laborales homogéneos en los nuevos acuerdos comerciales’. Traducido, eso significa: arrojemos de una buena vez al tacho de la basura toda la legislación internacional que todavía protege a los trabajadores. El presidente jubilado cobra por predicar la esclavitud. Pero el principal director ejecutivo de General Electric lo dice más claro: ‘Para competir, hay que exprimir los limones’. Los hechos son los hechos.
Ante las denuncias y las protestas, las empresas se lavan las manos: yo no fui. En la industria posmoderna, el trabajo ya no está concentrado. Así es en todas partes, y no sólo en la actividad privada. Los contratistas fabrican las tres cuartas partes de los autos de Toyota. De cada cinco obreros de Volkswagen en Brasil, sólo uno es empleado de la empresa. De los 81 obreros de Petrobrás muertos en accidentes de trabajo en los últimos tres años, 66 estaban al servicio de contratistas que no cumplen las normas de seguridad. A través de 300 empresas contratistas, China produce la mitad de todas las muñecas Barbie para las niñas del mundo. En China sí hay sindicatos, pero obedecen a un Estado que, en nombre del socialismo, se ocupa de la disciplina de la mano de obra: ‘Nosotros combatimos la agitación obrera y la inestabilidad social para asegurar un clima favorable a los inversores’, explicó recientemente Bo Xilai, secretario general del Partido Comunista Chino en uno de los mayores puertos del país.
El poder económico está más monopolizado que nunca, pero los países y las personas compiten en lo que pueden: a ver quién ofrece más a cambio de menos, a ver quién trabaja el doble a cambio de la mitad. A la vera del camino están quedando los restos de las conquistas arrancadas por dos siglos de luchas obreras en el mundo. Las plantas maquiladoras de México, Centroamérica y el Caribe, que por algo se llaman sweat shops (talleres del sudor), crecen a un ritmo mucho más acelerado que la industria en su conjunto. Ocho de cada diez nuevos empleos en Argentina están ‘en negro’, sin ninguna protección legal. Nueve de cada diez nuevos empleos en toda América Latina corresponden al ‘sector informal’, un eufemismo para decir que los trabajadores están librados a la buena de Dios. La estabilidad laboral y los demás derechos de los trabajadores, ¿serán de aquí a poco un tema para arqueólogos? ¿No más que recuerdos de una especie extinguida?
En el mundo al revés, la libertad oprime: la libertad del dinero exige trabajadores presos de la cárcel del miedo, que es la más cárcel de todas las cárceles. El dios del mercado amenaza y castiga; y bien lo sabe cualquier trabajador, en cualquier lugar. El miedo al desempleo, que sirve a los empleadores para reducir sus costes de mano de obra y multiplicar la productividad, es, hoy por hoy, la fuente de angustia más universal. ¿Quién está a salvo del pánico de ser arrojado a las largas colas de los que buscan trabajo? ¿Quién no teme convertirse en un ‘obstáculo interno’, para decirlo con las palabras del presidente de la Coca-Cola, que hace año y medio explicó el despido de miles de trabajadores diciendo que ‘hemos eliminado los obstáculos internos’? Y en tren de preguntas, la última: ante la globalización del dinero, que divide al mundo en domadores y domados, ¿se podrá internacionalizar la lucha por la dignidad del trabajo? Menudo desafío.
*************************************************************************************************************************************************
MEXICO

¿Con que autoridad piden el voto?

FUENTE.- ARTICULO DE OPINIÓN CENTRO DE DERECHOS HUMANOS DE LA MONTAÑA DE GUERRERO TLACHINOLLAN.

CandidatosIMAGEN DISPONIBLE EN INTERNET

Ante la apabullante miseria en que los gobiernos de corte neoliberal han sumido a más de 60 millones de mexicanos y mexicanas y ante el desbordamiento de la violencia provocada por las bandas del crimen organizado, que han puesto en jaque a un gobierno pusilánime que se niega a arrancar de raíz la corrupción que persiste en los aparatos de seguridad y de justicia del Estado, y que se ha hecho cómplice al sostener un sistema financiero anclado en las turbias aguas de la economía criminal, los ciudadanos y ciudadanas somos rehenes de los intereses facciosos y mafiosos de las elites económicas, quienes manejan los hilos del poder político y hacen causa común con la delincuencia organizada, porque su fin último es maximizar sus ganancias, al menor costo posible y en el tiempo más corto.

En medio de este maremágnum donde impera la ley del más rico, del más violento y del más corrupto, los mexicanos y mexicanas, tenemos que hacer frente a la mercantilización que también domina en las campañas políticas. Los candidatos y candidatas aparecen en los medios masivos de comunicación como cualquier vendedor de productos de belleza. En la televisión comparten espacios con las modelos que anuncian algún shampoo o algún producto que eleva la potencia sexual. Los candidatos y candidatas se ven orillados a chatarrizar la política, como si se tratara de cualquier producto desechable. No cabe duda que el mercado es el centro sobre el cual giran como satélites los partidos políticos y sus candidatos. Este fetiche de la postmodernidad, funciona como el becerro de oro de la antigüedad, por el que ahora los políticos se postran a sus pies.

Hoy, el mercado y el poder de las transnacionales se han transformado en una amenaza para la soberanía de los Estados Nacionales, porque reclaman derechos y exigen canonjías a los gobiernos por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas. Un caso patético es el que protagonizó el presidente Calderón, quien en lugar de solidarizarse con la presidenta de Argentina, por haber tomado la decisión de nacionalizar los recursos petroleros como un acto soberano del pueblo argentino, lamentó desde Washington esta decisión, porque para él lo más importante es proteger las inversiones de las empresas extranjeras que defender el patrimonio de la nación.

En este contexto no es casual que la empresa Wal-Mart haya contado con todo el apoyo de las autoridades federales para facilitar su expansión multiplicando sus tiendas de autoservicio a lo largo y ancho del país. La misma Comisión Federal de Competencias, que tiene la función de impedir prácticas monopólicas de supermercados, se ha transformado en la defensora de oficio de la trasnacional al argumentar que no se puede limitar la instalación de nuevas sucursales de las grandes cadenas comerciales “porque es nocivo al proceso de competencia y libre concurrencia y, en consecuencia, es contraria al interés público y al bienestar de los consumidores”. Estas prácticas depredatorias y desleales son alentadas por políticos sobornables que sin ningún respeto por las leyes, autorizan estos permisos en detrimento de los mercados locales y de los pequeños comerciantes. El mismo presidente Calderón desde Houston, Texas dijo estar “muy indignado” por el escándalo de corrupción de la empresa Wal-Mart, no obstante resaltó que dicha empresa da muchos empleos en el país, es decir, es un mal menor, insignificante y por lo mismo, el meganegocio de Wal-Mart seguirá adelante, máxime cuando el Senado de la República, desde hace dos años tiene congelada una iniciativa para reformar la Ley federal de competencia económica, donde se busca frenar las prácticas monopólicas y depredatorias de las cadenas comerciales de autoservicio. No cabe duda que puede más el poder económico de las trasnacionales, que el poder de quienes supuestamente representan y defienden los intereses del pueblo.

En Guerrero, los políticos han sido domesticados y sobornados por las grandes corporaciones comerciales. Con total desparpajo e irresponsabilidad alientan la instalación de estas cadenas de tiendas, con el argumento falaz de generar más empleos(de pésima remuneración) en detrimento de los pequeños productores locales que se han ido a la quiebra por esta competencia desleal. El paradigma es fincar el desarrollo de nuestro Estado en las inversiones que puedan hacer las empresas extranjeras. Más allá de cualquier sigla partidista, ahora todo gobernante usa el poder para defender el modelo económico que han impuesto las elites económicas y la banca multilateral. Son empleados de poca monta, porque ni siquiera participan en la toma de decisiones dentro de los corporativos multinacionales. Actúan más bien como súbditos, que solo obedecen órdenes de sus jefes o patrones políticos.

Los grandes planes que los gobiernos federal y estatal tienen en puerta para el estado de Guerrero están focalizados en los proyectos mineros, turísticos e hidroeléctricos. Las autoridades siguen casadas con la idea de que el gran detonante del desarrollo es la inversión extranjera en el ramo de la minería. A nivel mundial uno de los negocios más jugosos que avanza en escala ascendente es el de la extracción minera. Se trata de empresas extranjeras que tiene una vasta experiencia para seguir colonizando territorios en países pobres. Realizan cabildeo político de alto nivel, demandan condiciones óptimas en las regiones mineras para que puedan realizar sus inversiones. Los gobiernos locales están obligados a construir la infraestructura necesaria para la instalación de su costosa maquinaria. Los altos ejecutivos nunca van a arriesgar su capital en regiones donde el gobierno no les haya preparado la mesa para sentarse a evaluar las condiciones de seguridad, las garantías de que socialmente no se pondrán en riesgos sus capitales. Analizan los servicios que están a su disposición para el funcionamiento de sus empresas. Es indispensable que exista una infraestructura carretera óptima para la entrada de toda su maquinaria; para el traslado de explosivos, de sustancias nocivas para la salud y el medio ambiente, y del mineral; así como para el desplazamiento de los altos ejecutivos y los obreros. El gobierno sabe que una empresa minera no se instalará en el Estado si no le brinda todas las facilidades para que cuente con suficiente energía eléctrica y un venero inagotable de agua para el lavado del metal. La lógica empresarial de los gobernantes está en satisfacer las costosas demandas de las trasnacionales, en lugar de atender las necesidades básicas de una población pobre que en todo momento y de diferentes formas ha reclamado al gobierno educación, salud, energía eléctrica, agua, carreteras, vivienda digna y empleos.

Los guerrerenses queremos preguntarle a los gobernantes y a los candidatos que aspiran a un cargo público ¿Por qué siguen empeñados en brindarle todas las facilidades a las empresas trasnacionales para que inviertan en nuestro Estado y sean ellas las que supuestamente detonen el desarrollo? ¿Qué beneficios han dejado las empresas mineras desde el tiempo de la Colonia hasta la fecha entre la población que ha sido víctima de explotación laboral y de grandes daños ambientales? ¿En qué medida esta actividad extractiva y depredadora de la minería va a contribuir para proteger el medio ambiente, de no sobre explotar los mantos acuíferos, no contaminar los ríos, no destruir el habitat, no despojar de sus territorios a los pueblos indígenas, ni transformar a sus trabajadores como mano de obra semi esclavista?¿Hasta cuándo los que quieren seguir gobernando le darán prioridad a las demandas del pueblo y se jugarán su prestigio defendiendo el patrimonio que es de todos los mexicanos y mexicanas?

Los candidatos y la candidata a la Presidencia de la República, y los mismos políticos del Estado han planteado que el turismo es una actividad estratégica para el desarrollo de la entidad. A pesar de este slogan y de las grandes inversiones que se han hecho, seguimos constatando cómo los centros turísticos se han transformado en plazas del narcotráfico, en centros de prostitución infantil, en espacios donde prolifera la delincuencia organizada que trabaja en contubernio con las corporaciones policiacas. Se trata de enclaves de la desigualdad, donde se asienta el paraíso del gran capital turístico trasnacional que se ha adueñado de las playas, las lagunas, las costas y los bosques para beneficio de una clase privilegiada a costa de la destrucción del patrimonio natural y de la miseria de miles de familias desplazadas por estas políticas privatizadoras. En estos mismos centros de diversión sobreviven en el fango los pobres que se emplean en condiciones indignas dentro de los emporios turísticos. Las colonias de estos centros turísticos no solo carecen de los servicios básicos sino que son lugares donde se libran violentas batallas por parte de los grupos de la delincuencia organizada, que ha incorporado dentro de sus filas a niños y jóvenes en la venta de droga, disputándose las calles a punta de balazos y con levantones.

No se pueden promover inversiones extranjeras en la rama turística sino se evalúan los costos sociales que ha implicado este modelo de inversión que solo busca obtener grandes ganancias y fortalecer al gran capital internacional. Este tipo de inversiones sin responsabilidad social no están resolviendo los problemas estructurales de la desigualdad y la violencia delincuencial y social. No podemos desligar esta obsesión enfermiza de los grandes capitalistas que quieren obtener grandes ganancias sin ser corresponsables con el desarrollo social, sin arriesgar nada creando condiciones de vida digna y contribuyendo al desarrollo fincado en la justicia social.

Ante este desquiciamiento de la vida pública y ante clase política egocéntrica, miope, mezquina alineada y supeditada a los intereses del gran capital, los ciudadanos y ciudadanas tenemos que preguntarles a los candidatos y candidatas, ¿Con qué autoridad piden nuestro voto? ¿Con que calidad moral y compromiso social discurren en las plazas públicas, cuando ya están comprometidos o vendidos con los intereses económicos de los empresarios que controlan los hilos del poder? ¿Hasta dónde están dispuestos a romper con este esquema neoliberal y bajarse del tren de la ignominia, para defender los derechos de los ciudadanos y ciudadanas y luchar palmo a palmo por las causas justas del pueblo trabajador? En el discurso y en el papel asumirán algunas poses mediáticas para congraciarse con los electores, sin embargo, en los hechos y después de las elecciones los veremos dándole la espalda al pueblo, defendiendo los intereses de los empresarios y aprobando leyes para despojar a los pobres de sus derechos y del patrimonio que pertenece a todos los mexicanos y mexicanas. Lo que menos quieren los guerrerenses y más aborrecen son a los políticos corruptos, traidores, represores, violadores de derechos humanos, demagogos y vende patrias.

*******************************************************************************************************
MEXICO

Clamor por la justicia, ante la frivolidad del poder.

FUENTE: Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan

Para el gobierno del estado la forma más patriótica para conmemorar el Día del Ejército fue organizar un oneroso espectáculo con bailarinas, y las escenas marcadas por la lujuria de las elites políticas y militares, plasmadas fotográficamente en los medios, nos rememoraron la época desenfrenada de los emperadores romanos.

Para los gobiernos despóticos, pan y circo sigue siendo la fórmula más perversa para someter a la población. Les tiene sin cuidado el imparable número de muertes violentas que acontecen en el país y en el estado; no les conmueven en lo mínimo las centenas de personas desaparecidas, ni les afectan los innumerables casos de personas que han sido víctimas del secuestro. Sus dotes salen a relucir en el uso dispendioso de los recursos públicos destinados a las grandes diversiones para las camarillas que controlan los hilos del poder. También son inigualables para la marrullería cuando se trata de pelear las candidaturas y para la alquimia electoral.

Los gobernantes han trivializado el arte de la política. Para ellos esta delicada función es muy simplista porque la reducen a eventos sociales y actos de beneficencia pública. Irresponsablemente la han contaminado y denigrado por su pasión enfermiza de ocupar cargos públicos para saborear las mieles del poder y permanecer en el pedestal de los privilegiados. La voluntad de poder es una especie de voluptuosidad que se ha convertido en una peligrosa e insaciable pasión, que banaliza y relativiza todo, con tal de estar dentro del presupuesto público. La lucha por el poder, en lugar de consolidar un sistema democrático nos está llevando a un clima de incertidumbre política, marcado ominosamente por la violencia, la inseguridad, el miedo, la impunidad, los poderes fácticos y la corrupción. Es un proceso turbulento que se desliza hacia la ingobernabilidad y a la inestabilidad social y política.

Nada parece importarle a los gobernantes y los partidos políticos este descrédito. Para ellos la forma de disputar los espacios y de pelear impúdicamente en las contiendas electorales es la mejor democracia que nos merecemos los ciudadanos y ciudadanas. Se sienten los protagonistas imprescindibles, porque con la franquicia que tienen registrada ante las autoridades electorales creen tener los derechos y el sello de garantía que los acredita como los genuinos representantes de la sociedad.

Resulta que ahora los que se han colado entre las cúpulas del PRI, PRD, PAN y demás partidos matraqueros son los que definen el rumbo de nuestro país y los que deciden por los más de 110 millones de mexicanos y mexicanas. En Guerrero los grupúsculos políticos, que se reduce a unas cuantas familias adineradas, son los que sin ningún rubor imponen a los candidatos y candidatas, independientemente de si tienen capacidad, compromiso, visión, legitimidad, ética. Lo que importa es la lealtad al jefe, el ser garantes de que van a proteger sus intereses económicos y que ayudarán para que se perpetúe su estirpe política. ¿Qué es lo que realmente sostiene a un aspirante para pelear por una candidatura? ¿Su talante como líder y representante legítimo de algún sector de la sociedad? ¿Su trayectoria probada en las lides por las reivindicaciones del pueblo? ¿Su defensa inquebrantable por los derechos de la población más vulnerable?¿Su capacidad probada para hacer frente a los embates del poder y ser un contrapeso real contra las políticas que buscan esquilmar la vida y el patrimonio de los pueblos indígenas y campesinos? ¿Su valor para denunciar las atrocidades del poder, para disentir y alzar la voz contra las autoridades que violentan los derechos humanos? ¿Para qué son buenos estos candidatos? ¿La población sabe de ellos? ¿Son los que necesita nuestro estado para salir de esta crisis de gobernabilidad, inseguridad e inestabilidad económica?

¿Qué opinan los jóvenes de estos candidatos? ¿La población indígena se siente tomada en cuenta por quienes están disputando candidaturas en distritos y municipios donde son mayoría los miembros de un pueblo originario? ¿Qué dirán las mujeres que tendrán que soportar la imposición de candidatos a hombres, porque las corrientes partidistas no están dispuestas a respetar la cuota de género? ¿Qué opinión tienen sobre estos candidatos los miembros de organizaciones sociales quienes día a día luchan por transformar las estructuras que oprimen y empobrecen a la gente del campo y la ciudad? ¿Qué respuesta tendrán de ellos los familiares de desaparecidos, de los ejecutados, de los secuestrados, de los perseguidos, los amenazados, los que sufren extorsiones, los que claman justicia, los que son discriminados por sus pertenencia étnica o su preferencia sexual, los desplazados, los encarcelados injustamente?

Esas voces que sufren las consecuencias de un poder impune y autista son las que realmente reconstruyen los cimientos de la democracia. Las mujeres indígenas como Inés y Valentina, del pueblo me’phaa, que ante la infamia cometida por elementos del Ejército, levantaron su voz para obligar al Estado mexicano a reformar las leyes; a dar fin al fuero militar; a implementar controles y exigir a las fuerzas armadas que también rindan cuentas a las autoridades civiles; a que el Estado reconozca su responsabilidad y a reparar individual y comunitariamente los daños. Por ellas la Corte Interamericana ordenó al Estado mexicano dar fin a la violencia institucional castrense.

En su lucha por los derechos del pueblo na savi del municipio de Ayutla, Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas fueron detenidos, desaparecidos, torturados y ejecutados el 20 de febrero de 2009. Desde aquella fecha trágica las autoridades federales y estatales no han esclarecido los hechos ni han dado con el paradero de los responsables. De Raúl y Manuel su único delito fue apoyar a la Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco (OFPM), para hacer visible la situación de injusticia que persiste en esta región y exigir a las autoridades atención y cumplimiento a sus demandas de salud, educación, apoyos al campo, caminos y agua potable.

Este compromiso con el pueblo na savi, de defender sus derechos sin esperar nada a cambio, les costó la vida. Nunca imaginaron que por defender algo justo los iban a someter a un suplicio que les arrancaría la vida. Este caso tan atroz, que marcó gravemente el estado de vulnerabilidad de los defensores y defensoras de Guerrero, hizo que la Corte Interamericana otorgara medidas provisionales a 107 compañeros y compañeras de la OPIM, la OFPM, a las familias de Raúl y Manuel y a Tlachinollan.

Este caso también fue asumido por los líderes políticos del PRD. Armando Chavarría, en ese entonces presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso, reivindicó la lucha de Raúl y Manuel y con su posición marcó su distancia con Zeferino Torreblanca. Remarcó que este crimen nos remite a épocas sombrías que vivimos por la guerra sucia, y se preguntó hasta dónde estos defensores incomodaban al poder. Armando mismo fue reivindicado como un líder moral por los perredistas, sin embargo, la disputa por la gubernatura los evidenció porque su memoria la desdibujaron y la archivaron para otra coyuntura política más propicia.

Este lunes 20 se cumplieron tres años de las trágicas muertes de Raúl y Manuel. En Ayutla nada a cambiado para bien de sus familias y de su organización. Sus esposas y sus hijos nada saben de los resultados de la investigación. Siguen con temor, corriendo los riesgos que representa exigir justicia, padeciendo los estragos de la pobreza, sin que sus hijos e hijas tengan la posibilidad de estudiar. Sus esposas cargan con el estigma de pertenecer a un pueblo indígena y de ser parte de una organización catalogada como radical por los grupos de caciques, las corporaciones policiacas y el mismo Ejército. Por esto mismo varios de sus dirigentes sufren el mismo patrón de persecución que enfrenta la OPIM: les fabrican delitos, los amenazan, los detienen de manera arbitraria y los encarcelan injustamente.

Un caso reciente es el de Maximino García Catarino, quien es miembro de la OFPM y que el pasado 20 de enero fue detenido arbitrariamente dentro de su domicilio por la Policía Ministerial destacamentada en Ayutla. Se le acusa de homicidio, como sucedió con Raúl Hernández, miembro de la OPIM. Esta forma de judicializar la lucha por la defensa de los derechos humanos es la más recurrente en el Estado, sobre todo contra la población indígena.

Maximino es beneficiario de las medidas provisionales de la Corte Interamericana y se le imputa un delito que no cometió y que lo pudo demostrar con las pruebas que presentó al momento de su detención. A pesar de haber probado al juez que el día en que se cometió el crimen él se encontraba fuera del lugar de los hechos, realizando algunas gestiones para su comunidad, la autoridad judicial le dictó auto de formal prisión, motivada por pruebas insuficientes y falsas y atentando contra el derecho a la presunción de inocencia.

Ante esta acción ilegal del juez, el próximo jueves 23 de febrero se llevará a cabo una audiencia de vista, dentro del recurso de apelación interpuesto contra el auto de formal prisión. Como parte de la defensa presentaremos alegatos y argumentaciones que demostrarán que el juez desestimó las pruebas que ofrecimos, y de este modo exigir que el auto de formal prisión sea revocado por el Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Los defensores y defensoras de derechos humanos no podemos defraudar la memoria de Raúl y Manuel y por eso este 22 de febrero acompañaremos a su familia y miembros de la OFPM en Ayutla, para rezar al cielo y exigir que la justicia llegue a esta tierra tan olvidada. Este es el clamor profundo de los pueblos que exigen a los gobiernos y los partidos políticos respeto a la memoria de sus defensores.

****************************************************************************************
MEXICO
Los de Abajo: Vínculos de ocupas, El Barrio y el EZLN Gloria Muñoz Ramírez
Entre las calles 117 y 2ª, en el corazón de El Barrio al Este del Harlem, Nueva York, un mural de la lucha zapatista refiere la conexión del Movimiento por Justicia en el Barrio (MJB) con los indígenas de Chiapas. El Movimiento es parte de la otra campaña. Son ellos los zapatistas en esta ciudad en la que desde el 17 de septiembre pasado se despliega la iniciativa Ocupa Wall Street.

Las vinculaciones no son pocas. El movimiento zapatista, el de El Barrio y el Ocupa son parte de 99 por ciento del planeta, es decir, integran el mundo de los excluidos. En el seminario de movimientos antisistémicos que se realizó este fin de año en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en ocasión del 18 aniversario del levantamiento del EZLN, confluyeron las tres luchas: El MJB presentó una declaración de apoyo a los zapatistas, firmada por más de mil integrantes de la asamblea de Ocupa Wall Street, quienes a su vez hablaron sobre la influencia zapatista en las asambleas que se organizan frente al centro financiero más importante de Estados Unidos.

En el pronunciamiento, hecho llegar desde La Plaza de la Libertad, se denuncian los ataques contra las comunidades indígenas de San Marcos Avilés, San Patricio, y Rancho La Paz y se exige “respeto por la autonomía y autodeterminación de los pueblos zapatistas”.

A casi cuatro meses de iniciado, el movimiento Ocupa se ha extendido a más de mil ciudades de Estados Unidos y a decenas de países en el mundo. En esta lucha, señala Merlina, activista de Ocupa Wall Street: “Hay mucha gente que ha sido fuertemente influida por los zapatistas”. En entrevista con la revista virtual Desinformémonos, Merlina explicó que “lo que mucha gente del movimiento Ocupa está tratando de hacer es romper la relación entre el capital y el hombre, porque mientras ésta siga igual, las personas tendrán que seguir vendiendo sus vidas y su alma a la maquinaria capitalista y no serán capaces de vivir en comunidades autónomas y autosustentables”. Añadió: “Los zapatistas han dado mensajes muy claros e inspiradores que han ido llegando a las conciencias de los estadunidenses. El hecho de que estas comunidades continúen luchando por ellas contra el mundo, es fuente de fuerza, guía y sabiduría para quienes ahora se movilizan en Estados Unidos”.

La autonomía zapatista, advierten en la declaratoria neoyorquina impulsada por el MJB, “les da coraje a los sirvientes del sistema capitalista”. En México, indican, “los gobiernos federal, estatal y municipal utilizan a sus fuerzas policiacas y militares y a sus grupos de choque paramilitares para intentar destruirla”.

_______________________________________________________________________________________________________________________________
ARGENTINA
ZANON: Un laboratorio de autogestión obrera HACE DIEZ AÑOS ZANON ERA RECUPERADA POR SUS TRABAJADORES
La mayor planta de porcelanato de América latina tenía en 2001, antes de la toma, unos 240 operarios, que ganaban 800 pesos. Hoy, convertidos en la cooperativa FaSinPat (Fábrica Sin Patrón) son 450 y ganan 4500 pesos cada uno. Producen 300 mil metros cuadrados de cerámicos por mes, venden 270 mil a 20 pesos el metro, y el resto lo destinan a obras solidarias. En Neuquén, dos de las otras tres fábricas de cerámicos, Stefani y Del Valle, están autogestionadas.
Estamos escribiendo parte de la historia del movimiento obrero”, dice uno de los referentes de FaSinPat, que hoy emplea a 450 obreros y produce 300 mil metros cuadrados de cerámicos al mes. Dicen que les cambió la vida, que los diez años de trabajo sin patrón en Zanon les devolvieron libertad y dignidad. Atrás quedaron las dobles jornadas, cada uno aislado en su línea y presionado por el supervisor, la permanente amenaza del despido.El 30 de septiembre de 2001 parecía que la amenaza patronal de apagar los hornos se iba a concretar. Esa noche, los delegados se quedaron en la fábrica y el 1º de octubre impidieron el ingreso a los gerentes. La planta fue ocupada por sus trabajadores, que se apropiaron de los medios de producción, hasta entonces propiedad de un empresario italiano que planeaba vaciarla. Tomando cada decisión en asamblea, tendiendo puentes con los neuquinos y solidarizándose con cada conflicto, con una estrategia jurídica y la disposición de enfrentar cada orden de desalojo, los obreros y obreras hicieron de Zanon algo más que una empresa recuperada, la convirtieron en un laboratorio de autogestión y la pusieron al servicio de su comunidad.Los 70 mil metros cuadrados de la fábrica de cerámicos están sobre la ruta 7, entre Neuquén y Centenario. Tras la reja viene el playón que mide casi como una cancha de fútbol. Las visitas guiadas son constantes: pueden ser jardines de infantes, delegados gremiales o documentalistas de cualquier parte del mundo, que circulan entre el polvillo de la arcilla, el calor de los siete hornos, los olores de los esmaltes y el ruido de las líneas de producción. La vida cotidiana en Zanon también consiste en parar para hacer una asamblea y decidir cómo posicionarse ante la detención del dirigente ferroviario Rubén “Pollo” Sobrero, como pasó la semana pasada.La mayor planta de porcelanato de América latina tenía en 2001 unos 240 operarios, que ganaban 800 pesos. Hoy, convertidos en la cooperativa FaSinPat (Fábrica Sin Patrón) son 450 y ganan 4500 pesos cada uno. Producen 300 mil metros cuadrados de cerámicos por mes, venden 270 mil a 20 pesos el metro, y el resto lo destinan a obras solidarias. En Neuquén, dos de las otras tres fábricas de cerámicos, Stefani y Del Valle, están autogestionadas.En las últimas elecciones la comunidad neuquina eligió como diputados a dos de sus históricos referentes, Raúl Godoy y Alejandro López, por el Frente de Izquierda. “Estos diez años significan una evolución del nivel de conciencia de cada uno de los que formamos la autogestión obrera, al principio peleamos por los puestos de trabajo, pero fuimos aprendiendo solidaridad de clase, conocimos a las Madres”, dijo López a Página/12. “Estamos escribiendo parte de la historia del movimiento obrero, demostrando la potencialidad de la clase obrera organizada. Zanon no sólo produce cerámicos, es una referencia internacional, nos ha dignificado la vida, nos transformamos en personas críticas”, agrega.

Recuperar el sindicato

El empresario italiano Luigi Zanon tenía 28 años cuando llegó al país para instalar el Italpark. En 1979 fundó Zanon sobre terrenos públicos y con capitales de los gobiernos provincial y nacional que nunca devolvió. En la ceremonia inaugural, don Luigi felicitó al gobierno militar por “mantener la Argentina segura para las inversiones”. Junto a su hijo Luis, el empresario nativo de Padua siguió recibiendo subsidios en democracia, sobre todo en los gobiernos de Carlos Menem y Jorge Sobisch. Su plan era fabricar sólo porcelanato, lo cual significaba unos 300 despidos.

“Organizamos un campeonato de fútbol que duró un año, era el momento para discutir propuestas porque se venían ataques de la patronal. Pero primero había que ganar la interna, y luego sacar a la burocracia del sindicato ceramista”, cuenta Juan Orellana, ex obrero de Zanon. La empresa empezó a atrasarse con los sueldos y los aportes, y así vinieron las primeras huelgas, algún piquete para que no saliera la producción. “Se decidía en asamblea, los compañeros votaban esas medidas, los delegados se elegían a mano alzada mirándonos las caras. Fue una gimnasia de organización que nos marcó a fuego, el hecho de reconocerte como compañero de clase, que era un discurso que no manejábamos, reconocer a la burocracia sindical y al Ministerio de Trabajo, que jugaba para la patronal. Godoy era el único que tenía militancia en la izquierda, y sin embargo estuvo cuatro años con bajo perfil. Sin esa experiencia inicial no hubiésemos conseguido llegar a un plan para la toma y el control obrero. Nos conocimos entre nosotros y nacimos a otro mundo”, dice Orellana.

Con la nueva comisión interna frenaron los despidos. El primer pacto fue la unidad entre efectivos y contratados. Entonces la empresa presentó un recurso preventivo de crisis en el Ministerio de Trabajo de la Nación, una artimaña ideada por el ex ministro Domingo Cavallo para despedir más personal que lo permitido y cambiar los convenios. En ese momento entraron en juego los abogados Mariano Pedrero, Ivana Dal Bianco, Polo Denaday y Myriam Bregman, para quien participar de la experiencia de Zanon significa “retomar la tradición de aquellos abogados que en los ’60 y ’70 defendían presos políticos y acompañaban a los obreros en sus tomas de fábricas”.

Dispuestos a todo

En medio de esa ofensiva empresaria, en julio de 2000, murió Daniel Ferrás y la situación estalló. “No teníamos médico ni ambulancia, la empresa no daba atención médica en una fábrica muy peligrosa, donde había un muerto por año. El eje cambió, hicimos una huelga de nueve días con la consigna ‘ni un muerto más’”, cuenta Orellana. Decidieron convocar a todas las organizaciones de Neuquén, a la CTA, a los docentes y a los estatales. “La empresa hacía ofertas y en medio de esa confusión Godoy propuso que resistiéramos un día más, lo que significaba violar la conciliación obligatoria, el cuco con el que te dicen que estás fuera de la ley. Y ganamos todo, el preventivo de crisis se cayó solo, hicimos público que Zanon sacaba 30 camiones por día y nunca mostró sus libros para demostrar la supuesta crisis, la burocracia no tenía representatividad, y la empresa puso medidas de seguridad”, recuerda.

Para ganar el sindicato sortearon sucesivas maniobras y luego de dar vuelta una asamblea en la que se eligió a la junta electoral tuvieron que firmar y sellar cada boleta. “Cortar el puente o la ruta y abrir el conflicto más allá del portón era hacer política, lo mismo que plasmar en los estatutos del nuevo sindicato que los dirigentes tienen que volver a su puesto de trabajo, que no pueden renovar más de dos veces, que se puede revocar su mandato por el voto directo de la asamblea”, dice. Fracasado su proyecto del porcelanato, los Zanon ya se disponían al vaciamiento: dejaron de pagar los servicios y a los proveedores.

La empresa había amenazado con apagar los hornos, lo que significaba parar la producción. Y, para que no sucediera, el 1º de octubre los gerentes no pudieron entrar. Aparecieron las órdenes de desalojo por usurpación de la planta, y los despidos masivos, a lo que respondieron quemando los telegramas frente a la Casa de Gobierno. Ese día fueron reprimidos y 20 terminaron presos. Los abogados denunciaron a Zanon por haber provocado un lock out (paro patronal), y la Justicia les dio la razón, además de incautar el 40 por ciento del stock para pagar salarios. Fue la primera victoria de una larga batalla judicial que aún no termina. Los trabajadores vendieron los cerámicos y acamparon frente a la fábrica.

Había que poner a producir ese “monstruo”, como le dicen. Mientras un ceramista gasista reconectaba el suministro, la Universidad del Comahue los ayudaba a planificar. Los Zanon habían espantado a los clientes, presionado a los proveedores y pagado para que nadie pudiera explotar las canteras, pero los obreros consiguieron arcilla en la comunidad mapuche. “Surgió el liderazgo de Manotas, un compañero que era supervisor pero se plegó a nuestra lucha, y gracias a las Madres pudimos comercializar en blanco”, describe Orellana. Los primeros nuevos puestos de trabajo fueron para las organizaciones de desocupados con los que habían cortado rutas.

El 8 de abril de 2003 la Gendarmería tenía orden de disolver la toma. Afuera estaban los grupos sociales, sindicales, educativos que los apoyaban, incluidos once curas, pero del portón para adentro estaban dispuestos a no ser desalojados. Perfeccionaron las guardias obreras que habían creado para cuidar las máquinas y las instalaciones. Se apostaron en los techos, acumularon bolones de cerámica, gomeras y barricadas, tachos con agua para neutralizar el efecto de los gases, baldes con ácido. Hubiera sido una masacre, tal como quedó plasmado luego en el informe policial. Con el apoyo externo, en el que fue clave el paro de la CTA provincial, los obreros de Zanon demostraron que tenían la hegemonía en la población. La orden se suspendió, y los bolones blancos circularon entre la gente como souvenirs.

En diez años enfrentaron cinco órdenes de desalojo similares, además de haber sufrido persecuciones judiciales, amenazas, y aprietes a familiares. Pero Godoy, López, Chaplin, Cepillo, Chiquito, Paco, Ramírez, Esparza y varios más tuvieron la solidaridad de León Gieco, Naomi Klein, Osvaldo Bayer y una larga lista de personalidades y organizaciones. Para seguir produciendo tuvieron que pagar una deuda de los Zanon por un millón y medio de pesos. Aceptaron formar una cooperativa, cuyos plazos siempre los dejaban en peligro de ser rematados o de quedar expuestos a la ferocidad del mercado, por lo cual insistieron con la expropiación y estatización. Hace dos años, con movilizaciones, acampes frente al Congreso y recolección de firmas, consiguieron por ley la expropiación. En 2005 FaSinPat votó a favor de construir una clínica de salud comunitaria en un barrio pobre de Nueva España. Sus habitantes la habían reclamado al gobierno provincial durante 20 años, los ceramistas la construyeron en tres meses.

_________________________________________________________________________________________________________________
MEXICO.

Caso Radilla; actos de gobierno que agravian y ofenden.

rosendo_radilla

FUENTE: CDHM TLACHINOLLAN.

La forma como procedieron las autoridades federales y estatales con relación al reconocimiento de responsabilidad por parte del Estado mexicano ante la desaparición de Rosendo Radilla, dista mucho del sentido profundo que contiene la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coidh). El hecho de realizar este acto en Atoyac de Álvarez sin la presencia de los  familiares de Rosendo, fue un agravio más, porque de forma deliberada el gobierno los ignoró y optó por hacer una ceremonia a su propia conveniencia, para no poner  en riesgo su imagen. Este es un claro ejemplo del desinterés que persiste en las autoridades por escuchar la opinión de la familia agraviada; de no querer atender sus planteamientos y de no buscar la mejor fórmula para cumplir con lo que dicta la sentencia. Tita Radilla nunca imaginó que la etapa de la post sentencia sería otro calvario que le causaría más agravios y traiciones por parte del gobierno.

Con gran frustración y amargura, Tita ha comprobado la falta de voluntad política y de un compromiso verdadero de las autoridades para dar con el paradero de su padre, para reparar los daños y castigar a los responsables. En lugar de establecer una relación más respetuosa y transparente con ella y su familia, el gobierno actúa con un doble discurso y una careta falsa. Las reuniones que han realizado con la Secretaría de Gobernación (Segob) para cumplir con la sentencia siempre están marcadas por la desconfianza y el regateo. Cualquier planteamiento de las víctimas pasa necesariamente por una valorización política, dejando en segundo término el mandato de la Corte de cumplir con los extremos de la sentencia. En el tema del reconocimiento de responsabilidad es evidente que el gobierno se concentra más en analizar e interpretar esta resolución para cubrir las apariencias y las formalidades, tratando de que el costo político sea mínimo. Planea perversamente que estos actos no causen una mala imagen en la opinión pública, busca desactivar su impacto y trata de invisibilizar o neutralizar la participación de los familiares de las víctimas.

Era un hecho que el secretario de Gobernación estaría presente en el acto programado para el lunes 14 de noviembre en la ciudad de Atoyac de Álvarez Guerrero. Así lo acordaron previamente con sus representantes, sin embargo su presencia fue cancelada de manera intempestiva, sin permitirle a la familia Radilla que pudiera proponer otra fecha, con la finalidad de garantizar la presencia del secretario. Esta decisión unilateral dio pie para que Tita Radilla manifestara públicamente su negativa a participar en este acto, donde estaría un representante gubernamental de menor jerarquía.

Ante la lamentable muerte del secretario de Gobernación Francisco Blake, ocurrida el viernes 11 era obvio que el gobierno federal postergara por un tiempo razonable la ceremonia de instalación de una placa en memoria de Rosendo Radilla, pero para sorpresa de muchos, las autoridades hicieron su propia valoración política y vieron que era el momento oportuno para realizar este acto, aprovechando que no había secretario de Gobernación, y lo hicieron el jueves pasado., a menos de una semana del accidente en que murió Blake.

Esta tragedia les dio la oportunidad para realizar el acto sin que tuvieran un costo político elevado, además vislumbraron que tendrían suficientes argumentos para expresarle a la Corte de que a pesar de esta situación dolorosa, mostraban disposición para cumplir con esta resolución.

Los que menos importaron fueron los familiares de Rosendo Radilla y sus representantes; ya no los consultaron y apenas les informaron el día y la hora en que realizarían el acto. No les interesó  saber si estaban de acuerdo, porque les advirtieron que la actividad se realizaría con ellos o sin ellos. Y así fue, el jueves 17 de noviembre las autoridades federales, en coordinación con las del estado, hicieron causa común y cerraron filas para develar la placa y hacer el reconocimiento de responsabilidad estando presentes el encargado de despacho de la Segob, la secretaria de Relaciones Exteriores Patricia Espinosa y el gobernador Ángel Aguirre. Para las autoridades fue más importante quedar bien con los jueces de la Corte y les tuvo sin cuidado la ausencia, el malestar y el descontento de las familias agraviadas. Con gran perversidad colocaron en la balanza lo que podía representar una decisión fríamente calculada, de ir sin la familia –lo que tendría un costo político menor–, o tener que pedirles su opinión, situación que obligaría al gobierno a que garantizara la presencia del nuevo secretario de Gobernación, en otra fecha programada.

Esta acción del gobierno comprobó lo que varias organizaciones sociales y civiles hemos estado señalando desde hace tiempo: que una cosa es el discurso que maneja sobre los derechos humanos y otra es la práctica gubernamental que incumple con sus obligaciones y compromisos en esta materia. Este agravio no lo cometerían las autoridades contra representantes de organismos internacionales, porque sabrían lo que significaría faltar a su palabra y correr el riesgo de ser señalados como parte de un gobierno simulador y falaz.

Hace poco más de un mes, en el contexto de las visitas del presidente de la Coidh y del relator para México de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el presidente Calderón reiteró su compromiso y voluntad para dar cumplimiento a las obligaciones internacionales de México, incluyendo las derivadas de las sentencias de la Corte. En los hechos este discurso se diluyó porque las víctimas y sus familiares saben que nada hay de verdad en la palabra presidencial, porque el gobierno mostró desprecio hacia quienes han entregado su vida para alcanzar la justicia y saber la verdad sobre el paradero de Rosendo Radilla.

La piel dura del gobierno le impide ser sensible al daño irreparable que les ha causado esa desaparición por más de 37 años, cuando en agosto de 1974 Radilla fue detenido en un retén militar. Este acto de reconocimiento era la gran oportunidad para que las autoridades se reivindicaran y demostraran que tienen voluntad política y compromiso para garantizar justicia, verdad y reparaciones a los agraviados. Fue lamentable que todavía emitieran un comunicado después de realizar este acto indigno, para decir que el gobierno estaba dando cumplimiento a la sentencia y reparando los daños ocasionados. Se trató de una postura equivocada y peligrosa, porque además de avasallar a los familiares con todo el poder del Estado, los expuso a nuevos riesgos, al ignorarlos como parte agraviada. Con su decisión unilateral siguen relegando a un segundo plano las acciones vinculadas con los procesos de justicia transicional que en México y particularmente en nuestro estado han quedado truncos, al negarle a las víctimas de la guerra sucia el derecho a saber la verdad, a acceder a la justicia y a obtener garantías de reparación.

Sólo falta saber que El estado mexicano argumente a la Coidh que ya cumplió con el reconocimiento de responsabilidad y que todavía  se atreva a señalar que la familia Radilla Martínez fue la menos interesada en participar en este acto. Tratará de limpiar su imagen y de manchar la trayectoria y el prestigio de Tita Radilla. No queremos imaginar que esta hipótesis llegue a cumplirse, porque constataríamos que las autoridades están empeñadas en mantener este estado de cosas; que están casadas con los violadores de los derechos humanos; que están dispuestas a sacrificar todo con tal de que no los investiguen y no trastoquen los intereses inconfesables que defienden.

En todas las sentencias que ha emitido la Coidh contra el Estado mexicano, los familiares y representantes de las víctimas nos hemos enfrascado en una lucha sorda con las autoridades federales, para exigirles que cumplan con todas las resoluciones de las sentencias. Lo poco que se ha logrado no ha sido por concesión graciosa del gobierno, sino por la tenacidad de las mujeres valientes como las del caso Campo Algodoneroen Ciudad Juárez; de Tita Radilla; de Inés Fernández; de Valentina Rosendo y de los campesinos ecologistas Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera. Para el gobierno las defensoras y defensores de derechos humanos somos actores incómodos, nos ven como la parte contraria que atenta contra sus intereses; nos catalogan como intransigentes y demasiado exigentes.

Nos tratan con desprecio y siempre nos dicen verdades a medias, simulando respeto y comprensión. Más allá de sus formalismos burocráticos, la realidad es que el gobierno se niega a pedir perdón a los familiares de las víctimas, a reconocer su responsabilidad en la desaparición de Rosendo; a investigar y castigar a los autores materiales e intelectuales de su desaparición; a acabar con la impunidad y a dar fin a los fueros y privilegios de los que siguen gozando las autoridades militares.

Las autoridades federales y estatales en lugar de colocarse del lado de las víctimas, siguen actuando como sus verdugos, denigrando la memoria de los desaparecidos y pisoteando la dignidad de sus familiares que han entregado su vida por una causa que es común a todos los mexicanos; siguen tratando con desprecio a los ciudadanos y ciudadanas que se atreven a levantar la voz para exigir justicia.

Para que el gobierno pueda reivindicarse ante los familiares de quienes han sido víctimas de violaciones a los derechos humanos, tiene que cumplir a cabalidad y de buena fe las sentencias dictadas por la Coidh, y al mismo tiempo, debe de respetar y tomar en cuenta la opinión de los familiares, para no causarles más agravios con sus acciones unilaterales y avasalladoras.

Las autoridades están obligadas a repetir este acto de reconocimiento de responsabilidad a fin de que sea efectivamente una acción reparadora para la familia Radilla Martínez. De lo contrario los actos de gobierno seguirán ocasionando más agravios y ofensas a sus gobernados.

 *********************************************************************************************************************
ARGENTINA
Docentes de la ciudad de Buenos Aires cumplen segunda jornada de paro

Los profesores pertenecientes a los 17 sindicatos de la ciudad de Buenos Aires, cumplen este viernes el segundo día de paro en rechazo al proyecto de modificación del sistema de selección de maestros impulsado por el efe de gobierno de la ciudad, Mauricio Macri. Desde el despacho de la autoridad federal, calificaron la huelga de “injustificada” y anunciaron que descontarán el día a quienes falten a sus lugares de trabajo.

Los maestros se oponen al proyecto que plantea reformas al sistema de calificaciones de los docentes y que también busca derogar las Juntas de Clasificación para reemplazarlas por una Oficina Única a cargo de integrantes del Ejecutivo.

Los gremios argumentan que lo que propone el “macrismo” es un proyecto que busca quitar a los docentes la potestad de elegir en forma democrática a sus pares en las escuelas, con transparencia y por méritos.

Los dirigentes sindicales tienen previsto realizar este viernes una manifestación ante la Legislatura de la capital, donde se estima que a las 13H00 GMT los diputados de las Comisiones de Educación y Legislación Laboral se reúnan, para dictaminar favorable el proyecto y pasarlo a debate o archivarlo.

Se espera que este viernes, los docentes reciban el apoyo de otros sindicatos nacionales como la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP).

Los profesores porteños realizaron el jueves el primer día de las huelgas y una votación para renovar a los integrantes de las Juntas de Clasificación. Según fuentes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), la participación fue masiva porque “votaron casi el 80 por ciento del padrón cuando el año pasado sólo lo hizo el 48 por ciento”.

En este sentido, indicaron que es “una señal de lo que verdaderamente quieren los maestros, que es la continuidad del sistema de Juntas de Clasificación”.

Los voceros de la UTE añadieron que “en caso de que en las comisiones se dictamine favorable al proyecto del gobierno de Mauricio Macri, tienen previsto una serie de acciones antes de que llegue al recinto (la Legislatura), una de las cuales puede ser la instalación de una carpa”.

Al respecto, el secretario General de la UTE, Eduardo López, afirmó que esperan que en las próximas horas los Legisladores “respeten la voz de los docentes y archiven el proyecto de ley que deroga la elección de Juntas (…) La masiva concurrencia a votar obliga a los diputados a comprender que los docentes no quieren ser designados a dedo”.

Por su parte el gobernador de Buenos Aires, Mauricio Macri, defendió la iniciativa de crear una Oficina Única de la que dependerá el sector educativo para el nombramiento y ascenso de los maestros.

Asimismo, calificó las huelgas de “injustificadas” y anunció que descontarán el día a los profesores que no asistan a las aulas a impartir clases, asegurando que “una vez más, los que se perjudican son los chicos”.

Desde este jueves, sindicatos del sector educativo llevan a cabo acciones de calle contra lo que llaman “el proyecto macrista”, que a su juicio, perjudica el sistema de selección de maestros.

 ________________________________________________________________________________________________________________
MEXICO
CHERAN Restituyendo la comunidad

Son las 3 de la mañana del día 2 de noviembre, Día de Muertos. El pueblo duerme en paz. Tata”F” y yo salimos conduciendo un taxi rumbo al edificio del Palacio Municipal que funge como “barricada matriz”. Hace frio. La plaza principal frente al palacio luce vacía con rastros de la actividad del día anterior. En una manta colgada en la plaza se puede leer el sentimiento de la comunidad: “El pueblo de Cherán rechaza enérgicamente a los partidos políticos”.

CHERÁN, Michoacán.- En el interior del palacio ocupado nos encontramos con los comuneros que estuvieron pernoctando en vigilancia y cordinando la demás barricadas. La noche fue tranquila, juegan baraja y atienden la radio. En la pared se pueden observar algunas armas que los integrantes de la Comisión de Justicia portan para la autodefensa del pueblo.

Ahí se nos une el comunero “S”. Varios otros comuneros, jóvenes en su mayoría, abordan una patrulla e iniciamos la ronda comunitaria. En varios puntos de la ciudad nos encontramos con mantas o pintas en la que se expresa las exigencias de justica y paz que la comunidad reclama. A diferencia del resto del estado, en Cherán no hay propaganda de ningún partido político por ningún lado. Esto le da una belleza especial al pueblo.

En los caminos del pueblo se pueden observar un gran número de fogatas, hace meses activas y alertas durante todo el día, hoy apagadas y en quietud por la noche, aunque durante el día siguen operando como punto de reunión y guardia. Costales, tablas, piedras, ollas, comales, altares e imágenes de algunos santos y de la Virgen de Guadalupe componen esas fogatas donde la comunidad se encontró de nuevo, donde vecinos, familias, mujeres, hombres, ancianos y jóvenes convivieron y se organizaron al calor del fuego.

Hay cuatro barricadas en los accesos al pueblo en las que se vigila las entradas y salidas de vehículos a la comunidad, son nombradas F1, F2, F3 y F4. Las visitamos todas. Hacemos un recorrido por el pueblo y a las afueras de una de las barricadas verificamos que una alambrada que cubre el bosque se encontrara en buen estado. En algunas entradas del pueblo se encuentran todavía los restos de las camionetas de los talamontes (aún con carga) que los comuneros detuvieron e incendiaron en protesta el 15 de abril.

Después de un rato de recorrer las calles vacías del pueblo volvimos al palacio municipal al tiempo que los camiones de basura pasaban por la calle principal a recoger los restos de desechos apilados del día anterior y la gente llegaba a montar la vendimia mientras los primeros rayos del sol se asomaban. En esta ocasión, varios puestos de flores de cempasuchil se preparaban para abastecer los festejos del Día de Muertos.

A las 7:00 a.m, antes del amanecer, nos dirigimos rumbo a un paraje en donde usualmente pasa la gente que continúa acarreando madera del bosque en burros o camionetas.

Cherán se encuentra en lo más alto de la Meseta Purépecha. A esas horas al avizorar desde un peldaño hacia el horizonte, se puede ver una laguna de neblina de la que se erigen vastos cerros, en algunos de ellos se puede visibilizar claramente la deforestación que sufrieron. Tata F me cuenta con tristeza lo bello que lucían los cerros y el bosque hace unos años antes de que los talamontes y el crimen organizado, apoyado por algunos comuneros del pueblo y en complicidad por acción u omisión de los distintos órdenes de gobierno, iniciaran su depredación.

Llegamos al paraje y nos estacionamos a vigilar. Conforme amanecía, varios comuneros pasaban rumbo al monte para acarrear leña. A la mayoría se le detenía, se les interrogaba sobre su intención de subir al monte y se les encomendaba a tener cuidado y estar alertas. Algunos comentan que a veces se escucha a lo lejos el sonido de sierras eléctricas e incluso hace poco se habían escuchado disparos. Una camioneta cargada de grandes troncos bajó por la vereda y S la detuvo para ver si contaba con permiso para transportar esa carga. Todo estaba en forma y orden. La comunidad expide permisos para talar, transportar y almacenar  madera, siempre con una justificación previa y sólo de los árboles muertos.

Mientras esperabamos estacionados, S me cuenta que cada año en vacaciones realizan jornadas de reforestación también conocidas como “faenas” de reforestación. Las faenas son la manera como llaman al trabajo comunitario. La misma ronda de vigilancia comunitaria es una faena de seguridad.

Cherán K´eri significa “Cherán El grande”, o “El gran Cherán”, el hermano mayor de los pueblos purépechas. S cuenta cómo le daba verguenza cuando habitantes de otros pueblos purépechas le decían que cómo era posible que El gran Cherán, conocido por su fuerza y su gran tradición de lucha, dejara que los talamontes saqueran el bosque.

Después de esperar más de una hora regresamos a casa de Tata “F”. Ponemos café en el fogón y encendemos la radio en el 90.1 o “Radio fogata”. Faltan 11 días para que se lleven a cabo las elecciones de gobernador (o gobernadora), alcaldes y congreso local en Michoacán. En la radio,  las noticias habladas en purépecha y en español comentan al respecto.

Cherán, así como Santa María Ostula en la costa michoacana, decidieron en asambleas comunales oponerse a la instalación de casillas en sus comunidades el próximo 13 de noviembre. Exigen respeto a su estructura de gobierno basado en algo que en muchas partes se está perdiendo: la comunidad.

Después del desayuno nos dirigimos al cementerio del pueblo. A las 10 de la mañana se realizó una misa pública y los cheranenses visitan a sus muertos.

Más tarde regresamos al palacio municipal y asistimos a una reunión en la que se discutió la reconstitución del gobierno comunitario de Cherán. La reunión se llevó a cabo en la antesala de la ex-oficina del presidente municipal.

El máximo órgano del gobierno comunal es el Consejo de Mayores o K´eri Janaskaticha. El Consejo de Mayores es un consejo honorable y sus miembros tienen que cumplir con varias cualidades, como lo son Anchikuriti: debe de ser aquella persona trabajadora para si, para su familia, para la comunidad y en el ámbito que lo rodea, y se debe de conducir con el ejemplo; Jakajkuti: debe de ser aquella persona que confía en sí mismo, en su pueblo, en su comunidad y en la cultura p´urepecha; P´urhejkuti: debe de ser aquella persona que cumple con su deber, responsable con su familia, su barrio, su comunidad y su pueblo; Kaxumbiti: debe de ser aquella persona que por su edad sea dignamente honorable, respetuoso con los demás, respetable, tanto dentro de la familia, como en la comunidad, en su pueblo y en el ámbito que lo rodea; y Maruaspeti: debe de ser aquella persona que durante su vida haya servido con bien, en la familia, en el barrio, en la comunidad y en su pueblo.

En base a estas cualidades los comuneros eligiran a tres consejeros por cada uno de los cuatro barrios (Arukutini, Kétsikua, Kárakua y P`arhikutini) del pueblo mediante las asambleas de barrios. Los consejeros estarán apoyados por un órgano de operación que se encargará de las diferentes tareas operativas y adminstrativas del gobierno comunal.  Esta forma de gobierno está basada en el sistema normativo ancestral de la Nación P´urépecha que comprendía, no sólo a Cherán, sino a todos los pueblos purépechas.

Unos días antes de las elecciones del 13 de noviembre, los comuneros intensificarán su seguridad debido a que los órganos electorales continúan declarando que en el municipio de Cherán se llevarán a cabo los comicios a toda costa. En los días previos a la jornada electoral se revisarán todos los automóviles que entren al pueblo para verificar que no lleven boletas, ni ninguna clase de material electoral. Ese día se hará un acto público en el que se presentará al Consejo de Mayores que conformará el gobierno comunal. El pueblo se pondrá en alerta máxima para cualquier inminente ataque.

Las demandas de Cherán son justicia, seguridad y restitución. Esta restitución no sólo implica la forma de gobierno, sino toda su cultura y su territorio: el bosque, los animales que lo habitan, su lengua, sus tradiciones, sus bailes, sus vestidos, su música, las pirekuas, su comida, entre otros aspectos que conforman sus prácticas, usos, costumbres, su cosmovisión e identidad como pueblo purépecha.

Cherán es un ejemplo de organización comunitaria y defensa de la Madre Tierra. Cherán exige el derecho a la libre autonomía y autodeterminación como pueblo. Cherán resiste y se organiza. Ante la violencia y la corrupción en las elecciones y en el gobierno en Michoacán, El Gran Cherán es una esperanza para los pueblos, tribus y naciones indígenas y no-indígenas de Michoacán y de todo México, es la insubordinación de un pueblo ante la barbarie capitalista. De su éxito y de su ejemplo se desprenderán otros sueños y otros mundos posibles.

*En esta crónica omití los nombres de los comuneros por razones de seguridad.

 por Iván Alejandro M
____________________________________________________________________________________________________________
“La Teología de La Liberación puede ayudar a interpretar el malestar global de hoy”
Adital

“Tanto la Teología de la Liberación, por sí misma, con el próximo Congreso Continental de Teología de 2012, pueden contribuir mucho para que sea posible abordar de una manera diferente estos nuevos desafíos”, que “no fueron considerados en el Concilio, pero tenemos las herramientas que hacen posible enfrentarlos”. Para el teólogo chileno Sergio Torres, el salto cualitativo promovido por la teología de la liberación fue abrir la perspectiva contextual en la teología. “El contexto –afirma– permite profundizar en algunos aspectos del único Mensaje y lo vuelve más creíble para personas de diferentes culturas”. Y también agregando otro “lugar teológico”: la presencia de Dios en la “fe que actúa por la caridad”, especialmente entre los pobres.

Torres es cofundador y miembro emérito del comité coordinador de Amerindia ( www.amerindiaenlared.org ), red de católicos y católicas del continente americano que, junto a otras organizaciones como el Instituto Humanitas Unisinos – IHU, está organizando y promoverá el Congreso Continental de Teología, entre los días 8 y 11 de octubre de 2012, en la Unisinos, en ocasión de los 50 años de la convocación del Concilio Vaticano II y de los 40 años de la publicación del libro Teología de la Liberación. Perspectivas, de Gustavo Gutiérrez.

Por esta circunstancia, en esta entrevista concedida por e-mail al IHU on-line, Torres cuenta los principales momentos de la historia de Amerindia y afirma que celebrar estas fechas significativas en suelo latinoamericano es también rememorar los momentos de “gran entusiasmo” vividos por la Iglesia continental, que “no sólo leyó y aplicó el Concilio, sino también lo reinterpretó a partir de nuestra realidad social, económica y cultural”.

Sergio Torres es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue profesor de Teología Dogmática, en el Instituto Alfonsiano de Santiago. Es co-editor de varios libros de la Asociación Ecuménica de Teólogos del Tercer Mundo (Asett/Eatwot) y cofundador y miembro emérito del Comité coordinador de Amerindia. Fue vicario general de la Diócesis de Talca y actualmente es vicario cooperador en una parroquia de Santiago.

Vea la entrevista.

IHU On-Line – El Congreso Continental de Teología de 2012 se origina a partir de una propuesta de Amerindia, unida a otras organizaciones teológicas del continente. Rescatando su historia, ¿cómo nació Amerindia?

Sergio Torres – Amerindia nació en 1978, en ocasión de la preparación de la Asamblea Episcopal de Puebla. En ese momento, se vivía una situación conflictiva al interior de la tradición liberadora iniciada en la Conferencia de Medellín (1968). Después de Medellín, la gran mayoría de la Iglesia latinoamericana aceptó con alegría e intentó implementar las orientaciones y los documentos de dicha conferencia. En todo el continente, se inició una nueva etapa de la historia de la Iglesia, que realizó una profunda autocrítica de su acción pastoral y comenzó un nuevo estilo en la misión ante la sociedad. Ella se distanció de las clases dominantes y adquirió ciudadanía eclesial entre los pobres. No obstante, hubo una pequeña minoría que no participó de esa interpretación general y realizó una crítica social y teológica de algunas de las grandes orientaciones de Medellín, por ejemplo, la opción por los pobres.

Esa minoría adquirió mayor poder y visibilidad cuando el obispo colombiano Alfonso López Trujillo fue electo secretario general del Celam [Consejo Episcopal Latinoamericano] en 1972, en la ciudad de Sucre (Bolivia). Una de las tareas que ese obispo se propuso, fue desmantelar algunas instituciones creadas después de Medellín y cambiar a los integrantes de la Comisión Teológica del Celam. Cuando llegó el momento de la preparación de la Conferencia de Puebla, el Celam, interpretó la tarea y la misión de la Iglesia con una perspectiva diferente. En algunos documentos preparatorios, se dijo que el mayor desafío para la misión de la Iglesia en América Latina no era la evangelización de los pobres, sino la evangelización de la cultura.

Esa perspectiva, que en sí misma era oportuna, tenía la intención implícita de cambiar la interpretación de Medellín. Como se comprobó posteriormente, durante la Conferencia de Puebla, esas dos perspectivas estuvieron presentes y lucharon por prevalecer, imponiéndose a la reafirmación de Medellín como la opción fundamental de Puebla, en la perspectiva de “comunión y participación”. Cuando llegó el momento de nombrar a los teólogos especialistas que debían acompañar a los obispos en la conferencia de Puebla, la Secretaría del Celam, descartó casi totalmente a los teólogos identificados con Medellín y con la teología de la liberación. Esa discriminación produjo un gran malestar y oposición entre los obispos ya designados para participar en la Conferencia, ya que muchos de ellos habían pedido contar con la asesoría de esos especialistas que había desempeñado un papel muy importante en Medellín.

En ese momento nació Amerindia, aunque sin ese nombre. Se organizó como una respuesta a la inquietud y a la petición de los obispos de acompañamiento y asesoría en Puebla. Los mismos teólogos de la liberación encontraron una manera de constituir un grupo de trabajo, viajar a Puebla y encontrar un espacio físico, cerca del Seminario Palafox; donde se realizaba la conferencia. Todos los días, obispos, religiosos y otras personas iban hasta ese lugar para trabajar con el grupo de teólogos “extramuros”. La historia posterior demostró que esa, asesoría requerida legítimamente fue positiva y fecunda en resultados, insertados en el documento final.

IHU On Line – En su visión, ¿cuáles fueron los momentos más importantes de Amerindia?

Sergio Torres – Esta iniciativa, contada 33 años después, parece simple y sin conflictos. En la práctica no fue así. La secretaría del Celam y muchos obispos sintieron que la presencia de esos teólogos en Puebla era un acto no autorizado por la Iglesia institucional, y desde ese momento y constituía una acción casi subversiva. Sin embargo, los obispos que solicitaron esa asesoría consideraban que su invitación a esos teólogos, era un ejercicio normal de su autoridad y libertad como obispos y sucesores de los apóstoles.

Ese primer esfuerzo organizativo de un grupo de teólogos para asesorar obispos en conferencias oficiales, es el primer antecedente histórico, aunque del grupo no tenía como tal, el nombre de Amerindia. Ese nombre nació en ocasión de un esfuerzo semejante con motivo de la preparación de la cuarta Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo, en 1992. En esa oportunidad, nuevamente los teólogos de la liberación fueron excluidos, y por segunda vez, un grupo de obispos solicitó asesoría teológica de ellos para sus deliberaciones, lo que efectivamente se realizó.

Después de la Conferencia de Santo Domingo, en 1992, el grupo de teólogos/as tuvo la percepción subjetiva de integrar un colectivo vinculado por la amistad y por la afinidad teológica que estaba preparado para cumplir tareas inéditas. Hasta entonces, ellos todavía no tenían conciencia de constituir un grupo con identidad propia. En 1997, se presentó otra oportunidad de cumplir una función parecida. Con ocasión de la preparación del Jubileo del Año 2000, Juan Pablo II convocó en Roma sínodos continentales para impulsar una mejor celebración del Jubileo en cada continente. En 1997, se realizó en Roma el Sínodo de América, que incluyó obispos y otros representantes de América del Norte, América Latina y el Caribe. Por la tercera vez, un grupo de teólogos y teólogas, muchos de ellos los mismos de las reuniones anteriores, viajaron esta vez a Roma, buscaron un lugar de trabajo y pudieron responder a la invitación de los obispos que solicitaban asesoría.

Después del Sínodo en Roma, hubo un cambio importante en el grupo de Amerindia, que hasta entonces era formado exclusivamente por teólogos/as. El cambio consistió en ampliar el grupo incluyendo laicos, religiosas y sacerdotes como parte integrante de un colectivo más amplio e multidisciplinar. Amplió su objetivo. El Grupo ya no tenía como única misión estar preparado para una eventual asesoría, asumió un objetivo más amplio y permanente.

Se propuso “mantener y actualizar la tradición teológica, social y pastoral de Medellín y Puebla como expresión concreta del seguimiento de Jesús en la realidad actual del continente, marcada por el predominio del capitalismo neoliberal y por las democracias restringidas”.

Posteriormente, el grupo vio la necesidad de darse una mayor organización y estableció una secretaría permanente en la ciudad de Montevideo, Uruguay, y contrató personal para impulsar el trabajo que iba creciendo progresivamente. En los años siguientes, Amerindia asumió una tarea extra, organizar congresos teológicos y publicar libros sobre teología latinoamericana, adaptada a los nuevos desafíos. También estableció un contacto mucho más próximo con la nueva iniciativa del Foro Social Mundial que lucha por “otro mundo posible”. A partir de esa vinculación y en conjunto con otras instituciones, se constituyó una iniciativa intitulada Foro Mundial de Teología y Liberación.

Finalmente, la última iniciativa importante, fue la participación en la preparación y en la realización de la Conferencia de Aparecida, Brasil, en 2007. En la fase de preparación, Amerindia participó en un diálogo de teólogos de la liberación con algunos obispos designados por el Celam para reflexionar sobre la situación y el momento actual de la teología de la liberación. Además, Amerindia participó en la Conferencia Episcopal de Aparecida de una forma diferente que en las anteriores conferencias. Esta vez, la presidencia del Celam, comunicó de forma oficial, que en la ciudad de Aparecida, había un grupo de teólogos relacionados con Amerindia que estaba disponible para la asesoría teológica y que los participantes de la Conferencia tenían plena libertad para consultarlos.

IHU On line – En su sitio, Amerindia expresa ser una “red de católicos con espíritu ecuménico y abierta al diálogo y la cooperación inter-religiosa”. ¿Cómo ve Ud. el papel de los teólogos/as en los debates con otras Iglesias cristianas y las demás religiones que marcan culturalmente la cultura latinoamericana?

Sergio Torres – En los primeros años de la historia de Amerindia, hubo un debate más o menos prolongado sobre la necesidad de trabajar en conjunto con las Iglesias protestantes. Muchos integrantes decían que esta debería la actitud normal de nuestra institución. Vivir anticipadamente la única Iglesia de Jesucristo centrada en su Mensaje Liberador y en el servicio a los más pobres. El debate se cerró, Amerindia pensó que era mejor definirse como una organización católica, abierta a otras Iglesias pensando que hay muchos problemas y desafíos propios que es necesario tratar en familia. Lo mismo sucede con las Iglesias protestantes. Cada una tiene sus propias organizaciones, asambleas, revistas, para definir mejor su identidad y, además, muchas de estas iglesias, muestran poca preocupación ecuménica. Amerindia no es un grupo cerrado y siempre cultivó buenas relaciones con las corrientes liberadoras del protestantismo. Algunos teólogos protestantes, como Rubén Alves, José Míguez Bonino, Elsa Tamez y Julio de Santa Ana, entre otros, hicieron contribuciones muy importantes a la teología de liberación. Tenemos algunos elementos comunes en nuestra corta historia y tradición.

Amerindia no entró en debate sobre temas doctrinales y dogmáticos con otras tradiciones protestantes. Prefiere vivir el ecumenismo en la vida social y en la práctica del servicio a los pobres y de la liberación del pueblo. Y al mismo tiempo, ella es deudora de las ricas tradiciones de la sabiduría de los pueblos indígenas y afro-americanos. Ella aprendió con el desarrollo de las teologías que emergían a partir de esas tradiciones ancestrales. En relación al diálogo con las otras religiones, ella se mantiene al margen de los profundos debates que se dan entre grupos interesantes de teólogos y estudiosos de esas religiones.

Debido a la escasa presencia entre nosotros de religiones de Asia, como el hinduismo y el budismo, Amerindia está atenta a esos debates, pero no participa directamente en ellos. Al mismo tiempo, valoriza los ámbitos especializados de diálogo inter-religioso, por ejemplo los estudios realizados por la Asociación Ecuménica de Teólogos del Tercer Mundo. Naturalmente, nos preocupa mucho la necesidad de una profunda reformulación del Mensaje de Jesucristo, trasmitido hasta ahora, en las categorías de la cultura griega y occidental. Esta tarea es prioritaria y urgente.

IHU On line – La identidad de Amerindia también está marcada por la reafirmación de la “opción por nuevos modelos de iglesia comunitaria, participativa y por la teología de la liberación, como una contribución a la Iglesia universal”. En su opinión, ¿cuáles son las características centrales de esos nuevos modelos de Iglesia?

Sergio Torres – La historia de la Iglesia en América Latina después del Concilio Vaticano II está marcada por períodos de profunda renovación y vitalidad y por momentos de dificultades, recogimiento y frustración. Al momento del Concilio Vaticano II había en América Latina un grupo muy valioso de obispos comprometidos esparcidos por todo el continente. Algunos nombres son recordados siempre, por ejemplo: Don. Helder Camara, de Brasil y Don Manuel Larraín de Chile. El teólogo José Comblin, recientemente fallecido, propuso llamar a esos obispos “padres de la Iglesia Latinoamericana”. Esos obispos, con la ayuda de teólogos y agentes de pastoral de base, contribuyeron a hacer una lectura del Concilio, desde la perspectiva de América Latina en la Conferencia de Medellín, en 1968.

A partir de entonces y durante casi 20 años, la Iglesia del subcontinente experimentó un gran crecimiento y vitalidad en pueblo, conformando una nueva identidad. Siguiendo a Jesucristo y con una profunda fidelidad a la tradición eclesial, ella asume un nuevo papel entre los pobres, dejando del lado su anterior posición de legitimar a las clases dominantes de la sociedad. Al mismo tiempo hubo un profunda renovación de la liturgia, la catequesis, la teología, de la organización eclesial y de la evangelización en su conjunto, asumiendo las orientaciones de Medellín, la ‘ Evangelii Nutiandi ’ y, posteriormente, de la Conferencia de Puebla.

Lamentablemente, a partir de la década de 1980, sucedió algo inesperado en esa renovada Iglesia latinoamericana. Se produjo una división en interior, entre algunos sectores de la jerarquía y algunos teólogos, en relación a la interpretación de Medellín y de Puebla, en particular, en cuanto a la manera de entender la opción por los pobres. Algunas personas creían que la opción por los pobres podría ser interpretada como una expresión marxista. Esta discusión interna llevó a algunos sectores de la Curia Vaticana a tomar partido y, a partir de ese momento, se produjo un gran distanciamiento y desconfianza entre esas instancias romanas y los sectores progresistas del continente.

Un momento importante de esta historia fueron las dos instrucciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en 1984 y 1986, condenando algunas formas de teología de la liberación. A pesar de las instrucciones expresar que se trataba de “algunas formas”, los sectores más conservadores consideraron que toda la teología de la liberación estaba sometida a sospechas y, finalmente condenada. Este mal entendido ha estado presente hasta ahora, y creó las distancias y diferencias de opinión y de actitud que impidieron una respuesta común de la Iglesia a los nuevos desafíos de los tiempos presentes. Una dificultad seria, fue escuchar casi exclusivamente la instrucción de 1984 y el silenciamiento que no permitió acoger con el mismo interés la carta de Juan Pablo II a los obispos de Brasil, de mayo de 1986, en que, después de la primera instrucción, les decía claramente que “Nos y ustedes consideramos que la teología de la liberación es útil y necesaria”.

IHU On-line En 2012, conmemoraremos el 50º aniversario de la Convocatoria del Concilio Vaticano II, aniversario que también inspira la promoción del Congreso Continental de Teología. ¿Cómo este acontecimiento puede iluminar a la Iglesia en el contexto actual?

Sergio Torres – La Iglesia de América Latina y el Caribe acogió con gran entusiasmo el Concilio. Inclusive, estaba preparada para hacerlo. Más aun, no sólo leyó y aplicó el Concilio, mas también lo interpretó a partir de nuestra realidad social, económica y cultural. El concepto de Iglesia como Pueblo de Dios, fue acogido con gran naturalidad, pues, en esa época, se estaba desarrollando la conciencia del pueblo, como un actor importante que asumía su papel protagónico y proponía grandes cambios en la estructura de la sociedad. La cultura latinoamericana, solidaria y fraterna, vivió con alegría y entusiasmo la identidad de una Iglesia comunitaria, en que obispos y fieles, en el lenguaje de la época, se sentían parte de un proyecto común y horizontal de Iglesia misionera y renovada.

La historia también muestra que, tanto en Europa como en América, después de los primeros años de entusiasmo por el Concilio, surgieron diversas interpretaciones sobre el verdadero significado de sus documentos con las orientaciones y conclusiones pastorales. En América Latina, también hubo un proceso de involución y restauración. Algunos sectores consideran que el Concilio, en algunos aspectos, había ido demasiado lejos y que era necesario retomar una línea más tradicional en varios niveles.

El 50º aniversario del inicio del Vaticano II es un momento muy oportuno para releer el Concilio. Los grandes documentos, especialmente Lumen Gentuim y Gaudium et Spes , tienen intuiciones permanentes que son muy pertinentes para la situación actual. El espíritu democrático y el deseo de participación exigen una Iglesia comunitaria, participativa y solidaria. La apertura al mundo hoy en día adquiere nuevos aspectos y enfrenta grandes desafíos. Hay problemas nuevos que no fueron considerados en el Concilio, pero tenemos las herramientas que nos permiten enfrentarlos. Tanto la teología de la liberación, por sí misma, como el próximo Congreso de 2012, pueden contribuir mucho en abordar de una nueva manera estos desafíos.

IHU On line – En 2012, también celebramos los 40 años de la publicación del libro de Gustavo Gutiérrez. A partir de esa obra inaugural, ¿cuáles fueron y son las principales contribuciones de la teología de la liberación en el contexto de América Latina? ¿Cuál es el significado de la liberación hoy?

Sergio Torres – El surgimiento de la teología de la liberación significó un momento importante en la historia de la teología en general. Antes de ella, se consideraba que había solo una única teología universal, en la línea de de la expresión de San Pablo, “Un sólo Señor, una sola fe, un solo bautismo”. Sin negar de manera alguna este principio fundamental, la teología de la liberación abrió la perspectiva contextual. Creemos en un solo Señor, pero lo hacemos a partir de nuestros contextos y de nuestras situaciones y culturas propias y diferentes. El contexto permite profundizar en algunos aspectos del único mensaje y volverlo más creíble para personas de diferentes culturas. Nacida en América Latina, la teología de la liberación se extendió hacia África y Asia y, además, generó experiencias de teología contextual en América del Norte y Europa.

La teología liberadora contribuyó con otros elementos a la reflexión teológica tradicional. La teología reflexiona sobre el misterio de Dios descubriéndonos “lugares teológicos” permanentes como la Biblia, la Tradición, la Liturgia, el Magisterio, la enseñanza de los teólogos etc. La teología de la liberación agregó otro “lugar teológico”: descubrir la presencia de Dios en la “fe que actúa por la caridad”, especialmente en los pobres que iluminados por su fe y por el seguimiento de Jesús, luchan por su liberación.

El concepto de liberación se amplió y enriqueció. En un primer momento, se habló de la liberación de los pobres entendidos como los obreros de las industrias y de las fábricas de las grandes ciudades del continente. Posteriormente, el concepto de pobre también se fue profundizando. Los pobres son los excluidos, los marginados, los que no tienen voz, los son discriminados o como se dice hoy, “el otro”. Actualmente, el concepto de liberación expresa la salvación y la liberación que Jesús nos trae, incluyendo muchos términos que se refieren a la salvación de sectores postergados y oprimidos, en la actual situación cultural y social.

Hoy en día, no existe una única teología de la liberación. Hay un pluralismo teológico, abierto, más fiel a algunas intuiciones y principios básicos de la primera teología de la liberación. Esta teología aun tiene mucho que dar de sí misma. Por ejemplo, debe continuar articulando la contribución propia y complementaria de los teólogos académicos con la de los teólogos de base. Además, también se demanda que los profesionales no solamente hablen ‘para’ los pobres, sino a partir de los pobres y con ellos.

IHU On line – En un momento histórico de mayor democracia y desarrollo en Latinoamérica, ¿cómo ve Ud. a Iglesia regional?

Sergio Torres – La historia económica, social y política ha sido marcada por grandes etapas que incluyen los procesos desarrollistas de los años 1950 y 1960, las dictaduras de los años 1970 y 1980 y la recuperación de la democracia en el nuevo contexto de la globalización neoliberal. La Iglesia jerárquica y la Iglesia de base han estado presentes de diferentes formas en esos procesos históricos. Actualmente, da la impresión que no tenemos respuestas muy definidas antes los nuevos desafíos. Lo que aprendimos en las etapas anteriores no es suficiente para actuar en el momento presente. Hay desafíos nuevos como los provenientes del crecimiento de la población mundial, del cambio climático global y del agotamiento de los recursos naturales que amenazan la misma sobrevivencia de la vida en el planeta.

La teología de la liberación y la acción social de la Iglesia se basan en el protagonismo del pueblo y en una teoría social crítica que permite interpretar las causas de la pobreza y proponer estrategias viables de desarrollo y de liberación. Ambas cosas hoy en día son insuficientes. La movilización es débil e inorgánica, y no hay una teoría social común que permita enfrentar al neoliberalismo.

Sin embargo, hay un elemento positivo. La teología de la liberación está mejor preparada que otras instituciones e ideologías para interpretar lo que está aconteciendo actualmente con el mal estar global y las protestas de los “indignados”. Este mal estar se debe a la crisis de un paradigma de civilización y exige un nuevo modelo de sociedad con participación ciudadana, regulación y control de la economía financiera. Por otra parte, sería necesario llegar a nuevos modelos y criterios de gobernanza mundial. Para esto sería necesaria una reforma de la organización interna de las Naciones Unidas.

El Foro Social Mundial, en sus diversas versiones, proporcionó nuevas herramientas para animar los movimientos sociales y crear un nuevo estilo de hacer política. Pero estas aspiraciones no fueron suficientes para crear una fuerza transformadora y renovadora. Mientras tanto, nosotros cristianos, estamos llamados a vivir el Evangelio en pequeñas comunidades y a participar en los movimientos sociales actuales y en otras iniciativas que permitan progresivamente ir abordando los problemas más globales, tales como las redes sociales del internet.

IHU-On line – Específicamente con relación a la Iglesia chilena, recientemente hubo el caso del P. Fernando Karadima, condenado por el Vaticano por abusos sexuales de menores. ¿Cuáles están siendo las proyecciones y las consecuencias de este caso en Chile?

Sergio Torres – El caso de este sacerdote tuvo una profunda repercusión en todo la Iglesia chilena, porque él estaba relacionado con un amplio grupo de sacerdotes diocesanos, que incluía a cinco obispos. Además, personalmente el tenía fuertes vínculos con laicos de gran influencia en la vida social y política del país, por su poder económico. Era tal la credibilidad de este sacerdote, que la jerarquía demoró en iniciar la investigación del caso, lo que trajo un mayor perjuicio para la iglesia. Felizmente, después de la vacilación inicial, el caso fue acogido y e investigado.

Las consecuencias fueron muy negativas para la credibilidad de la Iglesia, pero al mismo tiempo, hay aspectos positivos que es necesario destacar. La opinión pública estaba cansada de una actitud autoritaria ante los problemas éticos relacionados con la sexualidad. Este caso demostró que, en la vida de los sacerdotes, también se daban situaciones muy condenables. Se apuntó que una de las causas del escándalo legítimo que se produjo, viene de la falta de transparencia y por el ocultamiento de casos específicos por parte de la misma jerarquía. Se reconoció con razón que, en casos de pedofilia, no está incluido solamente el problema de la sexualidad y de los abusos, también, y tal vez principalmente, el problema del mal uso de la autoridad. Se puso en duda, y con razón, que la ordenación otorgue a los sacerdotes una autoridad excesiva y sin límites. Es hora de actualizar lo que Vaticano II dijo, de que la autoridad es un servicio y que en la Iglesia no debe suceder, como dijo Jesús, lo que sucede con las autoridades de este mundo.

[Tradução: Ricardo Zúniga – ricardozunigagarcia@gmail.com].

Fuente: http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?boletim=1&lang=ES&cod=61864

__________________________________________

¿Quién ganó las elecciones en Bogotá?

¿Cómo se sentiría si le hubieran dejado marcar en el mismo tarjetón por Gustavo Petro, Gina Parody y Enrique Peñalosa? Antes del escrutinio sabría que su tarjetón es claramente ganador. Eso mismo hicieron algunos de los grandes grupos empresariales del país con sus dobles apuestas —y hasta triple del grupo Bolívar— al caballo ganador de la Alcaldía de Bogotá.

Miguel Cortés Kotal, presidente del grupo empresarial Bolívar (Davivienda y Constructora Bolívar), se garantizó el éxito de su apuesta financiando a los tres candidatos con más opciones de ganar la Alcaldía. Según los informes publicados por los candidatos en la Registraduría y la investigación de La Silla Vacía, el grupo Bolívar aportó a las campañas de Petro (73 millones de pesos), Peñalosa (32 millones) y Parody (39 millones): triunfo seguro.

Otros grupos empresariales hicieron apuestas dobles en las que una de ellas era el futuro alcalde.Almacenes Éxito (40 millones a Peñalosa y 40 a Petro) y el Grupo Colpatria (10 millones a Parody y 10 a Petro) también ganaron su doble apuesta.

¿Y quién perdió las apuestas?

La familia Echavarría (Organización Corona) aportó 100 millones a la campaña de Peñalosa (25 a través de la Fundación Liderazgo y Democracia, 25 cada uno de tres primos Echavarría) mientras que Gabriel Echavarría Obregón le entregó 50 millones a Parody por medio de su empresa Rosales S.A. En el año 2010, María Teresa y Álvaro Andrés Echavarría Olano y Adolfo Felipe Echavarría Suárez también perdieron su apuesta ya que aportaron 100 millones para la campaña presidencial de Antanas Mockus.

El Grupo Empresarial Antioqueño aportó 12 millones a Parody con la Fundación Bancolombia y el Grupo Nutresa, 20 millones a Peñalosa.

Quienes sólo jugaron por Peñalosa perdieron también sin remedio. Comcel, compañía del mexicano Carlos Slim, le aportó 40 millones; Henry Cubides (dueño de Coltanques y Envía), aportó 20 millones; y la familia Haime donó 60 millones a través de Dersa.

La familia Santodomingo no acierta una

La familia Santodomingo —una de las más acaudaladas de Colombia— no acaba de colocar bien sus apuestas. En estas elecciones, aportó 20 millones a la campaña de Peñalosa a través de Cine Colombia. En la campaña presidencial de 2010, Julio Mario Santodomingo, su esposa Beatrice Dávila y su hijo Alejandro Santodomingo aportaron 340 millones de pesos a Mockus. En esa misma contienda Julio Mario Santodomingo apostó por dos candidatos sin llegar a coronar ya que también donó 100 millones a Petro.

______________________________________________________________________________________________
La derecha actualiza su viejo anticomunismo contra Camila Vallejo y el movimiento estudiantil

El espantajo anticomunista ha sido utilizado por la clase dominante en Chile para emprender toda política destinada a preservar sus privilegios a través de la inoculación, en el subconsciente colectivo, del terror a una llamada doctrina que subvierte el orden, causando “inestabilidad en la región” y presentando un “carácter totalitario y anulador de la persona humana” (1).

Hace ya tiempo que la “clase dirigente” ha comprendido que es menos costoso -en esfuerzo, dinero, sudor y sangre-, controlar las mentes antes de echar mano a una amplia panoplia represiva, para constreñir los pueblos a abandonar las aspiraciones de justicia, de libertad, de independencia, en suma de dignidad.

El anticomunismo ha sido desde principios del siglo XX el principal argumento, el zócalo sobre el cual se ha edificado toda campaña de terror destinada a preservar privilegios.

En Chile la campaña presidencial con fotos adulteradas de tanques rusos delante de la Moneda contribuyó a impedir efectivamente la elección de Allende en 1964 pero no en 1970. Finalmente fueron tanques y aviones de factura norteamericana en 1973 los que destruyeron no solo la Moneda sino que la vida cívica conocida hasta ese momento en el país.

Hoy la derecha está, por decirlo suave, consternada. El país de sueños, que tanto les ha costado construir, está siendo cuestionado por la actual generación de estudiantes a tal punto que se insinúan ya de riesgos de ingobernabilidad o vacío de poder (2).

Una imagen ha surgido entre todas como la figura más visible de este movimiento estudiantil. Se trata de la presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile -la más prestigiosa, importante y antigua de todas les existentes en el país-. Camila Vallejo, militante de las Juventudes Comunistas -y desde su último Congreso, miembro de su Comité Central-, estudiante de la carrera de Geografía, ha demostrado con 23 años, que posee más de una cualidad. Inteligencia, claridad de ideas unidas a un discurso accesible componen un carisma cierto, al que viene a unirse una belleza juvenil que ha logrado como pocas veces sacar de sus casillas a analistas y políticos adversarios no solo de derecha.

Lo más insoportable para ellos es que Camila Vallejo reivindique alto y fuerte su militancia y su escuela comunistas. Les parece inconcebible que tales atributos puedan ser ostentados por una dirigente comunista cuando uno de los ejes de la campaña anticomunista exige que se piense que éstos deben ser seres abyectos hasta desprovistos de humanidad tal como lo afirmara Merino, miembro de la Junta militar. No solo estas cualidades no pueden, según la doctrina anticomunista, ser exhibidas por una mujer marxista sino que debían, según sus preceptos, ser reservadas única y exclusivamente a sus propios dirigentes. Lamentablemente para ellos, la derecha se encuentra más que huérfana y en la incapacidad de dotarse de una dirigente de ese fuste.

El número de manipulaciones, insinuaciones, ataques y amenazas perpetrados contra Camila Vallejo, en tan solo seis meses, es asombroso, resultan groseros y muestran el grado de desconcierto y descomposición en el que se hayan sumidos los defensores del sistema. Ningún otro dirigente estudiantil ha acumulado tal cantidad de agresiones. La derecha sabe que atacando a los dirigentes comunistas, agrede al movimiento social en su conjunto: ya sea desprestigiando sus dirigentes, o bien desmoralizando sus participantes o en fin sembrando la discordia en sus filas.

La panoplia de técnicas derechistas comienza con abiertas amenazas físicas de funcionarios y personeros. Se ha recurrido a imágenes que recuerdan el pasado reciente donde el terrorismo de estado disponía de la vida de los chilenos. Se han emitido vía twitter epítetos tales como: “matando la perra se acaba la leva”, “puedes desaparecer sin dejar rastro” , y exabruptos de otros Hermógenes partidarios de Pinochet (3), que han provocado un rechazo de la mayoría de los chilenos produciendo, en definitiva, un efecto contrario al buscado.

Los responsables políticos de derecha se han inclinado más bien por la descalificación: “Vallejo no tiene dotes de líder”, “se comporta como política”, “desprestigia el país”, “mujer medio endemoniada”, etc. (4) Reproches situados en la lógica derechista impuesta por la doctrina neoliberal que dicta que ningún dirigente social tiene derecho a hacer política -como lo preconiza la Constitución de Pinochet en vigor-, dominio reservado solo a los políticos de profesión. Dichas acusaciones están llamadas, por lo tanto, a influir en la opinión pública con la misma fuerza que el grado del ascendiente moral de los autores, quienes basan su autoridad en la hegemonía política que la derecha había logrado imponer sobre la población.

Por último se encuentran los ataques tendenciosos e insinuaciones más solapadas que se avanzan en general bajo la forma de estudios de analistas independientes que, por lo general, dicen apoyar la justeza de las reivindicaciones estudiantiles pero descalifican a Camila Vallejo. Aquí la manipulación alcanza sus cimas. En este grupo encontramos declaraciones, que se quieren imparciales, de analistas pertenecientes a instituciones ligadas al mundo intelectual.

Carlos Huneeus, director del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), al mismo tiempo que reconoce la legitimidad de las demandas estudiantiles, profetiza que “Vallejo en el PC no tiene destino” (5), buscando convencerla de alejarse del Partido Comunista. Igualmente, Marta Lagos, esposa del anterior, aplicando una fórmula que se presenta como imparcial al afirmar que “el movimiento estudiantil no es más que un instrumento de la historia, y Camila Vallejo, el comunismo, no tiene vela en este entierro, es simplemente un fantasma que aparece para confundir a los que leen El Mercurio” (6), quiere impugnar el rol que les ha tocado cumplir a quienes siempre han estado insertos en todas las organizaciones de que se ha dotado el pueblo chileno. Deslumbrado hoy por la dirigente, A.A. Muñoz opina que “la tienda de Recabarren y Teitelboim la llevará a la batidora desde donde saldrá convertida en un engranaje más, burocrático y obsecuente, del ‘aparato’ del Partido. Desde ese momento, nuestra hoy fulgurante Camila representará poco peligro para el sistema neoliberal…”, augurándole un triste futuro naufragio político si permanece afiliada al Partido Comunista (7).

Mención aparte merece el caso más paradójico y lamentable, representado por el historiador Gabriel Salazar, premio nacional de Historia en 2006, quien no trepida en declarar que Camila Vallejo “tiene un lenguaje fluido, no es tonta, es bonita, pero no tiene la fuerza mental teórica discursiva y el ñeque para liderar el movimiento”, deseando, además, contraponerla al movimiento estudiantil. Salazar continúa con su burda maniobra afirmando que Camila, recibiendo órdenes de su partido, integra el movimiento solo con el fin de instrumentarlo para sus propios fines (8). Desgraciadamente, su obsesión anticomunista le impide percibir el daño que sus declaraciones le causan al movimiento estudiantil, y el servicio que él le rinde a la derecha.

Finalmente, no han faltado los intentos de demolición y de farandulización de parte de la prensa y periodistas adictos al sistema. Los dos casos mas emblemáticos lo constituyen la portada del periódico las Ultimas Noticias (9) y la vergonzosa prestación del panel del programa de televisión “Tolerancia Cero” (10).

En definitiva, el problema de Camila Vallejo se denomina Partido Comunista y causa un escozor que saca roncha aquí y allá.

A no dudar que la renovación de las dirigencias de las Federaciones a nivel nacional en diciembre del 2011, verá la confirmación de la justeza de la aplicación de políticas, tácticas y estrategias, para alcanzar las reivindicaciones estudiantiles. Descubriremos entonces las nuevas maniobras e intentos que inventarán aquellos “analistas”, forjadores de opinión, renuentes a reconocer y aceptar las opciones del pueblo chileno para dotarse de sus legítimos dirigentes.

(1) http://www.google.fr/#sclient=psy-ab&hl=fr&source=hp&q=declaraciones+de+la+junta+militar+chilena+sobre+marxismo&pbx=1&oq=declaraciones+de+la+junta+militar+chilena+sobre+marxismo&aq=f&aqi=&aql=1&gs_sm=e&gs_upl=84116l96462l7l96751l56l42l1l5l5l1l417l8718l0.22.18.1.1l47l0&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.,cf.osb&fp=a96541c2730a716b&biw=1280&bih=905

http://www.derechoschile.com/espanol/ideologi.htm

(2) http://radiografiamundial.com/rmblog/opinion/bosch/chile-el-camino-a-la-ingobernabilidad.html

http://www.elmostrador.cl/opinion/2011/08/18/ingobernabilidad-la-republica-paralela/

(3) http://prontus.ivn.cl/cambio21/site/artic/20110813/pags/20110813132532.html
http://www.lanacion.cl/tuitero-amenaza-de-muerte-a-camila-vallejo/noticias/2011-08-07/221111.html

http://www.lanacion.cl/camila-vallejo-amenazas-en-mi-contra-son-deplorables/noticias/2011-08-08/173232.html

http://latercera.com/noticia/nacional/2011/08/680-384750-9-padres-de-camila-vallejo-recurriran-a-la-justicia-por-amenazas-contra-su-hija.shtml

http://laradiodelsur.com/?p=49790

(4) http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/10/11/evelyn-matthei-cuestiona-liderazgo-de-vallejo-y-jackson-es-como-negociar-con-arturo-martinez/

http://www.lasegunda.com/Noticias/Politica/2011/08/669991/hinzpeter-los-estudiantes-reconocen-no-tener-control-sobre-el-movimiento-pueden-terminar-en-cualquier-cosa

http://noticias.terra.es/2011/mundo/1014/actualidad/el-gobierno-acusa-a-vallejo-de-comportarse-como-una-lider-politica-en-lugar-de-estudiantil.aspx

http://prontus.ivn.cl/cambio21/site/artic/20110813/pags/20110813132532.html
http://www.emol.com/noticias/nacional/2011/08/20/498895/alcalde-labbe-califico-a-camila-vallejo-como-medio-endemoniada.html
(5) http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/10/11/la-proyeccion-politica-de-giorgio-y-camila/

(6) http://www.piensachile.com/secciones/opinion/9059-chile-sin-mascara

(7) http://www.granvalparaiso.cl/v2/2011/10/03/camila-vallejo-la-lider-que-la-izquierda-espera-y-la-derecha-teme/

(8) http://www.piensachile.com/secciones/opinion/9099-gabriel-salazar-los-politicos-estan-ajenos-a-la-realidad-y-estan-dando-un-espectaculo-penoso

(9) http://www.cooperativa.cl/fech-repudio-sexista-portada-sobre-camila-vallejo/prontus_nots/2011-08-22/124524.html

(10) http://www.elclarin.cl/web/index.php?option=com_content&view=article&id=1565:gracias-cero-tolerancia&catid=5:cultura-y-espectaculos&Itemid=6

_______________________________________________________________________________
El fantástico éxito de Ocupa Wall Street

El movimiento Ocupa Wall Street –porque ahora es un movimiento– es el acontecimiento político más importante en Estados Unidos desde los levantamientos de 1968, de los que es descendiente, o su continuación.

Nunca sabremos con certeza por qué comenzó en Estados Unidos cuando lo hizo –y no tres días, tres meses, tres años antes o después-. Las condiciones estaban ahí: agudas penurias económicas siempre en aumento, no sólo para quienes de verdad están golpeados por la pobreza, sino también para un segmento en perpetuo crecimiento de los pobres que laboran (conocidos también como clase media); una exageración increíble (voracidad y explotación) del uno por ciento más acaudalado de la población estadunidense (Wall Street); el ejemplo de enojadas insurrecciones por todo el mundo (la primavera árabe, los indignados españoles, los estudiantes chilenos, los sindicatos de Wisconsin y una larga lista de otros). No importa en realidad qué chispa fue la que prendió el fuego. Éste comenzó.

En la Etapa Uno –los primeros días– el movimiento fue un puñado de personas audaces, casi todas jóvenes, que intentaban manifestarse. La prensa las ignoró totalmente. Algunos estúpidos capitanes de la policía pensaron que un poco de brutalidad acabaría con las manifestaciones. Fueron captados en película y la película se volvió viral en You Tube.

Eso nos trajo a la Etapa Dos –publicidad-. La prensa ya no podía ignorar por completo a los manifestantes. Así que la prensa intentó un aire de superioridad. ¿Qué sabían de la economía estos jóvenes necios e ignorantes y unas cuantas mujeres viejas? ¿Tenían algún programa positivo? ¿Estaban disciplinados? Las manifestaciones, nos dijeron, se desinflarían rápidamente. Pero con lo que no contaban la prensa ni los poderes (nunca parecen aprender) es que el tema de la protesta resonó ampliamente y muy pronto prendió. En ciudad tras ciudad, comenzaron ocupaciones semejantes. Los desempleados de 50 años comenzaron a unirse. Y también lo hicieron las celebridades. Los sindicatos también, incluido ni más ni menos que el presidente de la AFL-CIO. La prensa fuera de Estados Unidos comenzó ahora a seguir los sucesos. Cuando les preguntaron qué pedían, los manifestantes replicaron: justicia. Esta respuesta comenzó a parecer significativa a más y más gente.

Esto nos condujo a la Etapa Tres –legitimidad-. Los académicos de una cierta reputación comenzaron a sugerir que el ataque a Wall Street tenía cierta justificación. De pronto, la voz principal de la respetabilidad centrista, The New York Times, publicó un editorial el 8 de octubre en el que se afirmaba que quienes protestaban tenían de hecho un mensaje claro y prescripciones específicas de políticas públicas, y que el movimiento era algo más que un levantamiento juvenil. El periódico continuó: La inequidad extrema es el sello de una economía disfuncional, dominada por un sector financiero impulsado en gran medida por la especulación, la estafa y el respaldo gubernamental tanto como por la inversión productiva. Un lenguaje fuerte para venir de ese diario. Y luego el comité demócrata de campaña para el Congreso comenzó a circular una petición pidiendo a los militantes del partido que declararan: Estamos con las protestas de Ocupa Wall Street.

El movimiento se había hecho respetable. Y con la respetabilidad vino el peligro –la Etapa Cuatro-. Un movimiento de protesta importante que ya prendió enfrenta comúnmente dos amenazas importantes. Una es la organización de significativas contramanifestaciones en las calles, de la derecha. Eric Cantor, el líder republicano en el Congreso, de línea dura y bastante astuto, ya hizo un llamado para tal efecto. Estas contramanifestaciones pueden ser bastante feroces. El movimiento Ocupa Wall Street necesita estar preparado para esto y pensar a fondo cómo va a manejar o contener esto.

Pero una segunda y mayor amenaza viene del mismo éxito del movimiento. Conforme atrae más respaldo, aumenta la diversidad de puntos de vista entre los manifestantes activos. El problema aquí es, como siempre, cómo evitar el monstruo Escila de volverse un culto amarrado que podría deshacerse debido a lo restringido de su base, y el monstruo Caribdis de ya no tener una coherencia política por volverse muy amplio. No hay una fórmula simple de cómo manejarse para evitar irse a cualquiera de esos dos extremos. Es difícil.

Y en cuanto al futuro, podría ocurrir que el movimiento vaya en aumento de su fuerza. Podría ser capaz de hacer dos cosas: forzar a una restructuración de corto plazo de lo que el gobierno haga para minimizar las obvias penurias que agudamente siente la gente, y puede conseguir una transformación de largo plazo de cómo piensan grandes segmentos de la población estadunidense acerca de las realidades de la crisis estructural del capitalismo y sobre las transformaciones geopolíticas importantes que ocurren porque ahora vivimos en un mundo multipolar.

Aun en el caso de que el movimiento Ocupa Wall Street comenzara a extinguirse, debido al desgaste o la represión, ya triunfó y dejará un legado duradero, como lo hicieron los levantamientos de 1968. Estados Unidos habrá cambiado en una dirección positiva. Y como dice el dicho: Roma no se hizo en un día.

Un sistema-mundo nuevo y mejor, un Estados Unidos nuevo y mejor, es una tarea que requiere los repetidos esfuerzos de repetidas generaciones. Pero es cierto que otro mundo es posible (si no es que inevitable). Y podemos hacer la diferencia. Ocupa Wall Street está haciendo la diferencia, una gran diferencia.

Traducción: Ramón Vera Herrera

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/10/22/index.php?section=opinion&article=036a1pol

________________________________________________________________________________
 MEXICO

México, el más peligroso para ejercer el periodismo: Relatores de libertad de expresión de la ONU y la CIDH.

Libertad de Expresión

FUENTE.- CENTRO PRODH

El día de ayer, las relatorías para la libertad de expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentaron los informes de misión de ambas instancias sobre la visita oficial conjunta que efectuaron a México del 9 al 24 de agosto de 2010. En estos informes, instaron al Estado mexicano, sobre todo, a una respuesta decisiva para proteger de la violencia a los periodistas y a los medios de comunicación.

La Relatora de la CIDH, Catalina Botero y el Relator de la ONU, Frank La Rue, insistieron en que en México las y los comunicadores enfrentan enormes desafíos y que el incremento de la violencia trae como consecuencia el silenciamiento en algunas zonas del país. Reafirmaron que México es el país más peligroso de América para ejercer el periodismo, cuestión que se demuestra con los 70 homicidios cometidos contra comunicadores desde el año 2000 hasta el 2010, así como los 13 registrados entre enero y octubre de 2011.

Ante esta situación, ambos relatores concordaron en que el Estado debe implementar de manera pronta y efectiva un mecanismo de seguridad que proteja la vida y la integridad de las y los periodistas en riesgo. Asimismo, pidieron el fortalecimiento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión y el traslado a la justicia federal de las investigaciones de los crímenes que así lo ameriten. Entre otros temas, también señalaron que es indispensable que México incorpore en su estrategia de seguridad pública una política a favor de la libertad de expresión que incluya la protección de las y los comunicadores en riesgo.

A continuación, puedes revisar los Informes, tanto de la Relatora de la CIDH como del Relator de Naciones Unidas.

________________________________________________________________________________________________________
CHILE
Estudiantes chilenos entregan resultados de plebiscito al gobierno

Estudiantes chilenos y representantes del magisterio entregaron este martes al Gobierno del presidente, Sebastián Piñera, los resultados del plebiscito por la Educación, realizado el pasado 8 y 9 de octubre, en el que más del 90 por ciento de los votantes rechazaron la educación de mercado y apoyaron un modelo educativo público y de calidad.

“Alrededor de 50 personas caminaron desde la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), ubicada a pocas cuadras de La Moneda (sede del Ejecutivo) para entregar los resultados” de las votaciones de los pasados 8 y 9 de octubre, informó la corresponsal de teleSUR en Santiago, Beatriz Michell.

La periodista explicó que la marcha, integrada por miembros del Colegio de Profesores, de la Mesa Social por la Educación y estudiantes, estaba autorizada por la intendencia “a llegar a un costado del Palacio Presidencial, sin embargo, antes de llegar a este punto la policía interceptó a los manifestantes”.

Del mismo modo, Michell relató que hubo “un fuerte forcejeo, se llevaron incluso a algunas personas detenidas y algunas personas de la prensa resultaron con heridas leves”.

La corresponsal de teleSUR informó que después de la intervención policial “lograron entrar tres personas a entregar los resultados del plebiscito hasta el interior de La Moneda”.

La delegación que logró entrar a la sede del Ejecutivo, se reunió con el vocero del Gobierno chileno, Andrés Chadwick, quien no emitió ningún comentario tras recibir el material.

Chadwick, por su parte, reconoció que hubo “una descoordinación entre el palacio de La Moneda y la intendencia” por lo que se produjo el enfrentamiento entre Carabineros (policía chilena) y los manifestantes, indicó Michell

Ante la confusión entre la realización de un paro nacional y movilizaciones por 48 horas, la periodista aclaró que la semana pasada se había anunciado una huelga general, pero el fin de semana los estudiantes “cambiaron la información y dijeron que este martes iba a ser un día preparatorio para una jornada de movilización nacional, no un paro”.

Para este miércoles, está programado “un día de movilizaciones, en donde se van a realizar cuatro marchas”, todas autorizadas por la intendencia.

Los estudiantes chilenos, universitarios y secundarios, llevan cinco meses manifestando por una educación gratuita y de calidad. A esta protesta se han sumado profesores, organizaciones sindicales y familiares.

El pasado 9 de octubre, se celebró un plebiscito y según el último informe luego de escrutado el 91,5 por ciento de los sufragios, más del 90 por ciento de los votantes favoreció un sistema de educación pública y gratuita, garantizado por el Estado.

Además, el 90 por ciento de los electores estuvo de acuerdo con incorporar el plebiscito vinculante como método de solución de grandes problemas nacionales.

teleSUR/yi-DG
______________________________________________________________________________________________________________
Movimiento de Indignados estadounidenses ya tiene presencia en 140 ciudades

A por lo menos 140 ciudades de Estados Unidos se ha expandido el movimiento de Indignados que desde hace 20 días protesta en ese país norteamericano en contra del sistema financiero y la política económica impartida por el Gobierno de Barack Obama. Este jueves, la marcha de este grupo concluyó con 11 detenidos en Los Ángeles.La corresponsal de teleSUR en Estados Unidos, Aurora Samperio, reportó que este jueves desde Nueva York (noreste) que se vivieron varias jornadas y varios eventos en los sitios donde acampan los llamados Indignados.La periodista precisó que en Wall Street (Nueva York), donde se gestó el movimiento el pasado 17 de septiembre, esta tarde se realizó una Asamblea General para prever movilizaciones posteriores.“Una de esas acciones son las réplicas de movimientos en otras ciudades de EE.UU., hasta ahora hay más de 140 ciudades donde se están gestando movimientos”, puntualizó.Sampeiro también dijo que con respecto a las protestas, el presidente estadounidense, Barack Obama, se pronunció de manera “muy escueta” y se limitó a decir que “hay descontento en la población pero que hay que fortalecer el sistema económico del país”.Por otro lado, al ser consultada sobre el apoyo que ha recibido este movimiento, la corresponsal indicó que el sindicato de la construcción, uno de los más grandes del país, se ha pronunciado a favor de la causa pero no ha hecho llamado a paro de actividades ni de incumplir labores.“Hasta el momento no se ha dicho nada de que paren labores, sólo una tarea que se está llevando a cabo”, expresó.Detenidos en Los Ángeles  En la jornada de este jueves también se dio a conocer que al menos 11 personas fueron arrestadas en una marcha que congregó a unos 500 manifestantes en el centro de Los Ángeles.La policía local confirmó que los manifestantes eran miembros de los Indignados y que fueron arrestados por “traspasar” el ingreso del Bank of America.El portavoz del ente policial, Richard French, indicó a la prensa que los detenidos fueron seis hombres y cinco mujeres, y agregó que ellos “podrán salir en libertad mediante el pago de una fianza de cinco mil dólares cada uno”.La marcha había empezado cerca del mediodía y terminó un par de horas después frente al banco, al que algunos entraron para sentarse en el lobby hasta que fueron escoltados fuera por los oficiales.La detención ocurre a sólo un día después de que más de miles de personas marcharan este miércoles en Nueva York, elevando a un nuevo nivel la protesta contra el corporativismo y la codicia del mundo de las finanzas en Estados Unidos lanzada el pasado 17 de septiembre.Entre las ciudades a las que ha llegado el movimiento se cuentan Boston, Chicago y Los Ángeles, tres de las más habitadas y concurridas del país norteamericano.

teleSUR- Efe- Afp/ lp -MM

____________________________________________________________________________________________________

MEXICO
Guerrero, en uno de los momentos de mayor violencia en su historia reciente: Tlachinollan

El Ejército mantiene la lógica de imponer el orden por la fuerza y la izquierda sólo gobierna en el papel

Alonso Urrutia
Periódico La Jornada
Domingo 11 de septiembre de 2011, p. 7

Chilpancingo, Gro., 10 de septiembre. Guerrero se encuentra sumergido en uno de los momentos de mayor violencia en su historia reciente, en que las desapariciones, el despliegue del crimen organizado y la connivencia de las corporaciones policiacas con prácticas delictivas han dejado inerme a la sociedad, que se enfrenta a una situación compleja, sostiene Abel Barrera, del Centro de Derechos Humanos La Montaña Tlachinollan.

Paralelamente, el Ejército –inmerso en labores de seguridad pública– mantiene la lógica de imponer el orden por la fuerza con un escaso contrapeso social para hacer frente a sus excesos.

En este contexto, Barrera considera que el desempeño de los defensores de derechos humanos se ha tornado mucho más complicado, porque ya no es sólo un frente de abusos, sino tres o cuatro donde es difícil definir si los secuestros, desapariciones o violaciones de las garantías fundamentales son cometidos por el crimen organizado o es una colusión con las corporaciones policiacas para realizar el trabajo en cuestión, en detrimento de una sociedad guerrerense temerosa.

Para el activista, la izquierda en Guerrero sólo gobierna en el papel y el discurso, porque en el fondo se mantienen la corrupción, los cacicazgos y los abusos. Hay un patrón de violencia, impunidad y violaciones a los derechos humanos muy preocupantes. Como defensores de las garantías vivimos una ilusión frustrada de luchar porque la situación mejore, mientras las condiciones se van deteriorando sustancialmente.

Cita el caso de los mixtecos Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce, asesinados en 2009 luego de que presuntos elementos policiacos se los llevaron de un acto público.

La Procuraduría General de Justicia del estado negó en su momento los hechos y no emitió declaración por desaparición forzada. Ocho días después aparecieron asesinados.

_______________________________________________________________________________________________________
CHILE
En Chile renacen los sueños de Allende
Los estudiantes buscan terminar con la hererencia de Pinochet
Cientos de miles de jóvenes se manifiestan en las calles, algo que no se veía desde los años finales de la dictadura (1). Los estudiantes chilenos, en tres meses de masivas movilizaciones, cambiaron la cara del país y han puesto en una incómoda posición al gobierno derechista de Sebastián Piñera.La sociedad chilena despertó tras dos décadas en que estuvo semi adormecida, ya que de alguna manera se había conformado a la idea que no había otra alternativa que el neoliberalismo.”Está terminando una etapa de la historia del país. Se inició hace más de veinte años y ha abarcado cinco gobiernos. Comenzó llena de esperanzas cuando los chilenos pusieron fin en 1988 a una dictadura. Más allá de sus logros, la etapa postdictatorial acumuló desesperanza y frustración. Las promesas no realizadas han consolidado una sociedad profundamente injusta”, sintetiza un texto escrito por tres dirigentes de una nueva fuerza de izquierda (2).¿Dónde quedó el ejemplar “modelo chileno”, “el jaguar de América Latina”? Si hace cuarenta años, cuando el país era más pobre, la educación era gratuita, ¿qué ha pasado con el desarrollo y los altos índices de crecimiento?, ¿dónde está el dinero del progreso?, se preguntan los estudiantes.El 28 de abril, presagiando el gran movimiento que se desataría en junio, se realizó la primera movilización nacional de universitarios, de planteles públicos y privados, contra el alto nivel de endeudamiento que deben asumir para acceder a la educación superior (3).En mayo comenzaron a percibirse vientos de cambio cuando treinta mil personas manifestaron en Santiago, y varios miles en diversas ciudades, contra el proyecto HidroAysén, que busca instalar cinco mega represas en la Patagonia. Los opositores reaccionaron con rapidez en defensa del medio ambiente y en rechazo al gigantesco negocio de la multinacional Endesa-Enel, asociada al grupo chileno Colbún. Ese proyecto, respaldado por el gobierno y dirigentes de los partidos de derecha y de la Concertación (4), fue aprobado al margen de la opinión ciudadana, generando amplio rechazo en todo el país.Poco antes se habían dado importantes movimientos regionales, como en Magallanes contra el alza del gas y en Calama por obtener beneficios de la producción de cobre en la zona, así como recuperación de tierras y huelgas de hambre de los mapuches. Luego se sumaron otras reivindicaciones, los damnificados del terremoto de febrero de 2010, que pasan su segundo invierno en viviendas de emergencia, los sindicatos del cobre que paralizaron las minas, las marchas por el derecho a la diversidad sexual, pero sin duda fueron los estudiantes secundarios y universitarios con masivas huelgas, manifestaciones y tomas de escuelas, exigiendo educación gratuita y de calidad, los que trasformaron la situación dando otra dimensión a las movilizaciones y arrinconando al gobierno de derecha.Cuestionan el sistemaEl movimiento estudiantil se lanzó contra las bases mismas del sistema neoliberal, reivindicando el rol del Estado y pidiendo que la educación no sea considerada una mercancía. Exigen terminar con el sistema educacional, basado en el lucro, que dejó la dictadura militar. La consigna más coreada ha sido: ¡Y va a caer, y va a caer, la educación de Pinochet!Para lograr los cambios de fondo han planteado la realización de una Asamblea Constituyente que elabore una nueva Constitución. Los estudiantes también proponen que la financiación para la educación gratuita se haga a través de la renacionalización el cobre y una reforma tributaria (5). La solución del conflicto la buscan exigiendo más democracia, con la realización de un plebiscito para que la ciudadanía decida qué tipo de educación quiere el país.Los estudiantes denunciaron a la prensa oficial que criminaliza las manifestaciones y realizaron duras críticas tanto al gobierno de Piñera como a la Concertación. Se tomaron el canal de TV Chilevisión, y también ocuparon las sedes de la ultraderechista UDI y del Partido Socialista.Paralelamente renace con fuerza la figura de Salvador Allende, jóvenes disfrazados como el presidente socialista eran aplaudidos con entusiasmo en las manifestaciones, en las que aparecieron letreros como ”Los sueños de Allende son posibles”. Los discursos del presidente mártir, pronunciados hace 40 años sobre la educación y la nacionalización del cobre, batieron récords de visitas en internet (6).El movimiento estudiantil se ha caracterizado por su claridad política y también por su masividad y persistencia. Ha sido unitario, con la participación de secundarios y universitarios, además de profesores, asociaciones de padres, Ongs y sindicatos. (7)Al igual que en otras rebeliones en el mundo se han usado a fondo las nuevas tecnologías, pero quizás lo principal es que ha sido un movimiento democrático y participativo. Los estudiantes han buscado mantener una buena relación entre los liderazgos de los dirigentes y la participación de las bases, realizando asambleas donde todos opinan y deciden.En la forma de las protestas han mostrado gran creatividad, cada día aparecían en las calles con una novedad: disfraces, bailes, imitaciones de suicidios colectivos, besos masivos, cuerpos desnudos pintados, carreras de días alrededor de La Moneda, imitación de predicadores, inmovilizarse en las calles, lienzos ingeniosos… Buscan así no sólo llamar la atención, sino también integrar a otros sectores y demarcarse de los hechos de violencia callejera. Incluso han reparado los daños causados al margen de las protestas, pintando fachadas de casas o juntando dinero para el propietario de un automóvil que resultó quemado.La educación chilenaSi las movilizaciones han sido tan fuertes se debe también a lo injusto del modelo educacional chileno, implantado por la dictadura y desarrollado por los gobiernos civiles que la sucedieron.En la enseñanza primaria y secundaria, en las últimas tres décadas hubo un boom de escuelas privadas o subvencionadas, que hoy día acogen al 60% de los alumnos. No existe una sola universidad pública gratuita ya que todas -tanto las públicas como las privadas- cobran altos aranceles, caso único en América Latina.Menos del 25% del sistema educativo es financiado por el Estado y más del 75% restante depende de los aportes de los estudiantes. El Estado sólo consagra un 4,4 del PIB a la educación, bastante menos que el 7% recomendado por la UNESCO. Hoy existen 60 universidades en Chile, la mayoría privadas. Los estudiantes deben pagar entre 170.000 y 4000.000 pesos chilenos (250 y 600 euros) mensuales, en un país en que el salario mínimo es de 182.000 (menos de 300 euros) y el sueldo promedio 512.000 pesos (menos de 800 euros).Esta situación hace que el 70% de los estudiantes chilenos utilice un crédito universitario. El 65% de los quintiles más pobres no termina su carrera universitaria por problemas económicos (8).Según el sociólogo Mario Garcés se trata de un sistema perverso, que deja a miles de jóvenes chilenos de clase media y baja endeudados no bien terminan de estudiar, ya que los créditos universitarios se empiezan a pagar desde el primer empleo. Agrega que la educación dejó de ser un mecanismo de movilidad social en Chile y pasó a ser lo contrario: un sistema de reproducción de la desigualdad (9).

¿Por qué ahora?

Es cierto que hubo movilizaciones estudiantiles durante los distintos gobiernos de la Concertación, incluyendo la de 2006, bajo la presidencia de Michelle Bachelet, conocida como ”La revolución de los pingüinos” (por el color oscuro del uniforme y el blanco de la camisa de los secundarios de colegios públicos).

Sin embargo nunca, en los últimos veinte años, las protestas fueron tan importantes como éstas. Durante dos décadas la Concertación administró el sistema intentando mantener el complejo equilibrio entre políticas de mercado y regulación estatal. Realizó algunas reformas, logrando disminuir los índices de pobreza y extrema pobreza, pero aumentando las desigualdades, dejando a Chile como uno de los 15 países más desiguales del planeta (10). Al comienzo la Concertación contaba con la positiva imagen de haber contribuido al término de la dictadura, pero el malestar y las críticas de la población se fueron acumulando y el endeudamiento de los estudiantes también. La injusticia del sistema se hizo flagrante con la llegada de un gobierno abiertamente de derecha, que maneja el país como una empresa.

Sebastián Piñera y los nuevos dirigentes llegaron con una concepción aún más clara de dejar la educación en manos del mercado, lo que colmó la paciencia, además los jóvenes -que no vivieron en dictadura- están menos influenciados por el anti-estatismo.

Los conflictos de interés también contribuyeron a la rebelión estudiantil ya que el propio Ministro de Educación, Joaquín Lavín era fundador y accionista de la Universidad del Desarrollo (11).

El descrédito de la clase política alcanza un elevado nivel. Todas las encuestas de opinión muestran una baja persistente en el apoyo a los partidos de derecha en el gobierno y también baja el apoyo a la hoy opositora Concertación.

Los jóvenes confían sólo en sus propias fuerzas y en la de los movimientos sociales, pero no en los partidos ni en las instituciones, rechazando la mediación de políticos e incluso de la Iglesia.

El gobierno, para enfrentar las movilizaciones, ha utilizado el diálogo y la represión, cargándose cada vez más hacia la criminalización del movimiento. La prensa oficial -es decir casi toda- ha sobredimensionado las acciones violentas, que se han producido al final de muchas manifestaciones, impulsadas por grupos marginales, algunos delincuentes e infiltrados, incluso policías, que han sido denunciados con videos y fotografías (12).

El 4 de agosto pasado ha quedado como “el jueves negro” para el gobierno. El presidente Sebastián Piñera dijo “todo tiene un límite” y el Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, negó el derecho a los estudiantes a manifestarse por la Alameda, como ya se había hecho habitual. La represión fue sistemática durante todo el día, siendo detenidos, según las propias cifras oficiales, 874 estudiantes. La respuesta de la ciudadanía no se hizo esperar y esa misma noche renacieron las manifestaciones callejeras, los “cacerolazos”, en todos los barrios y ciudades de Chile. El gobierno, con su intransigencia, transformó la marcha en una Protesta Nacional, como en tiempos de la dictadura. Ese mismo 4 de agosto la influyente encuesta CEP le otorgó a Sebastián Piñera sólo un 26% de apoyo, la apreciación más baja para un presidente desde el regreso de la democracia (13).

Los estudiantes persisten en sus movilizaciones, rechazan las propuestas del gobierno de rebajar el interés del crédito y exigen un cambio radical del sistema. Se unen a los demás movimientos sociales, participan en el Paro Nacional del 24 y 25 de agosto y siguen pidiendo un plebiscito para que sean los chilenos los que decidan democráticamente. Sea cual sea la continuidad de las movilizaciones, ya nació una nueva forma de hacer política, desde los movimientos sociales. Los jóvenes chilenos están abriendo las grandes alamedas que mencionó Allende (14).

NOTAS:

1) La mayor manifestación desde 1990 fue la del Primer Foro Social chileno en 2004, contra la visita de Georges W. Bush, que reunió 70 mil 000 personas. El actual movimiento, desde junio ya ha realizado cinco marchas con más de doscientas mil personas.

2) El pueblo contra las dos derechas de Jorge Arrate, Sergio Aguiló y Pedro Felipe Ramírez, miembros del Movimiento Amplio de Izquierda (MAÍZ). Publicado en la edición chilena de Le Monde Diplomatique, agosto 2011 y en http://www.movimientoampliodeizquierda.cl

3) Camila Vallejo, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y dirigenta de la Confederación de Estudiantes (CONFECH) http://www.camilapresidenta.blogspot.com

4) La Concertación por la Democracia es una alianza de centro izquierda, hoy compuesta por cuatro partidos (PS, PPD, PDC y PRSD) que gobernó los últimos veinte años.

5) La empresa estatal CODELCO nunca fue privatizada, pero la dictadura abrió la nuevas concesiones mineras a las empresas multinacionales y la Concertación siguió ese mismo camino. Hoy el 70% del cobre chileno es explotado por empresas extranjeras. http://www.defensadelcobre.cl

6) Allende y la educación: http://www.lemondediplomatique.cl/Discurso-pronunciado-por-Salvador.html – Allende y la nacionalización del cobre: http://www.lemondediplomatique.cl/Hace-40-anos-el-11-de-julio-de.html

7) En cada barrio los vecinos juntan ayuda para los liceos tomados. Según los sondeos, el apoyo ciudadano a las movilizaciones estudiantiles se sitúa entre el 75% y el 80%. http://www.accionag.cl

8) Estudio sobre las causas de la deserción universitaria. Centro de Microdatos, Departamento de Economía, Universidad de Chile. http://www.microdatos.cl

9) Mario Garcés Durán, director de la Organización No Gubernamental chilena ECO Educación y Comunicaciones, en declaraciones a BBC Mundo.

10) PNUD: Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe, 2010. hdr.undp.org/es/informes/regional/destacado/RHDR-2010-RBLAC.pdf

11) El Ministro Joaquín Lavín tuvo que ser sacado del Ministerio de Educación, en pleno conflicto, el 18 de julio, aunque Piñera lo mantuvo en el gabinete como Ministro de Planificación. Ver también Franck Gaudichaud, “Botellas nuevas, vino viejo”, edición chilena Le Monde diplomatique, mayo 2011

12) http://www.chilevision.cl/home/content/view/370956/81

13) http://www.cepchile.cl

14) En su último discurso, el 11 de septiembre de 1973, desde La Moneda, Salvador Allende señaló “mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”

____________________________

Recuadro 1

Los tres entierros de Allende

El 4 de septiembre de 2011, exactamente 41 años después de haber sido elegido Presidente de Chile, Salvador Allende será enterrado por tercera vez. La justicia chilena decidió investigar las causas de la muerte de 726 chilenos, entre ellos Salvador Allende, tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, cuyos casos no habían sido tratados por la justicia. Tras los exámenes el juez Mario Carroza confirmó la tesis del suicidio de Allende. Este tercer funeral se realiza en momentos en que los sueños de Allende son reivindicados en las calles por los jóvenes chilenos.

Allende fue enterrado, por primera vez, la noche del 12 de septiembre de 1973 en una tumba anónima del cementerio Santa Inés de Viña del Mar, por un grupo de militares, sin ceremonia, en presencia de su viuda, Hortensia Bussi, que no pudo ver el cuerpo pues la urna estaba sellada.

Tras el término de la dictadura, los restos de Allende fueron enterrados una segunda vez, en un funeral público y oficial, en el Cementerio General de Santiago, el 4 de septiembre de 1990.

_____________

Recuadro 2

La herencia de Pinochet hoy:

LA CONSTITUCIÓN:

En Chile rige la Constitución de 1980, aprobada mediante fraude en dictadura. Es una constitución antidemocrática, que ya ha tenido tres modificaciones negociadas entre la derecha y la Concertación, pero que continúa perpetuando un sistema electoral que impide la expresión de las minorías y no permite la realización de plebiscitos para que la ciudadanía pueda expresarse.

LA EDUCACIÓN:

En 1981 Pinochet reformó el sistema universitario, eliminando la educación universitaria gratuita.

En 1990, el 10 de marzo, el día antes de entregar el gobierno, Pinochet promulgó la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), que redujo el rol del Estado en la educación al de un mero regulador y delegó la enseñanza en el sector privado.

OTROS:

En 1980 la dictadura privatizó el sistema de jubilaciones, con el decreto ley 3.500, planeado por José Piñera, hermano del actual presidente Sebastián Piñera.

En 1981 se creearon las ISAPRES inciando el sistema privado de salud.

Los sistemas de jubilación y salud privados se han mantenido, acrecentando las desigualdades.

En cuanto a la prensa, incluso los diarios que existen hoy en Chile -todos de derecha- son los mismos que autorizó expresamente la Junta Militar en el bando 15, el 11 de septiembre de 1973: El Mercurio y La Tercera.

(*) Víctor de la Fuente es el director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique. http://www.lemondediplomatique.c

________________________________________________________

MEXICO.

El futuro de Guerrero: encadenado y en huelga de hambre

FUENTE. CDHM TLACHINOLLAN.

Pueblos_Indgenas08

El escenario que vivimos en Guerrero es atroz: la violencia y la pobreza extremas nos están devastando, no por un destino divino, sino por un sistema económico voraz que ha permitido la concentración de la riqueza global en pocas manos, a cambio de la exclusión de millones de familias que no cuentan con techo, empleo, educación, salud y alimentos básicos.

La indignación y las manifestaciones de protesta que se están dando en varios países del primer mundo, tienen como denominador común la marginación y la exclusión social. Son los jóvenes quienes protagonizan estas luchas, los que increpan al poder y trastocan la supuesta legalidad de un sistema que atenta contra sus derechos fundamentales. Vislumbramos los estragos de las políticas de ajuste estructural y de la economía de mercado que hinchó de dinero a los grandes banqueros. Este sistema, además de despojar el patrimonio de los pueblos, desmanteló las estructuras estales orientadas a brindar protección social. Adelgazó y debilitó al mismo Estado e impuso la dictadura del capital, que mata de hambre a las mayorías empobrecidas.

La precarización de la vida se ha generalizado en todo el orbe, a causa de la privatización de los derechos fundamentales. Esta situación ha cancelado el futuro de las nuevas generaciones; ya no es posible imaginar un horizonte donde el bienestar sea parte de los sueños forjados con el trabajo y la educación. El descontento popular se manifiesta de diferentes maneras. tomando las calles, enfrentando a los policías, realizando asambleas populares en las plazas públicas, protestando en los congresos y exigiendo la salida de las autoridades. En todos los manifestantes jóvenes existe coraje y rabia contra los que gobiernan. Ya no hay confianza en los políticos, porque no representan los intereses de los excluidos. Los que ostentan el poder son simples administradores que sólo cumplen las órdenes de la banca multilateral y de los grandes corporativos trasnacionalizados. La democracia representativa no garantiza ninguna mejoría a una juventud que ya no está dispuesta a ser clientela sumisa de los grupos políticos que se han amafiado para secuestrar el poder público.

Las nuevas generaciones ya no necesitan tutela de nadie. Están convencidos de que las leyes impuestas por las elites políticas fueron aprobadas a espaldas de la sociedad, para arrebatarles derechos, y de esta forma legalizar la exclusión social. Los jóvenes han sido capaces de identificarse en la indignación, en el coraje y en las ganas de manifestar públicamente su inconformidad y su rabia. Están hartos de las poses autoritarias de los gobernantes, de sus actitudes vánales y racionamientos torpes. Ya ningún político tiene autoridad para persuadirlos de que el sistema capitalista es el mejor de los mundos posibles. Han mandado al carajo la cultura de la hipocresía burguesa, el lenguaje falaz y traicionero de los políticos electoreros. Lo inédito de su movimiento es que existe un profundo sentimiento anticapitalista. Ya no creen en los dogmas del neoliberalismo y mucho menos le dan crédito a planes de desarrollo ni a las políticas privatizadoras de quienes ostentan el poder. Ninguno está dispuesto a ser humillado ni desplazado, a padecer políticas deshumanizantes que reducen a la persona a su mínima expresión, como un simple objeto de conmiseración y asistencia social. No necesitan de líderes ni de representantes populares, no esperan que alguien los organice, ni mucho menos pasa por su mente la idea de que tienen que agachar la cabeza ante los verdugos que los oprime. Emergen como nuevos sujetos capaces de organizarse de manera autónoma, de reactivar nuevas redes de solidaridad y de reencontrarse en el ciberespacio y en las plazas públicas. De usar un lenguaje propio, con un espíritu combativo que los define como una generación de jóvenes que construyen una nueva ciudadanía cosmopolita, que lucha por su emancipación contra los gobiernos neoliberales anclados en el concenso de Washington.

En Guerrero, en la misma semana del Día Internacional de la Juventud, varios jóvenes que fueron rechazados por la Universidad Autónoma de Guerrero, con gran dignidad ejercieron su derecho a la protesta, encadenándose y crucificándose. El nuevo gobierno por más que se esfuerza para crear una imagen bonachona, sigue cumpliendo al pie de la letra los dictados de las políticas privatizadoras que ha impuesto el gobierno federal en los ámbitos educativos, de salud, empleo y vivienda. La orden de los políticos empresarios es crucificar a los jóvenes para salvar la ganancia exorbitante de las elites. Ningún político puede poner en riesgo la economía de mercado, por lo mismo, tienen que racionalizar el número de matrículas para estudiantes de nivel superior, con el fin perverso de que no ejerzan presión en el mercado laboral. La instrucción tajante es reducir el número de los aspirantes, y el mecanismo más eficaz, es la aplicación de exámenes de admisión. Esta prueba es el primer filtro de la exclusión social. Lo que está de fondo es la visión privatizadora de la educación. El gobierno impone normas excluyentes para no verse obligado a garantizar el acceso a la educación superior a toda la población que lo requiera. Deja de ser una obligación constitucional y más bien se atiene a los criterios del mercado elitista. Con esta prueba se busca legitimar la desigualdad social y remarcar que sólo ciertos sectores tienen derecho a ingresar. Subrepticiamente lo que están defendiendo es que el grueso de la población, que presenta el examen y no logra aprobarlo, es tonta. Vemos como las mismas universidades públicas forman parte del entramado político para reproducir una sociedad elitista, asumiendo el encargo de rechazar a los jóvenes para desactivar cualquier presión social y laboral en el mercado capitalista. Con la aplicación de estos exámenes introyectan en los jóvenes la idea de que no son aptos para estar dentro de una institución educativa de nivel superior, se autoexcluyen y de algún modo aceptan la estigmatización de ser parte de la población predestinada a vivir en la marginalidad social.

¿De qué sirve tener un gobierno que se dice de izquierda moderna, si aplica sumisamente las políticas privatizadoras de los gobiernos de derecha? ¿Cuáles son los beneficios que han encontrado los jóvenes con este gobierno perredista? ¿Dónde quedó el proyecto de la universidad-pueblo que tanta represión y persecución costó, a maestros y estudiantes que pensaron en un mejor futuro para las generaciones del siglo XXI? ¿De qué valió la lucha por la autonomía de esta Universidad, que costó sangre, para que ahora escuchemos de sus autoridades argumentos burdos que rayan en argumentos venales? ¿Sabrá el rector que el prestigio que alcanzó esta Universidad se debió al sacrificio de muchos jóvenes que no sólo protestaron con huelgas de hambre, sino que entregaron su vida por la universidad?

Es desconcertante escuchar argumentos simplistas de funcionarios perredistas para resolver la demanda educativa de los estudiantes rechazados. A los que sueñan con estudiar Medicina, Enfermería, Odontología, Química o para ser maestros, la solución es mandarlos a otras regiones para incorporarlos a los tecnológicos. La intención de fondo es desactivar la protesta, dividirlos, ofrecer la incorporación de algunos alumnos para desarticular su movimiento. Lo importante es invisibilizar este problema y desentenderse de los más de tres mil jóvenes que existen en el estado que aspiran a estudiar en una institución pública de nivel superior.

En esta lucha, las que ganan son las universidades privadas, porque saben que varias familias estarán dispuestas a hacer lo imposible con tal de apoyar a sus hijos para que tengan una formación profesional; la alternativa es la educación privada. Si logran el objetivo de concluir sus estudios podrán cruzar la frontera de los excluidos y formarán parte de otro eslabón más que les dará la oportunidad de estar más cerca de las elites, para luchar por un empleo mejor remunerado.

Lo que las autoridades educativas defienden como los estándares de calidad, no es más que una apología de la privatización educativa. Son las cadenas que los funcionarios públicos a imagen de los verdugos les imponen a los jóvenes; son los nuevos soldados romanos que crucifican a la gente que lucha por una demanda justa; son los que cierran las puertas de las universidades públicas y obligan a que el futuro de Guerrero ponga en riesgo su propia vida, como sucede con los jóvenes rechazados que se han instalado en el kiosco de Acapulco en huelga de hambre.

Por defender los dogmas del neoliberalismo, al nuevo gobierno de Aguirre Rivero poco le interesa que en La Montaña no haya médicos, medicinas, enfermeras ni alimentos. No interesa tanto que las víctimas de la guerra contra el narcotráfico sean en su mayoría jóvenes. No relacionan, mucho menos aceptan que esta forma de exclusión social de los jóvenes, está relacionada con la pobreza extrema, con la expansión del crimen organizado, la migración, el desempleo, las muertes violentas y los suicidios. Ya no es noticia saber que 43 jóvenes menores de 30 años hayan sido ejecutados en 2011 en la región de la Tierra Caliente y que varios de ellos estaban estudiando la preparatoria.

Los guerrerenses no podemos permitir que este gobierno, que se ufana por ser de izquierda, siga reproduciendo políticas educativas excluyentes y que asuma posturas que causan vergüenza, porque en lugar de asumir la causa de los hombres y mujeres que dignifican nuestro estado, con gran cobardía permite que estos jóvenes sigan postrados en el kiosco. Ellos son un ejemplo que inspira esperanza, porque su lucha generosa está desenmascarando la mezquindad de los políticos y porque su sacrificio despertará la conciencia de más jóvenes que sabrán abanderar en su momento movimientos que acaben con la exclusión y la desigualdad social.

Artículo de opinión del Centro de Derechos Humanos de la Montaña publicado en el periódico El Sur.

********************************************************************************

CHILE

Enviara al Parlamento una inciativa de Ley para endurecer penas.

Prohibirá el gobierno chileno presencia de encapuchados durante mítines de protesta.
Santiago, 13 de agosto. El ministro del Interior de Chile, Rodrigo Hinzpeter, anunció este sábado que el gobierno derechista del presidente Sebastián Piñera prohibirá la presencia de personas que se cubran el rostro en las manifestaciones de protesta y aumentará las penas por desórdenes públicos, para evitar desmanes como los que se produjeron durante la última marcha de los estudiantes.

A las marchas se concurre con las manos limpias y con el rostro descubierto. Vamos a poner término a los encapuchados. Se acabó el tiempo de gente que oculta su rostro para que no sea presa de la justicia, dijo Hinzpeter, quien anunció un proyecto de ley que modificará el decreto 1086, que regula las movilizaciones, y prohibirá la concurrencia a marchas de personas encapuchadas, con pañuelos o cualquier otro elemento que cubra el rostro.

Asimismo, el funcionario aseguró que mediante otro proyecto de ley, se aumentarán las penas por desórdenes en la vía pública, al incrementar la condena de 341 días a tres años.

La manifestación más reciente convocada por estudiantes el pasado martes en Santiago acabó con disturbios que se saldaron con 396 detenidos y 78 lesionados, la quema de un auto y la destrucción de mobiliario urbano.

En tanto, dirigentes estudiantiles de todo el país, reunidos en la Universidad de Concepción, en la capital de la región de Bío-Bío, analizan qué medidas adoptarán para que el gobierno de Piñera dé respuestas a sus demandas.

El presidente de la Federación de Estudiantes de esa institución pública, Guillermo Petersen, recalcó que es necesario continuar interpelando al Ejecutivo y subrayó que los jóvenes desconfían de la clase política del país, por lo que ven con recelo algún diálogo con el Parlamento Nacional.

Los jóvenes no descartan el plebiscito como salida al conflicto estudiantil, que data de más de dos décadas y que se ha acentuado en los últimos meses.

Los estudiantes chilenos demandan que el Estado garantice una educación pública de calidad, el establecimiento del transporte público gratuito para los escolares de secundaria, la reparación de las infraestructuras dañadas por el terremoto de 2010 y el fortalecimiento de la educación técnica, entre otras demandas.

Fuente la Jornada

________________________________________

CHILE.-

SÍNTESIS DEL CONFECH_ANTOFAGASTA 6 DE AGOSTO.

Análisis político:

  • Se consolida que la bandera de lucha de nuestro movimiento es la educación gratuita.
  • Ha perdido fuerza el discurso sobre la recuperación de los recursos naturales, se advierte reponer el discurso, para instalarlo como una demanda del pueblo en su conjunto.
  • El Confech determina que el movimiento estudiantil no trabajara con los partidos políticos, sea cual sea este, específicamente ni con la Concertación, ni con la Coalición por el Cambio.
  • Debe quedar claro que lo que se está construyendo son las bases de un movimiento social, lo que no da paso a los partidos políticos, se entiende este proceso necesario para la construcción de una verdadera democracia.
  • Se desecha la posibilidad de un plebiscito, ya que en Chile no tiene carácter vinculante, sino, consultivo.
  • La Concertación quiere instrumentalizar el movimiento estudiantil, aun no existe acuerdo entre ellos, ni una mirada única sobre el proyecto educacional para el país, por lo tanto se entiende que solo quiere posicionarse a través de él.
  • La acción del gobierno al reprimir a los estudiantes que intentaron salir a las calles a marchar el jueves 4 de agosto, solo nos fortaleció como estudiantes y la ciudadanía se siente aun más cerca de nuestras demandas, condenando y castigando al gobierno.
  • Un sector del Confech interpreta que la asamblea constituyente no es el paso que necesitamos para una nueva constitución, sin embargo, no propone alternativa.
  • Se puntualiza que la CONES (coordinadora nacional de estudiantes secundarios) no es lo suficientemente representativa de los secundarios.
  • Al movimiento estudiantil no le sirve la política de los acuerdos y los consensos, fue lo que sucedió el 2006 con la revolución pingüina.
  • Se hace hincapié en el 26% de apoyo que tiene el gobierno, se ve como una oportunidad.
  • La estrategia debe ser desvalidar a los partidos políticos, seguir desgastándolos.
  • No llevar esta discusión al parlamento, pues no tenemos capacidad de incidencia en él.
  • Hay que entender que el movimiento estudiantil no es la vanguardia (*), sino un actor más.
  • El deber es seguir posicionando la Educación Gratuita como eje político.
  • No queremos negociar con la concertación, ya que sería un error revivir estructuras que ya están muerta.
  • Debemos tener la certeza de que hoy no estamos haciendo el socialismo, solo estamos en un proceso de acumulación de fuerza.
  • Debemos convocar a todas las organizaciones de trabajadores, sin poner condiciones, ellos son quienes se auto determinan.
  •  También hay que respetar sus demandas, ellos (los trabajadores) no tienen porque movilizarse por la educación, su capacidad movilizadora será efectiva solo si logran un pliego de demandas que les permita movilizar a su gente, sin embargo, debe quedar claro que estas no son demandas excluyentes, ya que la educación es una demanda transversal del pueblo en su conjunto.
  • Plebiscito, esencialmente son tres aspectos los que juegan en contra:

1.       Que una vez aceptada esta demanda, el gobierno nos pediría bajar las movilizaciones,  ya que el plebiscito no nos garantizaría una educación gratuita.

2.       La incapacidad de que sea vinculante (resolutivo) y no consultivo.

3.       El plebiscito es un medio y no un fin, no podemos movilizarnos por un plebiscito, sino por educación gratuita.

  • Existe una grave confusión entre nosotros, entre los medios y los fines, nosotros nos movilizamos en un comienzo por tres ejes; financiamiento, triestamentalidad y acceso, sin embargo, hoy esto se olvido.
  • Se emplaza a que se determinen los reales fines del Confech, las criticas sin propuestas, no ayudan en nada, se indica ponerle 5 minutos a las intervenciones, la mesa moderadora aclara que sólo son dos minutos por cada intervención.
  • Debemos sincerarnos ante nuestros compañeros y contarles que esto puede durar un año.
  • El gobierno trabaja de espaldas a la ciudadanía.
  • Nosotros no elegimos las condiciones de lucha, sino que las asumimos, interpelamos a todos los compañeros de izquierda a estar a la altura, luchando por agudizar las contradicciones de las estructuras políticas tradicionales chilenas.

Proyecciones:

  • Se propone crear una consulta ciudadana, en oposición del plebiscito, organizado por todas las universidades del país.
  • Se le sugiere a la mesa ejecutiva generar una acción drástica para este martes 09 cuando el gobierno de la respuesta a nuestras demandas.
  • Es imperioso transversalizar la demanda  de los estudiantes en las capas medias y bajas sociales, para así construir realmente una conciencia social.
  • Avanzar en asambleas populares.
  • Se pone como fecha tope el Confech del 13 de agosto en Concepción para las incorporaciones sobre el documento del pacto social.
  • Se propone una comisión para crear la consulta ciudadana.
  • Patricio Contreras Universidad de Los Lagos, Puerto Montt, nos comenta que está dispuesto a perder la vida por el movimiento estudiantil (obviamente lo dice en un contexto de broma).
  • Se tiene que entregar una carta por mano a Jaime Gajardo, solicitándole respetuosamente que limite sus comentarios, ya que estos generan mucho ruido, la idea es que sean los estudiantes quienes defiendan (la mesa ejecutiva en su conjunto) las ideas del movimiento.
  • También se debe reponer el aumento de los basales, ya que ha perdido fuerza ese discurso entre todos los aspectos del pacto sociales.
  • Se debe interpelar al ejecutivo y a Hinzpeter por su responsabilidad política en los hechos del pasado 4 de agosto.
  • El LAC (las armas de la crítica) proponen que todos nuestros males se suscriben a la constitución de facta de Pinochet, por lo tanto, se debe fundar un poder constituyente para una constitución libre y soberana.
  • Se solicita solidaridad para con Camila Vallejos, después de los dichos “Se mata la perra, se acaba la leva” que dijo la secretaria ejecutiva del Consejo del Libro para terminar con el liderazgo de Camila Vallejo y acabar con el movimiento estudiantil.
  • Un colectivo de género propone la iniciativa de que se cree una ley de un pre y post natal para estudiantes de todas las universidades y salas cunas.
  • Se hace el llamado para que este martes salgan las familias y sus hijos a marchar.
  • Desde el Confech se hace un llamado a todos los abogados internacionalistas del País, para que se busque la responsabilidad de los incumplimientos del estado de Chile en materia internacional frente al derecho a la educación.
  • Hacen un llamado a que trabajemos como compañeros, si los dirigentes se logran poner de acuerdo, las bases los escucharan.
  • Debemos reponer las demandas de interculturalidad del pueblo Mapuche, puestas por la FEMAE en los Confech anteriores, también poner ojo con la violencia que se ha desatado en territorio y comunidades de los peñis.
  • No nos debemos olvidar que nuestros compañeros aun están en huelga de hambre, no podemos tomarnos todo el tiempo del mundo.
  • Hay que tomar una decisión, tenemos tres caminos:

1.       La salida que nos ofrece la concertación de ser partes de las comisiones que se harán en el congreso para los proyectos de ley de la reforma.

2.       Seguir agudizando el conflicto contra el ejecutivo.

3.       (En tono irónico) Podemos iniciar la revolución por las armas.

Propuestas:

Declaración pública sobre incumplimientos a los tratados internacionales.

Gran consulta ciudadana.

Conferencia de prensa el lunes 8 de agosto en Santiago.

Pedir la renuncia de Hinzpeter

Si la respuesta del Gobierno es negativa, el jueves debe haber protesta en las calles.

El martes 9 en la noche se le pide proponer a través de los medios un caceroleo para esperar la respuesta del gobierno.

Participar en la discusión pre legislativa.

Propuesta de mediación a la Comisión internacional de DDHH, tras la declaración que firmo el 6 de agosto en Washington.

Se fijan los dos próximos Confech:

Próximo sábado 13 de agosto en UDEC (Concepción)

Próximo Sábado 20 de agosto en UDA (Atacama – Copiapó)

Finaliza la Sesión.

—————————————————————-

Un momento estratégico para Sudamérica
Raúl Zibechi

En medio de la creciente turbulencia global la región sudamericana se convierte en espacio en disputa entre imperios decadentes y potencias emergentes. Las cuantiosas y crecientes reservas hidrocarburíferas y de minerales, el mayor potencial hidroeléctrico del planeta, y las reservas de agua y biodiversidad, están en el centro de esa disputa. Tres hechos recientes lo confirman.

A mediados de julio la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) informó que Venezuela sobrepasó a Arabia Saudí como poseedora de las mayores reservas del planeta. En 2010 alcanzó 296 mil 500 millones de barriles, con un crecimiento de 40 por ciento respecto de 2009, frente a 264 mil 500 millones de barriles de los saudíes, cuyas reservas permanecen estancadas. A bastante distancia les siguen Irán e Irak. Los 12 países de la OPEP detentan 81.3 por ciento de las reservas mundiales. El petróleo sudamericano se torna cada vez más relevante.

El 16 de julio la presidenta Dilma Rousseff inauguró el Programa de Desarrollo de Submarinos (Prosub), afirmando que se trata de “un momento estratégico para Brasil”, porque se incorpora al “pequeño grupo de países que domina la construcción de submarinos, y en especial los de propulsión nuclear”. El acto se realizó con la presencia de miembros del gabinete, comandantes de las fuerzas armadas, el ministro de Defensa de Francia y empresarios de la industria militar de ambos países.

La construcción de cuatro submarinos convencionales y uno nuclear, con tecnología brasileña y francesa, como consecuencia del acuerdo de cooperación militar firmado durante el gobierno de Lula, representa apenas el primer paso en una secuencia que prevé la botadura de seis submarinos nucleares y 19 convencionales hasta 2048. La transferencia de tecnología y la construcción de un astillero y una base naval en la costa de Río de Janeiro le permitirán a Brasil construir dos submarinos de forma simultánea, que se comenzarán a entregar a razón de uno cada año y medio a partir de 2017.

Sólo Estados Unidos, Rusia, Francia, Inglaterra y China son capaces de fabricar submarinos nucleares. Rousseff fue muy clara: “Este país posee un valor muy grande con el descubrimiento de la capa pre-sal (de petróleo) en su plataforma continental”. La Estrategia Nacional de Defensa aprobada en 2008 eligió la defensa submarina. Para 2020 Brasil habrá duplicado su producción actual de petróleo, llegando a 5.7 millones de barriles diarios, y se ubicará como cuarto productor mundial y tercer exportador, por detrás de Arabia Saudí y Rusia.

Brasil ya domina todo el ciclo nuclear y ese es el dato decisivo que modifica la relación de fuerzas en la región. “Podemos estar orgullosos porque en los últimos años Brasil reafirmó su capacidad de volver a producir y dominar tecnologías que durante algunos años dejamos de lado”, dijo Rousseff, en referencia al periodo neoliberal privatizador, cuando se paralizó el programa nuclear.

Un documento oficial reservado, que fue difundido por O Estado de Sao Paulo el 10 de julio, señala que los objetivos son defender el comercio marítimo, las reservas de metales pesados que están siendo mapeadas en la plataforma marítima, de alto valor para las industrias electrónica y aeronáutica, y por supuesto el petróleo en aguas profundas, donde se hacen nuevos descubrimientos todos los años.

El diario informa además que a 600 kilómetros de la base donde se construyen los submarinos, en el Centro Aramar, la marina terminó la construcción de la central de gas de uranio. Con ella Brasil pasa a realizar todo el ciclo del combustible nuclear en su propio territorio, ya que una parte del proceso de enriquecimiento se realizaba en Canadá. En septiembre la central comienza a recibir “elementos sensibles”, como nitrato de uranio y ácido fluorhídrico, y a partir de 2012 la central producirá 40 toneladas anuales de uranio enriquecido al 5 y al 20 por ciento en ultracentrifugadoras diseñadas por técnicos brasileños.

Por ahora Brasil cuenta con la autonomía tecnológica como para fabricar sus propios reactores para instalar en los submarinos nucleares. Cuenta además con la sexta reserva mundial de uranio, cuando aún falta explorar 70 por ciento de su territorio, y ante la certeza de que existen importantes yacimientos en la triple frontera con Venezuela y Colombia. Esa autonomía le puede permitir a Brasil construir armas nucleares. No es que ya las tenga, ni que las esté construyendo, sino que está en condiciones de hacerlo cuando lo considere necesario.

El tercer dato a tener en cuenta es la difusión del informe de UNCTAD sobre las inversiones en el mundo en 2010. Entre los datos de mayor interés surge que América del Sur fue la región del mundo que registró un mayor crecimiento de la inversión extranjera directa (IED), con un aumento de 56 por ciento respecto de 2009. La cifra total es de 86 mil millones de dólares, cerca de los 106 mil millones que ingresaron en China por ese concepto. Una parte importante de esos ingresos (unos 20 mil millones de dólares) fueron realizados por multinacionales asiáticas, sobre todo chinas e indias, que invierten en petróleo y gas.

Brasil captó en 2010 más de la mitad de las inversiones en Sudamérica, colocándose como el quinto destino de la IED en el mundo (antes ocupaba el lugar número 15), con 48 mil 400 millones de dólares. El banco central acaba de informar que en los seis primeros meses de 2011 las inversiones extranjeras directas en Brasil crecieron un estratosférico 170 por ciento (Folha de Sao Paulo, 27 de julio), y se calcula que a fin de año habrán superado los 60 mil millones de dólares.

Las tres situaciones mencionadas resaltan el papel estratégico que está jugando Sudamérica en el mundo, y de modo muy destacado el lugar que comienza a ocupar Brasil. Una vez más, conviene subrayar que son buenas noticias para la construcción de un mundo multipolar aunque la creciente presencia asiática refuerza el modelo vigente. Para los movimientos antisistémicos se abren tiempos turbulentos y plagados de peligros, como suele suceder ante cada recodo de la historia.

 Fuente: periodico la Jornada

____________________________________________________________________

MEXICO.

Cuidado con las instituciones… y sus funcionarios.

FUENTE-CDHM TLACHINOLLAN

Manifestacion_en_CFE_Acapulco_2010
El aparato burocrático del Estado no sólo es una carga onerosa para la sociedad, sino su principal enemigo a causa de su ineficiencia, despotismo y corrupción. En Guerrero aún no conocemos al funcionario público con vocación de servicio, con un apropiado perfil profesional, con capacidad para resolver problemas y para actuar con presteza y respeto y sensibilidad. La camada de funcionarios que hoy pululan en las dependencias públicas está hecha a imagen y semejanza de sus jefes. Todos se sienten omnipotentes y omniscientes, nadie de los ciudadanos de a pie les merece respeto ni atención. Los que ostentan grandes cargos saben que esto fue producto de una negociación política, o de una aportación económica que sufragaron para las campañas electorales. Estas historias truculentas tienen como consecuencia que cada funcionario imponga su estilo y sus caprichos en los espacios donde realizan su trabajo. Varias dependencias son percibidas como concesiones otorgadas al representante de una corriente política que utilizará el cargo para catapultar su próxima candidatura. Esta motivación política es incompatible con el servicio profesional que como funcionarios públicos deben brindar a la sociedad.
La improvisación y la visión cortoplacista que tienen los políticos han desquiciado a las instituciones gubernamentales porque las han transformado en cotos de poder que denigran el servicio público. Sólo los políticos tienen manga ancha para manejar a su antojo la institución que coordinan. En lugar de enfocarse a eficientar el servicio, se dedican a hacer grilla para promocionar su imagen. Lo patético es que para desempeñar algún cargo público no se requiere calidad profesional, mucho menos un compromiso ético con la sociedad. Lo único que se requiere es un buen padrino o compadre para asegurar el porvenir. Esta laxitud y falta de transparencia en los políticos contrasta con las exigencias que imponen a los ciudadanos y ciudadanas que aspiran a una plaza, como a los estudiantes y a los trabajadores que no tienen opciones para estudiar o trabajar. Estas aspiraciones han sido truncadas por los gobiernos neoliberales que imponen la ley del embudo a sus gobernados. Hay manga ancha para quienes manejan los recursos públicos y total permisibilidad para promover el enriquecimiento ilícito a través del presupuesto público.
Esta lucha por los cargos, que permite a los políticos hacer carreras meteóricas para salir de pobres, ha corroído a las instituciones y las ha desmantelado. No sólo hay un pésimo servicio de los funcionarios públicos sino que hay arcas públicas vacías y desfondadas.
La precariedad de las instituciones es atroz y la obra pública es de pésima calidad. La transversalidad de la corrupción es el eje que dinamiza a las instituciones del gobierno. Los funcionarios, en lugar de apoyar a la población han adquirido experiencia para quitarle recursos y derechos a los sectores sociales más vulnerables.
El caso de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) es emblemático, porque no sólo se ha dedicado a despojar de sus tierras a los campesinos e indígenas para construir hidroeléctricas, sino que por encima de este atraco, expolia a los pobres de La Montaña con las altas tarifas que ha impuesto por el servicio de luz eléctrica. Los funcionarios mestizos que han llegado a La Montaña no sólo son déspotas y abusivos, sino que son personajes sin escrúpulos que hacen grandes negocios con contratistas privados que realizan obras de electrificación entre las comunidades más apartadas del estado. Además de obtener sumas millonarias se obstinan en causar severos daños a la precaria economía de las familias indígenas. Con gran desfachatez y cinismo los funcionarios de la CFE arbitrariamente imponen sus tarifas desde el escritorio, se abrogan el derecho de imponer la tarifa bimestral desde sus computadoras. No verifican en campo el consumo de luz que realizan las familias de La Montaña. Por dos focos de 60 watts a la gente que habita en los municipios más pobres del estado se le obliga a pagar más de 150 pesos. En la mayoría de comunidades existen familias que les llega el recibo de luz por más de dos mil pesos. Muchos jefes de familia dejan con el estómago vacío a sus hijos con tal de no quedarse en la obscuridad.
A los jornaleros agrícolas que se van a trabajar a los estados del norte por seis meses, los recibos de luz les siguen llegando con un incremento en las tarifas porque supuestamente hay mayor consumo de energía eléctrica, cuando ellos no están. En la temporada de lluvias la gente se acostumbra a vivir sin energía eléctrica por varias semanas, porque nadie obliga a los funcionarios a reparar los daños y a mejorar el servicio. Es una forma cruenta de institucionalizar la discriminación contra la población indígena.
Esta situación ha obligado a los pueblos a organizarse, a movilizarse y a tomar la decisión de no permitir más maltratos y abusos. A pesar de todos estos esfuerzos que han realizado varias comunidades y organizaciones, la realidad es que la CFE tiene el suficiente poder para seguir atracando con total impunidad a los usuarios que se dejen.
¿Por qué con las subestaciones eléctricas que se han construido en Metlatónoc, Huamuxtitlán y Olinalá sigue sin mejorar el servicio de energía eléctrica en La Montaña? ¿Esta infraestructura está creada para mejorar la calidad de vida de los pueblos o es la infraestructura que requieren las empresas mineras? ¿Por qué las autoridades competentes no investigan a los funcionarios de la CFE que se han enriquecido con el dinero de la gente pobre? ¿Por qué no hay interés de las autoridades del estado para garantizar un servicio de energía eléctrica de calidad que cuente con una tarifa acorde a las condiciones de sobrevivencia que enfrentan los pueblos de La Montaña? ¿Qué tenemos que hacer los ciudadanos para parar este atraco institucional?
No podemos permitir que la CFE siga desangrando la vida de los pueblos, que amedrente a los usuarios y les corte de manera arbitraria el servicio de energía eléctrica. No hay autoridad que los supervise y controle, tampoco se busca la manera de arrancar de raíz todas las corruptelas que realizan con las empresas privadas. Es muy común que los contratistas en contubernio con los funcionarios de la CFE vendan los transformadores a particulares. Esta práctica delincuencial va aparejada con los abusos y excesos que cometen en las comunidades indígenas; sin ningún permiso entran a las casa para inspeccionar si las familias cuentan con aparatos eléctricos, con el perverso fin de incrementar la tarifa y endosarles la deuda de los empresarios.
Ante la falta de atención y solución al problema de las altas tarifas de energía eléctrica, varias comunidades indígenas han tomado la decisión de no pagar los recibos hasta que se verifique el consumo real de luz y tomen en cuenta que muchas familias no utilizan este servicio por más de seis meses porque se encuentran fuera de su comunidad. La respuesta de la CFE siempre ha sido indolente. Nunca se ha valorado en su justa dimensión este reclamo y más bien les imponen castigos ejemplares cortándoles este servicio. Es lamentable que las autoridades municipales estén al margen de este conflicto y que se hagan cómplices de este atraco institucional.
Así como esta paraestatal que depreda y daña el patrimonio de los pueblos, hay varias instituciones públicas que se han erigido en portavoces de las empresas trasnacionales para promover sus intereses al interior de los núcleos agrarios. Con esta reingeniería institucional impuesta por los gobiernos empresariales, ahora las instituciones que trabajan en las regiones indígenas, están rediseñadas para promover la inversión privada y para alentar la entrada de las empresas en los enclaves étnicos. Los mismos programas que se promueven están orientados a la privatización de los servicios, al grado de que las comunidades indígenas quedan supeditadas a las directrices empresariales, negándoles el derecho a usufructuar los recursos naturales que forman parte de su patrimonio.
Actualmente ha emergido el mercado de los servicios ambientales que está siendo alentado por varias instituciones relacionadas con el medio ambiente. Es claro que los principales impulsores de estos servicios son las grandes corporaciones conservacionistas, interesadas en el control de las zonas protegidas y otras áreas estratégicas desde el punto de vista de la biodiversidad. Lo que quieren estas corporaciones es que los gobiernos y sus instituciones sin ninguna consulta con los pueblos indígenas, erijan por decreto áreas protegidas para que queden bajo su control, y puedan poner en charola de plata el patrimonio de los pueblos a las trasnacionales. Estos servicios incluyen desde la captura de carbono, el etnoturismo, la bioprospección, el acceso a recursos genéticos y hasta los conocimientos tradicionales. Es una política de corte empresarial que se obstina en vender los recursos naturales al mejor postor, en detrimento de los derechos territoriales de los pueblos. Lamentablemente el trabajo de muchos funcionarios está orientado a promover los intereses de las empresas tratando como enemigos a quienes por mandato tienen que servir. Ahora tenemos que cuidarnos no sólo de quienes atentan contra la seguridad y la misma vida, sino de los funcionarios y las instituciones que actúan como mercaderes al servicio de las corporaciones internacionales. Cuidado con los gobiernos y políticos vende patrias.

*********************************************************************************

Pérdida de confianza en el orden actual.

Julio 08 de 2011.

En la perspectiva de las grandes mayorías de la humanidad el orden actual es un orden en desorden, producido y mantenido por las fuerzas y países que se benefician de él, aumentando su poder y sus ganancias. Este desorden se deriva del hecho de que la globalización económica no ha dado origen a una globalización política. No hay ninguna instancia o fuerza que controle la voracidad de la globalización económica. Joseph Stiglitz y Paul Krugman, dos premios Nobel de economía, critican al presidente Obama por no haber puesto freno a los ladrones de Wall Street y de la City en vez de rendirse a ellos. Después de haber provocado la crisis, todavía fueron beneficiados con inversiones mil millonarias de dinero público. Y volvieron, airosos, al sistema de especulación financiera.

Esos excepcionales economistas son óptimos haciendo análisis pero mudos presentando salidas a la crisis actual. Tal vez, como insinúan, por estar convencidos de que la solución a la economía no está en la economía sino en rehacer las relaciones sociales destruidas por la economía de mercado, especialmente la especulativa. Esta no tiene compasión y está desprovista de cualquier proyecto de mundo, de sociedad y de política. Su propósito es acumular al máximo y para eso tiene que someter estados, quebrar legislaciones, flexibilizar leyes de trabajo, y fundar economías nacionales, obligando a los países en crisis a privatizar todo lo que es vendible, lanzando al pueblo a pobreza y la desesperación.

Para los especuladores, también en Brasil, el dinero sirve para producir más dinero y no para producir más bienes para quien los necesita. Aquí, el gobierno tiene que pagar más de cien mil millones dólares anuales por los préstamos adquiridos, mientras solamente dedica cerca sesenta mil millones a los proyectos sociales. Esta disparidad resulta éticamente perversa, consecuencia del tipo de sociedad que está obligada a mantener, que coloca como eje estructurador central a la economía y hace una mercancía de todo, hasta de los bienes comunes necesarios para la vida, como el agua, las semillas, el aire y los suelos.

No son pocos quienes sostienen la tesis de que estamos en un momento dramático de descomposición de los lazos sociales. Alain Touraine habla incluso de fase pos-social en lugar de pos-industrial.

Esta descomposición social se revela por polarizaciones o por lógicas en oposición radical: la lógica del capital productivo, cerca de 60 billones dólares/año, y la del capital especulativo, cerca de 600 billones de dólares bajo la égida del greed is good (la codicia es buena). La lógica de los que defienden el mayor lucro posible y la de los que luchan por los derechos de la vida, de la humanidad y de la Tierra. La lógica del individualismo que destruye la «casa común», aumentando el número de los que ya no quieren convivir más, y la lógica de la solidaridad social a partir de los más vulnerables. La lógica de las élites que hacen los cambios intrasistema y se apropian de los beneficios, y la lógica de los asalariados, amenazados de desempleo y sin capacidad de intervención. La lógica de la aceleración del crecimiento material (Brasil) y la de los límites de cada ecosistema y de la propia Tierra.

Existe una desconfianza generalizada de que del sistema imperante pueda venir algo bueno para la humanidad. Vamos de mal en peor en todo lo que se refiere a la vida y a la naturaleza. El futuro depende del caudal de confianza que los pueblos tienen en sus capacidades y en las auténticas posibilidades de la realidad. Y esta confianza está menguando día a día.

Nos estamos enfrentando a este dilema: o dejamos que las cosas sigan así como están y entonces nos hundiremos en una crisis terminal o nos empeñamos en la gestación de una nueva vida social que sostendrá otro tipo de civilización. Los vínculos sociales nuevos no se derivarán de la técnica ni de la política actuales, despegadas de la naturaleza y de una relación de sinergia con la Tierra. Nacerán de un consenso mínimo entre los humanos, que debe ser construido en torno al reconocimiento y respeto de los derechos de la vida, de cada sujeto social, de la humanidad y de la Tierra, considerada como Gaia y nuestra Madre común. A esta nueva vida social deben servir la técnica, la política, las instituciones y los valores del pasado. Vengo pensando y escribiendo sobre estas cosas desde hace por lo menos veinte años. Pero ¿quién escucha? Es voz perdida en el desierto. «Clamé y salvé mi alma» (clamavi et salvavi animam meam, diría desolado Marx).

Leonardo Boff. Teólogo, filósofo, escritor, profesor, ecologista brasileño.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/

————————————————————————–

¿Una nueva sociedad o un tsunami social y ecológico?

Julio 1 de 2011.

En mi último artículo lancé la idea, sustentada por minorías, de que estamos ante una crisis sistémica y terminal del capitalismo, y no es una crisis cíclica. Dicho en otras palabras: las condiciones para su reproducción han sido destrozadas, sea porque los bienes y servicios que puede ofrecer han llegado al límite por la devastación de la naturaleza, sea por la desorganización radical de las relaciones sociales, dominadas por una economía de mercado en la que predomina el capital financiero. La tendencia dominante es pensar que se puede salir de la crisis, volviendo a lo que había antes, con pequeñas correcciones, garantizando el crecimiento, recuperando empleo y asegurando ganancias. Por lo tanto, los negocios continuarán as usual.

Las mil millonarias intervenciones de los Estados industriales salvaron los bancos y evitaron el derrumbe del sistema, pero no han transformado el sistema económico. Peor aún, las inyecciones estatales facilitaron el triunfo de la economía especulativa sobre la economía real. La primera es considerada el principal desencadenador de la crisis, al estar comandada por verdaderos ladrones que ponen su enriquecimiento por encima del destino de los pueblos, como se ha visto ahora en Grecia. La lógica del enriquecimiento máximo está corrompiendo a los individuos, destruyendo las relaciones sociales y castigando a los pobres, acusados de dificultar la implantación del capital. Se mantiene la bomba con su espoleta. El problema es que cualquiera podría encender la espoleta. Muchos analistas se preguntan con miedo: ¿el orden mundial sobreviviría a otra crisis como la que hemos tenido?

El sociólogo francés Alain Touraine asegura en su reciente libro Después de la crisis (Paidós 2011): la crisis o acelera la formación de una nueva sociedad o se vuelve un tsunami, que podrá arrasar todo lo que encuentre a su paso, poniendo en peligro mortal nuestra propia existencia en el planeta Tierra (p. 49.115). Razón de más para sostener la tesis de que estamos ante una situación terminal de este tipo de capital. Se impone con urgencia pensar en valores y principios que puedan fundar un nuevo modo de habitar la Tierra, organizar la producción y la distribución de los bienes, no sólo para nosotros (hay que superar el antropocentrismo) sino para toda la comunidad de vida. Este fue el objetivo al elaborar la Carta de la Tierra, animada por M. Gorbachev que, como ex-jefe de Estado de la Unión Soviética, conocía los instrumentos letales disponibles para destruir hasta la última vida humana, como afirmó en varias reuniones.

Aprobada por la UNESCO en 2003, la Carta de la Tierra contiene efectivamente «principios y valores para un modo de vida sostenible, como criterio común para individuos, organizaciones, empresas y gobiernos». Urge estudiarla y dejarse inspirar por ella, sobre todo ahora, en la preparación de la Río+20.

Nadie puede prever lo que vendrá después de la crisis. Solo se presentan insinuaciones. Todavía estamos en la fase de diagnóstico de sus causas profundas. Lamentablemente son sobre todo los economistas quienes hacen los análisis de la crisis y menos los sociólogos, antropólogos, filósofos y estudiosos de las culturas. Lo que va quedando claro es lo siguiente: ha habido una triple separación: el capital financiero se desenganchó de la economía real; la economía en su conjunto, de la sociedad; y la sociedad en general, de la naturaleza. Y esta separación ha creado tal polvareda que ya no vemos los caminos a seguir.

Los “indignados” que llenan las plazas de algunos países europeos y del mundo árabe, están poniendo el sistema en jaque. Es un sistema malo para la mayoría de la humanidad. Hasta ahora eran víctimas silenciosas, pero ahora gritan fuerte. No sólo buscan empleo, reclaman principalmente derechos humanos fundamentales. Quieren ser sujetos, es decir, actores de otro tipo de sociedad en la que la economía esté al servicio de la política y la política al servicio del bien vivir, de las personas entre sí y con la naturaleza. Seguramente no basta querer. Se impone una articulación mundial, la creación de organismos que hagan viable otro modo de convivir, y una representación política ligada a los anhelos generales y no a los intereses del mercado. Hay que reconstruir la vida social.

Por mi parte veo indicios en muchas partes del surgimiento de una sociedad mundial ecocentrada y biocentrada. Su eje será el sistema-vida, el sistema-Tierra y la Humanidad. Todo debe centrarse en esto. De no ser así, difícilmente evitaremos un posible tsunami ecológico-social.

Leonardo Boff.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/

———————————————————————

¿Crisis terminal del capitalismo?

2011-06-24


Vengo sosteniendo que la crisis actual del capitalismo es más que coyuntural y estructural. Es terminal. ¿Ha llegado el final del genio del capitalismo para adaptarse siempre a cualquier circunstancia?. Soy consciente de que pocas personas sostienen esta tesis. Dos razones, sin embargo, me llevan a esta interpretación.

La primera es la siguiente: la crisis es terminal porque todos nosotros, pero particularmente el capitalismo, nos hemos saltado los límites de la Tierra. Hemos ocupado, depredando, todo el planeta, deshaciendo su sutil equilibrio y agotando sus bienes y servicios hasta el punto de que no consigue reponer por su cuenta lo que le han secuestrado. Ya a mediados del siglo XIX Karl Marx escribía proféticamente que la tendencia del capital iba en dirección a destruir sus dos fuentes de riqueza y de reproducción: la naturaleza y el trabajo. Es lo que está ocurriendo.

La naturaleza efectivamente se encuentra sometida a un gran estrés, como nunca antes lo estuvo, por lo menos en el último siglo, sin contar las 15 grandes diezmaciones que conoció a lo largo de su historia de más de cuatro mil millones de años. Los fenómenos extremos verificables en todas las regiones y los cambios climáticos, que tienden a un calentamiento global creciente, hablan a favor de la tesis de Marx. ¿Sin naturaleza cómo va a reproducirse el capitalismo? Ha dado con un límite insuperable.

Él capitalismo precariza o prescinde del trabajo. Existe gran desarrollo sin trabajo. El aparato productivo informatizado y robotizado produce más y mejor, con casi ningún trabajo. La consecuencia directa es el desempleo estructural.

Millones de personas no van a ingresar nunca jamás en el mundo del trabajo, ni siquiera como ejército de reserva. El trabajo, de depender del capital, ha pasado a prescindir de él. En España el desempleo alcanza al 20% de la población general, y al 40% de los jóvenes. En Portugal al 12% del país, y al 30% entre los jóvenes. Esto significa una grave crisis social, como la que asola en este momento a Grecia. Se sacrifica a toda la sociedad en nombre de una economía, hecha no para atender las demandas humanas sino para pagar la deuda con los bancos y con el sistema financiero. Marx tiene razón: el trabajo explotado ya no es fuente de riqueza. Lo es la máquina.

La segunda razón está ligada a la crisis humanitaria que el capitalismo está generando. Antes estaba limitada a los países periféricos. Hoy es global y ha alcanzado a los países centrales. No se puede resolver la cuestión económica desmontando la sociedad. Las víctimas, entrelazas por nuevas avenidas de comunicación, resisten, se rebelan y amenazan el orden vigente. Cada vez más personas, especialmente jóvenes, no aceptan la lógica perversa de la economía política capitalista: la dictadura de las finanzas que, vía mercado, somete los Estados a sus intereses, y el rentabilismo de los capitales especulativos que circulan de unas bolsas a otras obteniendo ganancias sin producir absolutamente nada a no ser más dinero para sus rentistas.

Fue el capital mismo el que creó el veneno es el que lo puede matar: al exigir a los trabajadores una formación técnica cada vez mejor para estar a la altura del crecimiento acelerado y de la mayor competitividad, creó involuntariamente personas que piensan. Éstas, lentamente van descubriendo la perversidad del sistema que despelleja a las personas en nombre de una acumulación meramente material, que se muestra sin corazón al exigir más y más eficiencia, hasta el punto de llevar a los trabajadores a un estrés profundo, a la desesperación, y en algunos casos, al suicidio, como ocurre en varios países, y también en Brasil.

Las calles de varios países europeos y árabes, los “indignados” que llenan las plazas de España y de Grecia son expresión de una rebelión contra el sistema político vigente a remolque del mercado y de la lógica del capital. Los jóvenes españoles gritan: «no es una crisis, es un robo». Los ladrones están afincados en Wall Street, en el FMI y en el Banco Central Europeo, es decir, son los sumos sacerdotes del capital globalizado y explotador.

Al agravarse la crisis crecerán en todo el mundo las multitudes que no aguanten más las consecuencias de la superexplotación de sus vidas y de la vida de la Tierra y se rebelen contra este sistema económico que ahora agoniza, no por envejecimiento, sino por la fuerza del veneno y de las contradicciones que ha creado, castigando a la Madre Tierra y afligiendo la vida de sus hijos e hijas.

Leonardo Boff

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/

—————————————————————————————————————

Sostenibilidad y cuidado: un camino a seguir

2011-06-17

Desde hace muchos años vengo trabajando sobre la crisis de civilización que se ha abatido peligrosamente sobre la humanidad. No me he contentado con el análisis estructural de sus causas, sino que a través de muchos escritos he tratado de elaborar positivamente las posibles salidas en términos de valores y principios que den sostenibilidad real al mundo que ha de venir. Me ayudó mucho participar en la elaboración de la Carta de la Tierra, a mi modo de ver uno de los documentos más inspiradores para la presente crisis, que afirma: «el destino común nos convoca a buscar un nuevo comienzo. Nuevo comienzo que requiere un cambio en la mente y en el corazón, un nuevo sentido de interdependencia global y de responsabilidad universal».

Considero fundamentales para este nuevo comienzo dos valores: la sostenibilidad y el cuidado. La sostenibilidad, abordada en mi artículo anterior, significa el uso racional de los recursos escasos de la Tierra, sin perjudicar el capital natural, manteniéndolo en condiciones de reproducirse, con el fin de poder atender las necesidades de las generaciones futuras que también tienen derecho a un planeta habitable.

Se trata de una actividad que implica un tipo de economía respetuosa de los límites de cada ecosistema y de la propia Tierra, una sociedad que busca la equidad y la justicia social mundial y un medio ambiente suficientemente conservado para atender las demandas humanas.

Como se puede deducir, la sostenibilidad afecta a la sociedad, la política, la cultura, el arte, la naturaleza, el planeta y la vida de cada persona. Es fundamental garantizar las condiciones físico-químicas y ecológicas que sostienen la producción y la reproducción de la vida y de la civilización. Lo que en realidad constatamos cada vez con más claridad es que nuestro estilo de vida, hoy mundializado, no posee suficiente sostenibilidad. Es demasiado hostil a la vida y deja fuera a gran parte de la humanidad. Reina una perversa injusticia social mundial con sus terribles secuelas, hecho generalmente olvidado cuando se aborda el tema del calentamiento global.

La otra categoría, tan importante como la sostenibilidad, es el cuidado, sobre el cual tengo escrito varios estudios. El cuidado supone una relación amorosa, respetuosa y no agresiva, y por eso no destructiva, con la realidad. Presupone que los seres humanos son parte de la naturaleza y miembros de la comunidad biótica y cósmica, con la responsabilidad de protegerla, regenerarla y cuidarla. Más que una técnica, el cuidado es un arte, un paradigma nuevo de relación con la naturaleza, con la Tierra y con los seres humanos.

Si la sostenibilidad representa el lado más objetivo, ambiental, económico y social de la gestión de los bienes naturales y de su distribución, el cuidado denota su lado más subjetivo: las actitudes, los valores éticos y espirituales que acompañan todo ese proceso, sin los cuales la propia sostenibilidad no se da o no se garantiza a medio y largo plazo.

Sostenibilidad y cuidado deben ser asumidos conjuntamente para impedir que la crisis se transforme en tragedia y para dar eficacia a las prácticas que buscan fundar un nuevo paradigma de convivencia ser-humano-vida-Tierra. La crisis actual, con sus graves amenazas que pesan globalmente sobre todos, plantea una impostergable indagación filosófica: ¿que tipo de seres somos?, ¿somos capaces de depredar la naturaleza y de poner en peligro nuestra propia supervivencia como especie, o bien lo somos de cuidar y de responsabilizarnos por nuestro futuro común? ¿Cuál es, finalmente, nuestro lugar en la Tierra y cuál es nuestra misión? ¿No será la de cuidar y conservar esta herencia sagrada que el Universo y Dios nos entregaron, que es este Planeta vivo, que se autorregula, y de cuyo útero provenimos todos?

Y aquí, nuevamente, se recurre al cuidado como una posible definición operativa y esencial del ser humano. El cuidado incluye un cierto modo de estar-en-el-mundo-con-los-otros y una determinada praxis, protectora de la naturaleza. No sin razón, una tradición filosófica que viene de la antigüedad y que culmina en Heidegger y en Winnicott define la naturaleza del ser humano como un ser de cuidado. Sin el cuidado esencial él no estaría aquí, ni el mundo que le rodea. Sostenibilidad y cuidado, juntos, nos muestran el camino a seguir.

Leonardo Boff, Teólogo de la Liberación.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org

——————————————————————————————————

Justicia social – Justicia ecológica

2010-03-19

Entre los muchos problemas que azotan a la humanidad, dos son de especial gravedad: la injusticia social y la injusticia ecológica. Ambos deben ser abordados conjuntamente si queremos poner en ruta segura a la humanidad y al planeta Tierra.

La injusticia social es cosa antigua, derivada del modelo económico que, además de saquear la naturaleza, genera más pobreza de la que puede manejar y superar. Implica gran acumulación de bienes y servicios por un lado, a costa de clamorosa pobreza y miseria, por el otro. Los datos hablan por sí mismos: hay mil millones de personas que viven al límite de la supervivencia con sólo un dólar al día, y 2.600 millones de personas (40% de la humanidad) que vive con menos de dos dólares diarios. Las consecuencias son perversas. Basta citar un hecho: existen de 350 a 500 millones de casos de malaria, con un millón de víctimas anuales, evitables.

Esta anti-realidad se ha mantenido invisible durante mucho tiempo para ocultar el fracaso del modelo económico capitalista, hecho para crear riqueza para unos pocos y no bienestar para la humanidad.

La segunda injusticia, la ecológica, está ligada a la primera. La devastación de la naturaleza y el actual calentamiento planetario afectan a todos los países, no respetando los límites nacionales ni los niveles de riqueza o de pobreza. Lógicamente, los ricos tienen más medios para adaptarse y mitigar los efectos dañinos del cambio climático. Ante los eventos extremos, poseen refrigeradores o calentadores, y pueden crear defensas contra las inundaciones que destruyen regiones enteras. Pero los pobres no tienen cómo defenderse. Sufren los daños de un problema que no han creado.

Fred Pierce, autor de El terremoto poblacional, escribió en el New Scientist de noviembre de 2009: «los 500 millones de los más ricos (7% de la población mundial) son responsables del 50% de las emisiones de gases productores de calentamiento, mientras que el 50% de los más pobres (3.400 millones de la población) son responsables de sólo el 7% de las emisiones.

Esta injusticia ecológica difícilmente pueden hacerla invisible como la otra, porque las señales están en todas partes, ni puede ser resuelta sólo por los ricos, pues es mundial y les afecta también a ellos. La solución debe nacer de la colaboración de todos de forma diferenciada: los ricos, por ser más responsables en el pasado y en el presente, deben contribuir mucho más con inversiones y con la transferencia de tecnologías, y los pobres tienen derecho a un desarrollo ecológicamente sostenible, que los saque de la miseria.

Seguramente no podemos descuidar las soluciones, pero ellas solas son insuficientes, pues la solución global remite a una cuestión previa: al paradigma de sociedad que se refleja en la dificultad de cambiar estilos de vida y hábitos de consumo. Precisamos de solidaridad universal, de responsabilidad colectiva y de cuidado de todo lo que vive y existe (no somos los únicos que vivimos en este planeta y usamos la biosfera). Es fundamental la conciencia de la interdependencia entre todos y de la unidad entre Tierra y humanidad.

¿Se puede pedir a las generaciones actuales que se rijan por tales valores si nunca antes han sido vividos globalmente? ¿Cómo operar este cambio que debe ser urgente y rápido?

Tal vez solamente después de una gran catástrofe que afligiera a millones y millones de personas se podría contar con este cambio radical, hasta por instinto de supervivencia. La metáfora que se me ocurre es ésta: si nuestro país fuera invadido y amenazado de destrucción por alguna fuerza externa, todos nos uniríamos más allá de las diferencias. Como en una economía de guerra, todos se mostrarían cooperativos y solidarios, y aceptarían renuncias y sacrificios a fin de salvar la patria y la vida. Hoy la patria es la vida y la Tierra amenazadas. Tenemos que hacer todo para salvarlas.

Leonardo Boff,  Teólogo de la Liberación.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=372

—————————————————————————————————————————-

A propósito de las movilizaciones contra HidroAysén ¡Interrumpir el progreso del capital!

¡A superar los límites de nuestras luchas! 
Ya deberíamos tenerlo claro: Es tan evidente la contradicción, tan patente el daño, tan clara la irracionalidad tras megaproyectos como los de HidroAysén, que son miles quienes salen a la calle para demostrar su inconformidad. Pero aún seguimos criticando y actuando en la cancha que nos rayaron.
Nos hablan del “progreso”. “Para alcanzarlo hay que hacer sacrificios”, nos dicen. Y nosotros/as no queremos los sacrificios que ellos nos imponen, porque sabemos que siempre significan el aumento de los niveles de explotación en el trabajo, la depredación intensa sobre nuestro entorno natural, el encarecimiento general de los medios de subsistencia, condiciones ambientales adversas para nuestra salud, etc. Es decir, siempre el mentado progreso es a costa nuestra. Pero a pesar de esto, les seguimos el jueguito y afirmamos que sí, que queremos progreso, que nuestro país debe seguir creciendo económicamente. Entonces llevamos la crítica y la discusión a un plano meramente técnico. Y si es así, entonces las vías son claras: apego a la legalidad impuesta desde arriba, manifestaciones encuadradas en lo que ellos quieren ver, búsqueda de soluciones definitivas a través de la política tradicional y los organismos judiciales actuales y/o clamar por energías alternativas, lo que es darle a otros capitalistas la posibilidad de enriquecerse. ¡Qué felices deben de estar estos empresarios y políticos con tan predecibles y respetuosos manifestantes! ¡Qué eficaz maquinaria social es la del capitalismo, que transforma las protestas por las contradicciones que ella misma genera en nuevas posibilidades de inversión!
¡Pero ya está bueno! Sin duda que las airadas protestas contra HidroAysén y otros nefastos proyectos industriales y energéticos constituyen un alentador signo de sensibilidad social/ambiental. Pero para no perder, como nos suele suceder cuando peleamos con las herramientas que nuestro enemigo nos entrega (no precisamente para tener un combate justo), tenemos que empezar a dar pasos, tanto a nivel de análisis como de acción. Resulta que el problema no es que el progreso se esté construyendo mal. El problema es la lógica que presupone ese progreso. Y esa es, ni más ni menos, que el progreso del capitalismo. El avance de un sistema que tiene como única racionalidad (si se le puede llamar así a lo absurdo y contradictorio de su lógica) la continua acumulación de capital en manos de una clase minoritaria. Hablemos claro. El país no precisa de más energía (el consumo doméstico no representa más del 20% de la energía producida), es la lógica capitalista la que pide más. Son las necesidades industriales, en especial de la gran minería, las que piden ser saciadas. Y, por una parte, las ganancias de esas empresas son prácticamente en su totalidad particulares; y por otra, tampoco aquellos procesos dependen de demandas reales, ni a nivel nacional ni mundial, sino que sólo entran a formar parte de los circuitos internacionales del capital para el mantenimiento del mismo. Un sistema que se basa en la producción de mercancías, gracias a la explotación humana y al saqueo natural, para el lucro de muy pocos y no para la satisfacción de necesidades humanas reales, es un sistema que opera de manera anti-natural, que precisa de la alienación humana, tanto a nivel de conciencia como del producto de su mismo trabajo. Entonces, es con la alienación con la que debemos romper.
Generemos comunidades de lucha que hagan prevalecer relaciones cooperativas y solidarias. Que las redes virtuales y ficticias de facebook y similares pasen a ser redes concretas de individualidades y grupos discutiendo, debatiendo, aprendiendo, actuando. Superemos el ciudadanismo impotente, mecanismo de regulación del mismo capitalismo aberrante. Reconozcámonos como explotados/as y construyamos de forma autónoma los caminos para dejar de serlo. De otra manera, este proceso de movilizaciones no pasará de ser una anécdota en la cotidianidad de la explotación estatal/capitalista.
Radicalicemos nuestras luchas. Es decir, vayamos a la raíz de los conflictos. Rescatemos las experiencias positivas de cada movimiento y sacudámonos de todo lastre politiquero, que sólo intenta limitar y castrar nuestras luchas, vaciándolas de contenido a cambio de –en el mejor de los casos– obtener migajas por un breve tiempo, mientras arriba se atragantan con el pastel. Que nuestras demandas no sean recuperadas por capitalistas disfrazados de ecologistas. El ecologismo que sólo cuestiona los aspectos técnicos de la dominación global, está actuando como jardinero esclavo de las mansiones de los ricos. Los conflictos ambientales deben ser abordados de manera integral como parte de la explotación total a que nos somete el capitalismo y sus Estados. La única forma de superarlos es la acción integral y autónoma de nuestra clase, desechando toda mediación, creando desde ya las condiciones para una sociedad libre de alienación, empleando las medidas de fuerza que sean necesarias y coherentes para conseguir nuestra autoliberación.
¡A interrumpir el progreso del Capital!
¡A construir la Comunidad Humana!
——————————————————————————————————————————
Certezas e incógnitas de la política argentina E-mail
Escrito por Claudio Katz
Fuente: Juventud Guevarista
Resumen: Bajo el impacto de la rebelión del 2001 Kirchner reconstruyó el poder de las clases dominantes, otorgando concesiones sociales y democráticas. Introdujo un modelo neo-desarrollista, recompuso la autoridad del estado y tendió a recrear el bipartidismo. Las mejoras del salario y de los ingresos populares representan conquistas que frenan tres décadas de agresiones neoliberales. También se impuso una secuencia de logros democráticos, muy alejados de la represión predominante en otros países.Estos avances obedecen a la vitalidad de la movilización popular. En estas acciones se demanda una democratización de los sindicatos que el gobierno obstruye, para estabilizar la acumulación capitalista. Este sostén oficial conduce a tolerar la acción de las patotas que asesinaron a un militante de izquierda. Ha salido a flote cómo opera la red de complicidades entre policías, punteros y mafias sindicales.Estos atropellos contrastan con el clima progresista que se observó en el Bicentenario. Predominó la reivindicación de un ideal latinoamericano, que el gobierno pretende compatibilizar con la estructura del Justicialismo. Intenta encuadrar a una nueva generación que demanda trabajo digno y educación pública.Con la disipación del descontento agrario la derecha retrocedió y se quedó sin liderazgos. Fracasa en la gestión municipal, no logra acompañamiento y ha sido afectada por el fallecimiento de Kirchner. La subordinación a los medios de comunicación le quitó autonomía política y su discurso liberal-elitista perdió auditorio.El gobierno recuperó fuerza, pero su reafirmación justicialista choca con la agenda progresista. Es una incógnita cuál será el legado de Kirchner en el imaginario popular. No arrastra las frustraciones de Alfonsín, pero se encuentra muy lejos de la gravitación que tuvieron Perón o Evita.Una nueva intelectualidad oficialista elogia la reconstitución de la economía, soslayando el mantenimiento de la desigualdad. Olvidan el abandono del proyecto transversal, se resignan al mal menor y simplifican la realidad suponiendo que solo existen dos campos en disputa. Esta actitud imposibilita promover proyectos autónomos del Ejecutivo e impone obediencia en los momentos críticos.La centroizquierda crítica se ha expandido con iniciativas parlamentarias y acciones que sintonizan con el actual espíritu antiimperialista. Busca construir una tercera fuerza, que históricamente fue absorbida por el bipartidismo. Existe un peligro de evolución conservadora si continúan los coqueteos con la derecha, que se apoyan en caracterizaciones erróneas del gobierno. El kirchnerismo no mutado y se ubica en las antípodas de los regímenes reaccionarios.La izquierda ha logrado presencia social con acciones muy aguerridas. Su compromiso con la lucha recibe reconocimiento y despierta simpatías juveniles. Es un actor pero no un protagonista de la realidad política por frustraciones recientes y visiones desacertadas de la etapa. Tiene amplias posibilidades de desarrollo si empalma con el estado de ánimo popular y reconoce las conquistas alcanzadas. Pero se requiere abandonar construcciones sectarias y actuar con inteligencia en la arena electoral.Certezas e incógnitas de la política argentinaDos acontecimientos dramáticos han puesto en debate lo ocurrido en la Argentina durante la última década. El asesinato de Mariano Ferreira desató, primero, una fuerte reacción democrática para frenar el vandalismo de las patotas. El súbito fallecimiento de Néstor Kirchner generó, posteriormente, congoja y dolor entre amplios sectores de la población. ¿Cómo se inscriben ambos hechos en la etapa política actual? ¿Cuál es el balance y el futuro del kirchnerismo?Reconstrucción y mejorasEl período en curso es un resultado de la sublevación popular del 2001. Esa rebelión determinó la estrategia de Kirchner de reconstruir el poder de las clases dominantes, otorgando concesiones sociales y democráticas.El ex presidente comenzó recomponiendo un sistema económico desquiciado por la confiscación de los depósitos, la cesación de pagos y el descalabro de la producción. Para remontar colapsos que pusieron en tela de juicio la continuidad del capitalismo, introdujo un modelo neo-desarrollista. Se alejó de la ortodoxia neoliberal, aumentó la gravitación de la industria, limitó la valorización financiera y afrontó conflictos con el agro-negocio.Esa orientación permitió aprovechar el escenario internacional favorable para restaurar el equilibrio fiscal. Luego de convalidar la transferencia regresiva del ingreso que generó la mega-devaluación, Kirchner contó con el visto bueno inicial de toda la clase dominante.Sus adversarios han reconocido que recompuso la autoridad del Estado desde las cenizas. Consumó este resurgimiento renovando la gestión pública. Frenó las privatizaciones, rehabilitó el papel de los funcionarios, restauró las regulaciones y multiplicó las intervenciones directas.Lo mismo ocurrió con el régimen político. Kirchner tuvo serios choques con la vieja partidocracia, pero recompuso el sistema impugnado en las calles (“que se vayan todos”). Se apoyó en los intendentes o gobernadores justicialistas y buscó restaurar el bipartidismo.Con esa finalidad introdujo una reforma política que bloquea el surgimiento de nuevas fuerzas, con mayores pisos a la legalización y crecientes trabas para oficializar candidatos. Acentuó, además, la injerencia del estado en la vida de los partidos para reinstalar su función selectiva de los funcionarios, frente a la competencia que imponen los medios de comunicación y las corporaciones empresarias.Pero esta reconstrucción de la política tradicional fue apuntalada con mejoras sociales, que expresaron la nueva relación de fuerzas creada por el levantamiento del 2001. Estas concesiones distendieron el clima revulsivo y resultaron compatibles con el repunte de las ganancias. La sorpresiva irrupción de un ciclo de recuperación económica permitió conciliar la contención social con el lucro patronal.El gobierno implementó una política salarial permisiva, reabrió la negociación colectiva, aumentó los sueldos mínimos y expandió el empleo público. Introdujo una asignación por hijo que absorbió planes anteriores y resultó insuficiente en número y monto. Pero amplió significativamente la cobertura de los sectores humildes y creó condiciones para la extensión del programaEl Ejecutivo mantuvo al grueso de los jubilados en un ingreso mínimo y vetó el 82%, a pesar del fuerte superávit que tienen las cajas. Pero también otorgó aumentos y estableció un principio de movilidad luego de estatizar las AFJP. Los cuantiosos fondos del régimen previsional se manejan sin control, pero la eliminación del sistema privatizado contradice abiertamente las prioridades internacionales del neoliberalismo.Los avances sociales de los últimos años constituyen conquistas para el movimiento popular, que han quedado limitados por el impacto de la inflación. La pobreza y el desempleo disminuyeron, pero persistió la precarización laboral y la desigualdad. La reciente muerte de 204 chicos en Misiones por desnutrición infantil ilustra la continuada gravedad de los padecimientos sociales.Pero existe un innegable contraste entre la etapa actual de mejoras y el largo período de agresiones que comenzó con la dictadura y perduró hasta el fin de la Alianza. Por primera vez en décadas se verifican logros significativos para el grueso de la población.DemocratizaciónEl reinicio de los juicios a los genocidas sintetiza los avances democráticos del período. Es cierto que ya transcurrieron 34 años y pocos criminales se han muerto en la cárcel. Por los obstáculos que interponen los jueces derechistas solo hay 300 detenidos y 68 condenados de los 1464 acusados. Pero la reversión del indulto y del Punto Final constituye un logro que reabrió el repudio masivo a la dictadura.Se ha podido recuperar la identidad de muchos hijos de desaparecidos, se ampliaron las reparaciones a las víctimas del terror y quedó enterrada la teoría de los dos demonios. El museo de la ESMA reavivó la conciencia popular, introdujo una novedosa reivindicación de la militancia y convirtió al 24 de marzo en una fecha central de la vida nacional. Este cuadro ha permitido otorgar asilo a Apablaza, confrontando con la brutal presión que desplegaron los dinosaurios de Argentina y Chile.El gobierno mantiene una decisión estratégica de no reprimir la protesta social. En los hechos vulnera esa norma frente a las movilizaciones que no controla. La gendarmería en Kraft, el encarcelamiento de militantes antisionistas, las amenazas contra los ambientalistas de Entre Ríos y Cuyo y la cobertura del gatillo fácil que aplican los policías provinciales retrata la persistencia de formas represivas. Pero existe un abismo entre estas acciones y la criminalización menemista o los 34 muertos que dejó la Alianza.La tolerancia oficial hacia las movilizaciones populares se ubica, por ejemplo, en las antípodas del terrorismo de Estado que rige en Colombia o México. En el país se ha impuesto una dinámica de conquistas democráticas que inician los movimientos sociales y frecuentemente avala el gobierno.Lo ocurrido con el matrimonio igualitario ilustra esta secuencia. La demanda original de la Unión Civil quedó desbordada por el aislamiento de la Iglesia y la división transversal que irrumpió entre los parlamentarios. Al final se aprobó una norma muy avanzada que refuerza el debate sobre el aborto.La misma tónica ha seguido la ley de Medios. Kirchner confrontó con sus ex socios cuando los grupos mediáticos tomaron partido por los agro-sojeros. La intención oficial de facilitar el acceso de las compañías telefónicas (y de varios capitalistas amigos) a todo el negocio comunicacional, acentúo ese choque. Pero este conflicto inter-burgués adquirió otro sentido cuando el gobierno recogió las demandas de los movimientos sociales (“21 puntos de la radiodifusión democrática”).La ley de Medios limita la actividad comercial, amplía los espacios y frecuencias de las organizaciones comunitarias, reduce la gravitación de las grandes cadenas e impone cierta desconcentración. Establece, además, restricciones a la publicidad y privilegia el contenido nacional. En la versión final se neutralizaron las ventajas de las telefónicas y se aceptó una mayor participación (no oficial) en los organismos de control.Otro avance del mismo tipo se obtuvo con el “futbol para todos”, que traspasó a la actividad pública el principal entretenimiento popular. También se ha favorecido la gratuidad televisiva en desmedro del cable, con la distribución de los decodificadores entre la población humilde.Los grandes capitalistas igualmente mantienen el control de los medios y el gobierno ha comenzado a construir un polo privado afín con personajes nefastos (Moneta, Haddad, Manzano). Utiliza la publicidad oficial para crear su propio aparato y le quitó la licencia a Fibertel de un mercado de Internet, para relanzar su alianza con las compañías telefónicas.Estas medidas contradicen el sentido democratizador de la ley de Medios, pero no anulan su progresividad. La confrontación con los comunicadores del establishment ha permitido esclarecer el papel que juega esa cúpula en la distorsión de la información. Se ha puesto en evidencia que una elite de periodistas actúa como políticos, escudados en la impunidad de la palabra. Utilizan el mito de la independencia informativa para fabricar noticias y encubrir hechos delictivos (apropiación de los hijos Noble y confiscación de Papel Prensa).El conflicto se dirime actualmente la arena judicial, puesto que la aplicación de la ley ha quedado bloqueada por una catarata de resoluciones cautelares. Esta obstrucción ha puesto de relieve la urgencia de iniciar la democratización de la justicia.Resistencias y tensionesLa doble estrategia de reconstrucción burguesa y concesiones sociales que implementó Kirchner se explica por la vitalidad de la movilización popular post-2001. El escenario cotidiano de marchas y cortes de calle distingue a la Argentina de otros países, donde impera el repliegue de la resistencia (como Uruguay o Brasil).Esta conflictividad social signó la primera etapa del gobierno, fue interrumpida por la movilización conservadora del 2008 y resurgió con mayor fuerza en los últimos años. La anomalía creada por la arremetida agro-derechista duró poco y las demandas sociales genuinas dominan nuevamente el escenario.Estas exigencias se plasman en métodos de lucha que incluyen la confluencia de las huelgas con los piquetes. El paro de los trabajadores formales coexiste con fuertes cortes de la circulación para difundir las peticiones al conjunto de la sociedad.El gobierno se ha manejado con cautela. Anticipa mejoras sociales, incentiva negociaciones, disuade marchas y apuesta a la cooptación de los dirigentes. Pero no ha logrado desactivar la confluencia de la protesta, con reclamos de democracia interna en las organizaciones sindicales.Ambos planteos convergen ante la crisis de las viejas estructuras burocráticas, que no han restaurado su legitimidad, a pesar del aumento de sus afiliados y el acrecentamiento de su poder económico. La incidencia que tuvo la CTA -como alternativa a la corruptela de la CGT- ya expresó esa necesidad de cambio.La democracia sindical ha sido una bandera de grandes conflictos. Estuvo presente en la petición de seis horas de trabajo y personería para el sindicato del Subte. Lo mismo ocurrió en la lucha de Kraft por demandas mínimas y reconocimiento de una comisión interna anti-burocrática. Situaciones semejantes se han notado en numerosas luchas provinciales que exigieron elecciones y transparencia para los sindicatos existentes o para inscribir nuevas organizaciones.En este terreno el gobierno no ha contemporizado. Al contrario, busca obstruir la democratización sindical, conociendo el estratégico rol que cumple la burocracia sindical en cualquier proyecto de estabilización capitalista. Sin el auxilio de esa cúpula resulta difícil neutralizar las demandas que desbordan las ofertas oficiales. Por ejemplo, frente al actual rebrote inflacionario el gobierno espera recurrir a la CGT, para concertar un Pacto Social con los empresarios de la UIA.El sostenimiento de esta política indujo a los Kirchner a rechazar el reconocimiento de la CTA. Últimamente han intentado dividir esta central, promoviendo un sector oficialista que diluiría su perfil combativo y sus normas electivas. El Ministerio de Trabajo complementa estas manipulaciones.Con estos mismos propósitos Cristina ratificó el papel de Moyano como columna vertebral de su proyecto. En una etapa económica de crecimiento, caída del desempleo y escalada de los precios, el gobierno no quiere nuevos interlocutores en la negociación de los salarios. Pero la convalidación de la burocracia conduce a tolerar también la acción de las patotas.Las bandas de los sindicalistas operan a la luz del día, cuentan con protección policial y cobertura de los intendentes del Justicialismo. Son utilizadas para confrontar con los militantes de izquierda, que disputan liderazgos o canalizan movilizaciones de sectores empobrecidos y abandonados por los jerarcas. Esta tensión fue muy visible a principio de la década con los desocupados y se repite en la actualidad con los tercerizados.La cobertura también oficial incluye cierta tolerancia al desacreditado macartismo, que utilizan los sectores más extremos de la burocracia en los momentos críticos. A fines del año pasado algunos exponentes de estas fracciones renovaron los insultos contra la “zurda loca” y concibieron la realización de un acto de amedrentamiento de los militantes anti-burocráticos.Este mismo choque opone a los movimientos sociales con los intendentes justicialistas. Frente al reparto discrecional de planes sociales y puestos de trabajo entre los punteros, periódicamente irrumpen acampes de las organizaciones piqueteras (CCC, Barrios de Pie, Polo Obrero, Teresa Vive). Estas movilizaciones confrontan con el reparto discrecional de los planes sociales y los puestos de trabajo entre los punteros. Pero un acontecimiento reciente ha modificado drásticamente el alcance de estos enfrentamientos.Un crimen muy ilustrativoEl asesinato de Ferreira ha transparentado cómo actúa la mafia sindical. A diferencia de lo ocurrido con Kostecki y Santillán, a Mariano no lo mató una fuerza policial. Pero el asesinato fue posible por el amparo que brindan la policía y los barones del conurbano a la burocracia sindical.La organización del crimen estuvo a cargo de los matones de la Unión Ferroviaria. Hay evidencias abrumadoras de los vínculos existentes entre los sicarios y la jefatura de esa organización. La investigación conduce directamente a Pedraza, que ha sido un socio privilegiado del kirchnerismo y un peso pesado de la CGT, a pesar de los conflictos que mantiene con Moyano.Las fotos de Cristina con el principal jerarca del gremio involucrado no son irrelevantes y tampoco es anecdótica la reivindicación que hizo la Presidenta de la Juventud Sindical. Mediante un gran operativo mediático se ha buscado desvincular a Moyano de las mafias, ocultando el uso habitual de las patotas en el sindicato de camioneros (disparos de “Madonna” Quiroz contra los rivales de UOCRA). La vieja militancia anti-menemista que tuvo el secretario general de la CGT es también publicitada, para borrar su complicación con causas judiciales de remedios truchos y manejos familiares de empresas del transporte.

Como ya ocurrió con Zanola el gobierno trata de soltarle la mano a Pedraza para rescatar al resto de la cúpula cegetista. Se busca encubrir todos los episodios que anticiparon el asesinato de Mariano (disparos en el sindicato de la Leche, matones en La Pampa, etc.).

Es sabido que las bandas se reclutan entre barras bravas del futbol, asociadas a los intendentes del Gran Buenos Aires. Siguiendo una lógica de luchas intestinas, el gobierno culpabilizó inicialmente a los grupos que responden a Duhalde. Buscó desviar la atención de los nexos que mantienen muchos acusados con el universo oficial. Esta práctica de proteger a los aliados en desmedro de los competidores es muy habitual en el submundo del PJ.

Las complicidades salpican también a varios empresarios que reciben millonarios subsidios del Estado, para gestionar un sistema ferroviario descalabrado. Estos capitalistas (Taselli, Roggio, Cirigliano) comparten con los burócratas-empresarios el manejo de las firmas sub-contratistas, que acumulan fortunas explotando a los trabajadores informales. Con esta caja se financia a los matones.

Sin la cobertura policial las bandas no podrían adiestrarse, ni contar con el armamento que exhiben en forma descarada. La existencia de una zona liberada para perpetrar el crimen de Barracas compromete directamente a la Policía Federal y provincial. Pero hasta el momento no existe ningún indicio de investigación de ese amparo. Conviene recordar que el propio ministro Aníbal Fernández tiene cuentas pendientes por su gestión durante el caso Kostecki-Santillán. Hace pocos años montó una farsa de acusaciones contra militantes del PO por un incendio de trenes en la zona Oeste.

Lo ocurrido con Ferreira -y con la compañera Elsa Rodríguez que continúa en grave estado- retrata cierta tercerización de la represión. Los funcionarios han dejado pasar muchas acciones de patotas contra la izquierda (UTA, Subtes, Hospital Francés). Este sistema de agresión permitió a un matón proclamar en la balacera de Barracas, que “había un zurdito menos”.

La gran red de favores mutuos explica la débil reacción inicial del gobierno frente al crimen. Hubo sugerencias oficiales de dos demonios, cuestionamiento al uso de palos y pistolas como si fueran equivalentes y rechazos de la Presidenta a recibir a las víctimas.

Pero la reacción masiva en las calles ha impuesto una investigación que ya colocó entre las rejas a siete acusados. Existen pruebas suficientes para escalecer lo ocurrido y encarcelar a todos responsables. En esta partida se juega la continuidad de los derechos democráticos.

Bicentenario y juventud

Las transformaciones políticas de los últimos años generaron impactos muy variados en la conciencia popular. Entre el 2003 y el 2007 predominó el acompañamiento pasivo al gobierno a través de las urnas. Durante el 2008 prevaleció una reacción derechista y cierto ambiente conservador. Posteriormente se ha consolidado un viraje hacia el clima progresista.

Los festejos del Bicentenario expresaron este nuevo estado de ánimo. Se produjo una espontánea irrupción en las calles para recuperar una festividad patriótica, que estaba desprestigiada por años de identificación con las dictaduras militares. Resurgió la auto-estima nacional y por primera vez en décadas no resultó vergonzoso sentirse argentino. La recuperación económica y el desplazamiento de la crisis hacia los centros europeos han reavivado la memoria de la inmigración.

El festejo se impuso a contrapelo del clima de crispación que promovieron los grandes medios. El terror a la inseguridad que transmite la televisión quedó neutralizado por varios de días de multitudinaria ocupación del espacio público, sin ningún hecho delictivo.

Pero lo más importante fue la ideología que rodeó a la conmemoración. Se reivindicó el ideal latinoamericanista, hubo homenajes al Che y un gran protagonismo de las Madres. El sentido anticolonial y antiimperialista de la fecha quedó reafirmado por la ausencia de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel en los desfiles de las comunidades. En oposición al elitismo europeísta se rescató la trayectoria de los pueblos originarios y fue reconocido el papel de los socialistas y los anarquistas en la organización del movimiento obrero.

Los mandatarios latinoamericanos ocuparon un lugar central. Hubo elogios a la revolución cubana, mientras se escuchaban las canciones legendarias de la izquierda. No fue un baile con Shakira y Ricky Martin, sino un encuentro con los Olimareños y Pablo Milanés. Esta simbología sintonizó con un clima de rechazo al neoliberalismo, que ha colocado la redistribución del ingreso en el primer plano del debate.

El gobierno ha sido promotor y beneficiario de esta nueva subjetividad. Pero trata de integrar este espíritu a la estructura tradicional del Justicialismo y salta a la vista el carácter forzoso de ese empalme. Es evidente que la burocracia sindical y el capitalismo de amigos son incompatibles con las aspiraciones progresistas.

Esta contradicción entre políticas oficiales y percepciones populares se procesa con gran intensidad en el terreno de la juventud. El dato político más comentado en el velatorio de Kirchner fue la abrupta aparición de una nueva generación que reivindica la militancia. Pero la afinidad de este sector con el gobierno constituye solo una posibilidad. La simpatía juvenil se originó en el enfrentamiento con la derecha agro-sojera, pero el kirchnerismo avanza con lentitud. Mantiene por ejemplo una invariable condición de minoría en el movimiento estudiantil.

Hay mucha resistencia a encuadrarse junto a un gobierno que obstruye la lucha por abajo y privilegia el reclutamiento de funcionarios. La conducta de la agrupación “La Cámpora” es muy ilustrativa. Mientras aporta cuadros para los ministerios y las empresas (como Aerolíneas Argentinas), repite en forma obediente la defensa oficial de Moyano. Otras vertientes que actúan en forma más autónoma (como el movimiento Evita) buscan construcciones de resistencia, que pueden chocar a mediano plazo con los objetivos gubernamentales.

La nueva generación es una braza caliente para el gobierno. Demuestra no solo inconformismo, sino también madurez para encarar la lucha. Los jóvenes post-2001 superaron las ingenuas ilusiones democráticas de los 80 y se han despegado del escepticismo posmoderno de los 90. Son beligerantes, se entusiasman con los derechos humanos y demandan la restitución de dos conquistas amputadas durante las últimas décadas: el trabajo digno y la educación pública.

La reciente batalla que libraron los estudiantes secundarios ha sido muy ilustrativa. Ocuparon los colegios, realizaron marchas masivas y aprobaron la politización. Confrontaron además con el periodismo tonto, desbarataron los intentos de criminalización, aislaron el discurso reaccionario y obtuvieron el apoyo de los docentes y los padres. Con esta acción cuestionaron la chocante divisoria social que separa a las deterioradas escuelas públicas de los colegios privados bien equipados.

La evolución política de la juventud es un interrogante abierto, que incidirá directamente sobre un mapa político centrado en cuatro alineamientos.

Retroceso de la derecha

Después del éxito callejero del 2008 se produjo un inesperado naufragio de los conservadores, que no pudieron retomar ningún cacerolazo. Ante la floreciente marcha de los negocios agrarios perdieron sostén en las localidades rurales y quedaron afectados por la fractura de la Mesa de Enlace. Las campañas anti-K ya no tienen eco y a pesar del triunfo electoral del 2009, la derecha no pudo imponerse en el Parlamento. Se quedó sin liderazgos y perdió la brújula.

El PRO está muy afectado por el escándalo de los espías. Macri intentó montar un aparato de hostigamiento de los movimientos sociales, con actividades de infiltración al servicio de sus propios negocios. Gestiona la Capital Federal con subsidios a los grupos privados y recortes del presupuesto público. Pero la ciudad no es una empresa y los resultados son desastrosos. Los ensayos con pistolas eléctricas retratan la pauta reaccionaria que ha seguido la creación de la policía metropolitana. Pero el estrecho espacio que existe para este curso salió a flote con la forzada renuncia de Posse.

Macri se guía por las encuestas y la audiencia televisiva. Supone que la crisis de representación política le permite reemplazar a los partidos por un liderazgo construido con ingenio publicitario. Pero el clima político ha cambiado y no favorece el ascenso de un Berlusconi con cultura menemista.

También la Coalición Cívica ha quedado desubicada. El entusiasmo de Carrió con las causas reaccionarias pierde acompañamiento. Ya no rinde frutos agredir a Venezuela, rechazar el matrimonio igualitario y oponerse a la estatización de las AFJP. La rabia anti-K perdió eco y el discurso vacío de los moralistas genera fastidio. Este giro explica la declinación de Cobos y el ascenso de la amigable figura de Alfonsín.

Pero el área más crítica del retroceso derechista es el debilitamiento del Peronismo Federal. Como todo el entramado del PJ está girando hacia el kirchnerismo se acrecienta la dispersión de los candidatos con chances decrecientes (Solá, De Narvaez, Duhalde, Reuteman). El oficialismo impuso internas obligatorias para manejar esta selección y los gobernadores han subdivido las elecciones para incidir sobre ese filtro. Si el afianzamiento de Cristina persiste, el desbande del peronismo disidente será incontenible.

La derecha quedó debilitada por su extremo sometimiento a ciertas corporaciones (especialmente Clarín y la Sociedad Rural). Esos grupos fijaron la agenda y obstruyeron la necesaria autonomía que se requiere para actuar en política. Esa neutralización redujo la capacidad de adaptación a los giros anímicos de la población.

En la disputa sobre la ley de Medios los medios derechistas actuaron como empleados de los grandes diarios. Repitieron todos los lugares comunes sobre la libertad de prensa, defendieron el mito de la neutralidad informativa y ocultaron el manejo oligopólico y la censura discrecional que imponen las empresas.

La derecha cuestiona la televisión pública “que financiamos todos”, idealizando una contraparte privada que también pagamos todos. Los negocios en este campo se basan en la publicidad compulsiva y en los recursos, leyes y licencias que provee el estado. Las fantasías liberales de un hombre moderno que se informa seleccionando a su periodista predilecto entre incontables competidores, olvida la millonaria masa de dinero que se requiere para actuar en esa órbita.

La prédica reaccionaria perdió peso ante la reprobación popular. Existe un fuerte rechazo a la reconciliación con los genocidas, a la regresión impositiva y a cualquier retorno al atropello social de los 90.

Esta resistencia mayoritaria condujo también al aislamiento del discurso liberal-elitista durante los festejos del 25 de mayo. La reivindicación del Centenario como el momento de realización suprema de la Argentina agro-exportadora, solo tuvo eco entre los lectores del diario La Nación. La repetida asociación de la decadencia nacional con el populismo no logró muchos seguidores y tampoco prosperó el intento de enaltecer al Teatro Colón como símbolo de la era liberal. La nostalgia por el paraíso perdido de los oligarcas latifundistas quedó opacada por las multitudes, que buscaron un nuevo sentido a la emancipación inconclusa de 1810.

Un despiste mayor de la derecha recalcitrante afloró durante el funeral de Kirchner. Intentaron aprovechar la conmoción para exigir políticas conservadoras (Rosendo Fraga) y virajes hacia la moderación (Morales Solá). Algunas evaluaciones delirantes asociaron incluso el velatorio militante con preparativos hitleristas (Grondona). En general, los amantes del elitismo despectivo solo notaron curiosidad y afán de protagonismo televisivo, en el homenaje (Sebrelli).

Estas percepciones cavernícolas ilustran el aislamiento de los derechistas. Como están cegados por la animosidad gorila y el resentimiento ante una derrota anunciada han perdido criterios básicos para interpretar la realidad. Daban por descontado el inicio de una era post-kirchnerista que ya nadie vislumbra.

Recuperación oficialista

Desde la mitad del año pasado se verifica una acelerada recuperación del oficialismo. Ha sido favorecido por el repunte de economía y por la desarticulación de la oposición derechista. El kirchnerismo desbarató los intentos de judicialización destituyente, impuso su agenda parlamentaria y colocó a los medios de comunicación a la defensiva.

El impacto creado por el fallecimiento del ex presidente ha reforzado este resurgimiento. Cristina mantiene una amplia primacía en las encuestas y exhibe capacidad para reemplazar a Néstor en la conducción partidaria.

Los problemas de la Presidenta se ubican en las alianzas que ha elegido. Optó por reforzar la gravitación del Justicialismo, con el sostén de los gobernadores y dirigentes más conservadores (Scioli, De la Sota). Este curso también implica mayor aval a los burócratas de la CGT.

El rumbo actual del gobierno choca con la reapertura de una perspectiva transversal. La ortodoxia justicialista es muy hostil a la agenda progresista y a cualquier construcción orientada por los movimientos sociales (D´Elia, Depetri).

Pero a mediano plazo existen otras incógnitas. ¿Cuál será el legado de Kirchner en el imaginario popular? El shock emotivo que produjo su muerte incentiva muchas especulaciones, que pueden ser igualmente recogidas para evaluar el rol jugado por el ex presidente.

Kirchner falleció sin la carga de frustraciones que acompañó la despedida de Alfonsín. No arrastró la cruz de un desastre político (Alianza), ni un colapso inflacionario. Pero tampoco es visualizado como Perón en varios terrenos decisivos.

En la última década hubo restauración de ciertos derechos ya conquistados, pero no obtención de logros primarios. No es lo mismo la conquista inicial de esas mejoras que su recuperación posterior. Por eso la implementación del aguinaldo o las vacaciones pagas tuvo un efecto cualitativamente superior a cualquier repunte salarial de los últimos años.

Kirchner tampoco intervino en la gran rebelión del 2001, que condicionó su gestión. No emergió de un 17 de octubre, ni corporizó el sentimiento de una sublevación por abajo. Ciertamente confrontó con la derecha, pero no padeció golpes de Estado o exilio y tampoco murió al cabo de una épica resistencia.

Por otra parte, el ingreso de nuevos sectores populares a la vida política se produjo con antelación a su gobierno y por canales muy alejados de su proyecto. Por esta razón nunca contó con el sostén homogéneo de la clase obrera.

La comparación con Evita ilumina otras diferencias significativas. Kirchner tuvo una larga actuación como gobernador provincial y una actividad convencional como dirigente del PJ. Jamás demostró rasgos jacobinos, ni se perfiló como figura radical de un movimiento nacional. Más bien reconstruyó la desgarrada continuidad de una organización desprestigiada por la destrucción menemista.

Estos contrastes no definen los resultados que emergerán con el paso del tiempo. Sólo ilustran el cambio de contexto. Hasta el momento el kirchnerismo no ha logrado reconstruir el lazo popular duradero que forjó el peronismo. A diferencia de lo ocurrido en Venezuela, Bolivia o Ecuador tampoco erradicó un viejo régimen, ni facilitó el surgimiento de nuevas identidades políticas.

El progresismo K

El afianzamiento del gobierno dependerá del predicamento que logren los nuevos intelectuales del oficialismo. Este segmento de periodistas (6, 7, 8), pensadores (Carta Abierta) y políticos (Heller, Sabatella) conforma una generación sustitutiva del primer sostén del kirchnerismo (Bonasso, Libres del Sur).

El nuevo contingente se aproximó por el gran rechazo que generó el derechismo agro-sojero. Reivindican la reconstitución de una economía devastada y atribuyen esa recuperación a la política oficial. Pero olvidan el contexto internacional y la incidencia del ciclo de los negocios. Además, evitan evaluar quiénes han sido los principales beneficiarios del repunte. Nunca hablan de las ganancias acumuladas por los exportadores, los financistas y los industriales.

El progresismo K resalta la politización que reintrodujo el gobierno frente a una sociedad descreída. Pero no menciona el efecto de esa misma acción sobre el viejo sistema bipartidista. Olvidan que el propio Kirchner abandonó el proyecto transversal para reconstruir el justicialismo, junto a un equipo que siempre ha sintonizado con el establishment.

Los nuevos oficialistas resaltan los conflictos que opusieron al ex presidente con importantes banqueros y empresarios e ilustran como esa confrontación permitió recuperar el arbitraje presidencial. Pero en los hechos este comando ha servido para reemplazar un modelo capitalista por otro, recreando la explotación laboral y la desigualdad social. Este curso no es ajeno a la propia fortuna personal que acumuló el ex mandatario.

La presentación de Kirchner como un “flaco de la J.P.” es una fantasía insostenible. El presidente post-2001 fue un hombre de Estado que actuó con gran pragmatismo para recomponer el orden vigente. En lugar de bregar por la “patria socialista” imaginada en los años 70 apuntaló un sistema de opresión.

Es cierto que lideró UNASUR favoreciendo el proyecto latinoamericanista. Pero en esa asociación se alineó con Lula en un bloque conservador, para bloquear la radicalización del proceso venezolano y boliviano. Kirchner mantuvo un discurso de confrontación con el FMI, pero tocó la campanita en Wall Street, mejoró la relación con Estados Unidos (cuestionando a Irán) y envió tropas a Haití. Una anécdota muy verosímil cuenta que le pidió a Chávez que “se dejara de joder con el socialismo”.

Muchos progresistas K reconocen el carácter nefasto del aparato justicialista, pero consideran que es el único instrumento viable para gobernar a la Argentina. No registran que esa estructura constituye el principal obstáculo para cualquier transformación positiva.

Afirman que el kirchnerismo es “lo máximo que tolera la sociedad”, cómo si existiera un patrón predeterminado de mejoras sociales y democráticas, a introducir en el país. Con esa visión se transmite el mismo fatalismo que propagaban los neoliberales, cuando postulaban la inevitabilidad de las privatizaciones o la apertura comercial. La resignación frente al mal menor nunca condujo a logros significativos.

Las consecuencias de este enfoque se verifican en la impotencia que muestran los políticos de centroizquierda afines al gobierno. Sus proyectos siempre naufragan por sometimiento al visto bueno presidencial. La iniciativa de financiar el 82% a los jubilados subiendo los aportes patronales quedó, por ejemplo, bloqueada a la espera de un aval oficial.

Pero lo más problemático es el alineamiento que exige la presidencia en los momentos críticos. Bajo esta presión se aprobó el canje de la deuda y se expusieron argumentos insólitos para demostrar cuán positivo es el pago de un pasivo fraudulento.

El programa televisivo “6, 7, 8” se ha convertido en el principal vocero del progresismo K. Con un formato ágil y jocoso, que utiliza la ironía y nuevos lenguajes de compaginación, conquistó una importante audiencia. Ha canalizado el hartazgo de los espectadores con el bombardeo malintencionado de la derecha. Difunde informaciones incómodas que silencian los grandes medios y despliega una crítica devastadora a la hipocresía del periodismo independiente.

Pero su repetida exaltación de los méritos gubernamentales conduce a la distorsión de la realidad. Nunca aplican a los personajes del oficialismo el archivo demoledor que utilizan contra la oposición. Es evidente que muy pocos líderes del equipo gobernante podrían soportar una revisión de su pasado. Esta unilateralidad es tan solo un ejemplo del carácter forzado de la construcción mediática oficialista.

El programa adopta una postura totalmente acrítica y transmite justificaciones de la política oficial mediante polarizaciones simplificadas. Supone que sólo existen dos campos en disputa y que se apoya a Cristina o se apuntala a la derecha. Para sostener este artificio sobrecargan la pantalla con mensajes de buena onda.

Esta actitud conduce a justificar también la alianza con la burocracia sindical y a apañar su vandalismo. Tiene muy poca credibilidad, por ejemplo, la presentación del asesinato de Mariano Ferreira como un vestigio del menemismo, ajeno a la estructura gremial vigente (Galasso).

Al repetir una y otra vez que la “izquierda es funcional a la derecha” se termina igualando a las víctimas con los victimarios. Un caso extremo de esa caracterización ha sido el cuestionamiento de la izquierda por miopía, ante los matices que separan al gobierno del duhaldismo (Feinman). Pero la ceguera se ubica en el campo opuesto, al omitir las complicidades y analizar la tragedia como un simple eslabón de disputas inter-justicialistas.

Posturas de la centroizquierda

Un espacio de centroizquierda crítico hacia el oficialismo ha logrado cierto desarrollo en torno al Proyecto Sur. Convoca intelectuales, canaliza militantes y resulta atractivo para muchos jóvenes. Cuenta, además, con una figura presidencial de peso político y cultural (Solanas).

La acción parlamentaria de esta vertiente obtuvo visibilidad con varias iniciativas. Convergieron con el gobierno en algunos casos (nacionalización de las AFJP) y radicalizaron otros proyectos del Ejecutivo (ley de medios, Papel Prensa). A diferencia de sus pares pro-gubernamentales han confrontado con las posturas regresivas que adoptó el kirchnerismo (deuda externa, INDEC, 82% de los jubilados, presupuesto 2011). Cómo no están sometidos a la neutralización oficial, denunciaron sin vacilaciones a los responsables del asesinato de Mariano Ferreira.

Proyecto Sur proviene del nacionalismo antiimperialista y sintoniza con el espíritu del Bicentenario. El énfasis en la nacionalización del petróleo y la minería, la denuncia de la deuda externa y los proyectos de reconstrucción naval o ferroviaria lo ubican en un campo compatible con el chavismo.

Proponen gestar una tercera fuerza frente al bipartidismo que asfixia la vida política. En un año dominado por la disputa electoral este planteo puede resultar muy atractivo. Pero conviene recordar que ese objetivo nunca pudo plasmarse en el pasado. El Partido Intransigente fue absorbido por el peronismo en los años 80 y el FREPASO terminó como furgón de cola del radicalismo.

Proyecto Sur debe lidiar con otro peligro de evolución conservadora, si en la batalla contra el kirchnerismo afianza sus puentes con la derecha. Estos lazos se gestaron durante el conflicto con los sojeros y reaparecieron en el último año con guiños hacia Carrió. Presentan a ese personaje como una figura republicana, cuando actúa en la práctica como vocera de la Sociedad Rural y la embajada norteamericana. La integración a la coalición de centroizquierda de exponentes de la Mesa de Enlace acentuaría este perfil regresivo.

La estrategia de forjar alianzas con distintos integrantes del arco opositor diluye el perfil de Proyecto Sur como opción de izquierda al kirchnerismo. Lo mismo ocurre cuando se converge en iniciativas parlamentarias con el resto de la oposición. Estos acuerdos son válidos si hay que rechazar una ley de proscripción o favorecer la democracia sindical, pero resultan inadmisibles como línea de acción corriente.

La confluencia con la derecha es directamente suicida. No solo impide difundir la singularidad de una tercera fuerza, sino que aporta al gobierno todos los argumentos para desacreditar un proyecto alternativo. Una foto con Carrió o Guidice destruye en un instante, todas las intenciones progresistas o las leyes renovadoras que se presentan en el Congreso.

Las alianzas elegidas (Juez, Binner, Stolbizer) anticipan, además, un tipo de gobierno socialdemócrata, que sería menos contestatario que el kirchnerismo. No hay que olvidar que Lula en Brasil y Mújica en Uruguay han adoptado posturas más conservadoras que el gobierno argentino en todos los terrenos.

Los desaciertos centroizquierdistas provienen de identificar al kirchnerismo con la derecha (o la “recontra-derecha”) o suponer que es el enemigo principal. Esta caracterización ha sido desmentida por la experiencia de los últimos años. La derecha no se ubica ahí, ni tampoco en “ambas partes”. Se sitúa claramente en el PRO, la Coalición Cívica y el Peronismo Federal.

Estos tres sectores postulan el alineamiento con Estados Unidos contra Cuba y Venezuela, promueven cerrar los juicios a los genocidas, rechazan la ley de medios y exigen reducir los impuestos a la agro-exportación. Solo despliegan demagogia en temas puntuales (aumentos a los jubilados sin ningún financiamiento), para preparar una futura administración conservadora.

No existe ningún analista internacional que asocie al kirchnerismo con la derecha. Solo discute el alcance progresista de sus iniciativas, buscando dirimir si se parece más a Lula que a Chávez. Nadie traza semejanzas con Uribe o Calderón.

Otros integrantes de Proyecto Sur consideran que Cristina consumó un giro regresivo en comparación a Néstor. Estiman que el despegue progresista inicial se frustró y dio lugar a una involución.

Esa contraposición es insostenible. Las políticas del gobierno no han variado significativamente en ambos períodos y en todo caso hubo más conquistas luego del choque con los agro-sojeros. Es importante reconocer las luces y sombras de un gobierno que nunca incluyó los rasgos antiimperialistas de Chávez o Evo, pero siempre se ubicó en las antípodas de Piñera o Alan García.

Planteos de la izquierda

La izquierda incluye estructuras partidarias (MST, PCR, PO, PTS, IS, MAS, etc) y agrupaciones con formas de movimiento (Mella, Frente Santillán, MTR, MIR, A y L, etc). Ambos alineamientos participan del mismo conglomerado. No tienen gravitación electoral, pero exhiben presencia social, influencia en las calles e incidencia en las propuestas políticas.

El papel de la izquierda salió a la superficie durante la reciente tragedia de Mariano Ferreira. El compañero fue asesinado mientras desarrollaba una acción de solidaridad, demostrando quién pone el cuerpo en la batalla cotidiana contra las patotas.

La multitudinaria marcha que sucedió al crimen fue una reacción democrática que expresó reconocimiento a esa militancia. La pertenencia a las organizaciones de la izquierda es sinónimo de compromiso con los oprimidos. Estas agrupaciones actúan en forma aguerrida, recrean el espíritu del 2001y se ubican en la primera fila de las movilizaciones populares.

Existe una nueva generación que observa con simpatía ese papel, en contraposición a la mirada diabólica que difunde el oficialismo o los medios de comunicación. Para los defensores del capitalismo cualquier acto de resistencia es sinónimo de alboroto. Denigran la postura combativa suponiendo que expresa algún inconformismo marginal, sin notar que canaliza un deseo generalizado de igualdad social.

La izquierda mantiene su carácter minoritario en un país con hegemonía del peronismo. Pero ha logrado mayor penetración en sectores de la clase obrera y en segmentos empobrecidos que eran tradicionalmente ajenos a su influencia. También ha liderado experiencias de cooperativas y empresas recuperadas. En estas actividades recoge una herencia del clasismo, que la burocracia sindical intenta expurgar por cualquier medio.

La izquierda ha conseguido penetrar en el estudiantado y ha obtenido reiterados éxitos en las elecciones universitarias. Logró instalar su cultura en la universidad pública, que ya no aglutina a las franjas privilegiadas del pasado. Este ámbito se ha transformado en un bastión del reclutamiento y del debate teórico marxista.

Pero la izquierda no ha podido conformar una fuerza política capaz de disputar espacios a los partidos tradicionales. Es un visible actor, pero no un protagonista de la realidad política. Esta limitación no proviene de viejos desencuentros con el proletariado peronista. Han transcurrido muchas década desde esa ruptura y lo que pesa en la actualidad son frustraciones más recientes. El desplome de la Izquierda Unida en los 80 y la escasa cristalización política de las conquistas del 2001-03 ejemplifican estos fallidos.

Gran parte de la izquierda comparte los mismos errores de caracterización del kirchnerismo que afectan al grueso de la centroizquierda. Si se supone que el gobierno perpetúa el neoliberalismo, preserva el menemismo, mantiene la impunidad o criminaliza la protesta social, no hay forma de lograr credibilidad entre la población. Con razonamientos forzados no se refuta lo que intuitivamente percibe cualquier mortal. Un discurso inmune a las conquistas sociales y democráticas que se han obtenido carece de consistencia.

Algunas planteos de la izquierda no logran distinguir las disputas que involucran conflictos entre capitalistas (por ejemplo pagar deuda con ajuste o con reservas) de los choques que ponen en juego algún interés popular (AFJP, ley de medios, juicios a los genocidas).

A veces se cuestiona la apropiación gubernamental de las banderas sociales, sin notar que la asunción oficial implica un triunfo popular. En todo caso correspondería señalar las limitaciones de esa asimilación, evitando despechadas actitudes de impotencia.

Es importante integrarse también al clima popular, cuando se conmemora un acontecimiento histórico tan progresivo como fue la Revolución de Mayo. Ese festejo induce a levantar banderas antiimperialistas para completar una transformación inconclusa. No tiene sentido situarse en la vereda opuesta vislumbrando nacionalismo retrógrado, donde impera un espíritu latinoamericanista afín al ALBA.

Especialmente la ley de Medios dividió aguas dentro de la izquierda. Algunos reconocieron acertadamente los elementos democratizadores de esa norma y exigieron su aplicación contra las trabas que impone la justicia. Otros optaron por el neutralismo o por críticas al control oficialista de la prensa, olvidando la gravitación más significativa de la propiedad capitalista.

Los medios conforman un área estratégica para la dominación burguesa. Operan como aparatos ideológicos que definen la forma en que se percibe la realidad. Por eso constituyen también un área de batalla entre discursos legitimadores e impugnadores. Con cierta democratización de ese espacio, el mensaje conformista puede ser desafiado. Tal como ocurre en la universidad, la marginalidad del discurso cuestionador en los establecimientos privados puede revertirse en las instituciones públicas

Si no se reconoce la importancia de conquistar posiciones en la trinchera mediática, la derecha seguirá monopolizando el mensaje. Continuará seleccionado temas o magnificando y silenciando los distintos acontecimientos, para reforzar un miedo conservador (a la inseguridad o al terrorismo).

Confrontar contra ese discurso debería ser una prioridad de la izquierda. La información es un derecho (como el agua, la educación o la salud), en conflicto con los criterios de rentabilidad. Por esta razón hay que apuntalar los avances hacia una TV pública (no manipulada por el oficialismo) y todo aumento del número de medios en manos de organización sociales.

La incorporación de esta acción contribuiría a superar otros problemas de vieja data, relacionados con la obsesión por la auto-construcción sectaria. Este propósito retroalimenta disputas por ocupar cargos menores y recrea rivalidades por exhibir consecuencia en interminables discusiones. Hay cierto mesianismo en suponer que el pueblo premiará a quién sostenga con mayor estoicismo esas reyertas.

La acción común en experiencias políticas conjuntas es el camino para dejar atrás esos obstáculos. Pero también resulta necesario intervenir de otra forma en las elecciones. Es evidente que la actitud abstencionista conduce a la marginalidad, puesto que la etapa del 1997-2003 ha sido superada. No solo aumenta la participación en los comicios, sino que existe una valoración popular creciente de la intervención legislativa.

Pero actuar en los comicios no implica auto-condenarse a la recepción del 1- 2%. Esta resignación solo preserva un rito de participación testimonial cada dos años. Se ha olvidado que en las elecciones se disputan cargos, cuya obtención amplificaría el desarrollo ulterior.

Estas distorsiones se superan abandonando la veneración constitucionalista de los comicios como un ámbito de intervención principista. Allí no se juegan los fundamentos de un proyecto político. Al igual que cualquier votación sindical o estudiantil conviene concertar amplios compromisos, para consumar avances significativos.

En Argentina se vive un momento propicio para renovar la construcción de la izquierda. Pero hay que abrir los ojos y remontar los problemas del pasado. Un nuevo curso permitirá gestar el proyecto anticapitalista que el país necesita, para forjar una sociedad de igualdad y justicia.

Claudio Katz es economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

………………………………………………………………………………………………………………………………….

MEXICO.- PRESENTACION DEL LIBRO “PENSAR LAS AUTONOMIAS”

Razones para la(s) autonomía(s)

FUENTE.- JRA

palabras de jóvenes en resistencia alternativa en la presentación de la nueva publicación de Bajo Tierra Ediciones

presentación del libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa 12 mayo 2011 políticas Unam

Partimos de la idea de que es urgente pensar las rutas contra y más allá del capitalismo; tenemos como premisa la emergencia social y planetaria frente al ecocidio y la barbarie, representada en el sistema de guerra, poder y dinero en que vivimos. En medio del desastre global, en los últimos 20 años han surgido numerosas y diversas experiencias desde abajo, de autogestión, autoregulación y autoorganización de la reproducción social de la vida. Aunque las colectividades de los subalternos les llaman de muchas formas, en ocasiones las definen como autonomías.

Esta forma de organización y acción social, como estrategia de cambio y emancipación, como forma de hacer política, y como posibilidad embrionaria de un mundo poscapitalista se ha enfrentado y en ocasiones polarizado con la vía canónica y dominante del cambio social: la organización en la forma partido, la toma del poder y la reorganización social desde el Estado.

Frente a dicha tensión nosotras, nosotros, como jóvenes en resistencia alternativa, hemos tomado la definición por las autonomías, debido a tres razones.

presentación del libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa 12 mayo 2011 políticas Unam. Banjamín Arditi

Benjamín Arditi politólogo de la Facultad de Ciencias Políticas quien participa en PENSAR LAS AUTONOMIAS definió el concepto de emancipación como la movilización por lo imposible, por la organización aquí y ahora con o sin Estado

La primera de ellas es que sostener la tesis de que es a través de los partidos políticos dominantes como se pueden lograr cambios , es sostener una estrategia de inmovilidad, inacción y heteronomía; es soslayar la profunda crisis de la representación y hacer caso omiso de la crisis del Estado mismo, que no es sólo producto del neoliberalismo. Sostener la vía partidaria hoy puede ser-si se quiere- realista, en el sentido pragmático, pero nos condena a hacer una política de espectadores, a observar una política ajena, la de ellos, la de los de arriba. Sostener la vía partidaria significa en los hechos centrar nuestra atención y nuestra energía en lo que ellos dicen, hacen, no hacen; de sus ideas y de sus alianzas, sus opiniones y sus debates, de si se pican el ombligo o se sacan la lengua. Nosotros frente a esa política decimos NO. No queremos orbitar ni queremos depender de una política de ellos, definida por ellos. Queremos una política que nos haga sujetos, que haga sujetos políticos a los subalternos, que cuestione las relaciones de dominación y explotación desde abajo. Que no espere sino actúe, que no delegue sino organice, que no se deje guiar sino que construya camino propio. Por eso decimos que la autonomía es una forma de hacer política. No es que pensemos que la clase política y el Estado sean irrelevantes, pero sabemos con certeza que para ellos, nosotros sí lo somos. En la autonomía como forma de hacer política se juega la constitución de nuevos sujetos colectivos o la dependencia y heteronomía de las clases dominantes. Nosotros optamos por la autonomía.

La segunda razón por la que nos sentimos afines a una política de autodeterminación y autonomía se refiere a los supuestos límites de la estrategia de cambio social, la revolución y la toma del poder.

Hoy la estrategia insurreccional pareciera no estar de moda. A pesar de que los levantamientos populares de Bolivia, Ecuador y Argentina hablaron en esta década con el lenguaje de la rebeldía, la desobediencia generalizada y cuyo poder destituyente abrió y despejó el camino directa o indirectamente para los Kirschnner, Correa y Morales. Hoy la estrategia insurreccional no está de moda aunque sea a través de ellas como se rompen y desarticulan las dictaduras de Egipto y Túnez con la insurgencia civil.

Hoy está de moda tomar el poder a través de la democracia liberal representativa. Democracias que si bien – al menos en América Latina- costaron sangre, muertos y años de lucha, hoy se nos presenta como visión hegemónica de la política, lo político, como única forma de cambio social. Sostener dicha vía, así, a secas, sin matices ni visión crítica, nada dice de las profundas contradicciones de la izquierda partidaria e institucional de la democracia representativa. Se calla sobre las alianzas de la izquierda en todo el continente con el capital inmobiliario y turístico que despoja a vecinos y comunidades de lo único que tienen en nombre del mal llamado desarrollo; se calla frente a las alianzas de la izquierda partidaria en el poder con la agroindustria, con la soya transgénica, con los productores de etanol, supuestamente justificados por su utilidad para la atracción de capitales pero que deja una estela de destrucción y devastación ambiental. Se guarda silencio cómplice con las izquierdas partidarias cuyos grados de corrupción y clientelismo son escandalosos. Nada se dice de los gobiernos aliados al capital extractivo que al llevarse el petróleo o el oro sólo dejan muerte y destrucción a los pueblos.

Si la vía insurreccional no está de moda, o hay que esperar ciclos centenarios para ella, nos dicen, lo que queda – ni modos- es aceptar lo que hay, el camino menos peor: aceptar la izquierda corrupta y su perversa alianza con el capital para gobernar. No hay para dónde hacerse, hay que aceptar la política como el arte de lo posible, parafraseando uno de los temas desarrollados por Benjamín Arditi, aquí presente, en el libro que hoy presentamos.

Nosotras, nosotros, nuevamente, tercamente, decimos que NO. Que necesitamos una estrategia de lucha que no esté derrotada antes de comenzar. Una estrategia que se basa en el horizonte por el que luchamos, no separando los medios ni los fines. Una estrategia que no se acomode a lo posible, cuya definición y alcance siempre es ideológico, que no se conforme, que no se asfixie en sí misma, que no sea fatalmente pragmática, o que posponga el cambio hacia un futuro incierto. Una estrategia de lucha que no sólo esté basada en la eficacia de las mayorías votantes, ni sólo en los fríos cálculos de las maniobras para lograr mayoría o hegemonía. Una estrategia de lucha que privilegia la autoorganización como herramienta de liberación, que experimenta la autoregulación como gestión colectiva de lo común, que construye autodeterminación desde abajo para, desde ahí, construir emancipación. Que privilegia la acción directa de los subalternos, que experimenta su liberación cotidiana en los intersticios, en la periferia de la política dominante, desde donde, no sin contradicciones, existe la posibilidad de empujar relaciones sociales alternativas al mercado, pero también al Estado. No es que creamos que sólo desde ahí, desde estos pequeños espacios sociales se lograrán los cambios generales; tampoco es que apostemos sólo a lo pequeño y lo local; tampoco es una vocación de marginalidad la que nos mueve. Lo que más o menos intuimos, sin embargo, es que ninguna lucha por la libertad y la emancipación rendirá frutos sino se parte de esos espacios y de la autodeterminación de los subalternos. Ninguna lucha y política alternativa para superar al capitalismo será posible si no cambiamos nosotros para cambiar al mundo, sino surgen colectividades y una humanidad distinta, digna y autónoma, de manera simultánea al proceso de antagonismo y lucha, coincidiendo con el planteamiento que ha realizado Raquel Gutiérrez en varios de sus trabajos. Como jóvenes en resistencia alternativa optamos por los experimentos sociales de los de abajo; preferimos actuar de manera directa, aquí y ahora con los subalternos, incluso en sus derrotas.

presentación del libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa 12 mayo 2011 políticas Unam. Luis Hernández Navarro

Luis Hernández Navarro, periodista del diario La Jornada, hizo un recorrido por las autonomía y la autogestión en Mëxico para luego resumir criticamente los 14 trabajos compilados en PENSAR LAS AUTONOMIAS

Eso nos lleva a la última razón por las autonomías y es la importancia de esos experimentos sociales desde abajo que se construyen por todo el orbe y con especial profundidad y radicalidad en América Latina. Estas experiencias, asediadas, contradictorias, presas de la represión o de la cooptación no sólo son la posibilidad de hacer una política autónoma ni de tener una estrategia de lucha social alternativa a la dominante. Estas prácticas prefigurativas, embrionarias, incipientes, son quizá, las piezas sueltas de un rompecabezas diseminadas por todo el orbe para superar el capitalismo.

Las prácticas autónomas, de autoregulación y autodeterminación desde abajo son, quizá, los hilos para tejer un entramado social poscapitalista. Cada hilo, de manera separada pareciera solamente una alternativa local, focalizada; pero si se les reúne, pueden ser un sistema alternativo democrático de gestión colectiva, de cadenas de producción, creación y autogestión de la vida y de mecanismos organizados de gestión de los bienes comunes. Señalan desde su particularidad un programa de programas, un sistema de alternativas. Todas estas prácticas entrelazadas indican posiblemente, la forma, funcionamiento, organización, mecanismos, dispositivos y modos de relación social de un posible sistema poscapitalista.

Estas autonomías son prefigurativas: vislumbran y practican hoy, las formas que sustituirán a las relaciones de dominio y explotación. Critican la estrategia de cambio social aplazada hacia el mañana –después de la toma del poder- y radicaliza la estrategia de REVOLUCIÓN HOY, considerando que desde ahora funcionan y pueden operar relaciones humanas alternativas fuera de la lógica estatal y del capital, formas que prefiguran desde ya, un mundo otro.

Estas autonomías son nuestro horizonte emancipatorio: que permiten discutir e imaginar desde las prácticas y potencias existentes hoy, un cambio radical de las formas de producción, distribución y consumo, y un cambio radical también de las formas de toma de decisiones sobre lo común. Que permite visualizar un mundo de redes de colectividades autorreguladas, un tejido de autodeterminaciones, federaciones de autonomías libres del capital, en relación simbiótica con el mundo no humano, pero también libres de las formas de dominación, opresión, centralización, homogeneización y monopolización estatales.

Sostenemos que más allá de las posiciones sobre los ritmos, situaciones, particularidades y diversidades de las formas de cambio social, estos experimentos de reorganización social deben construirse, multiplicarse, fortalecerse y entrelazarse antes de la toma del poder, sea a través de la vía insurreccional o electoral y deben ser la base de una gestión colectiva alterna generalizada, se haya tomado el poder o no.

En suma, la autonomía como forma de hacer política, como estrategia de lucha y como horizonte emancipatorio son tres coordenadas de nuestra propia definición de hacer política.

presentación del libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa 12 mayo 2011 políticas Unam. Raquel Gutiérrez

Raquel Gutiérrez Aguilar, activista, académica, definió a PENSAR LAS AUTONOMIAS como útil, ecléctico, como la compilación de los trabajos de los amigos de jra y definió la autonomía como siempre relacional y como necesidad material de sustento.

Por esas tres intuiciones y definiciones ha surgido PENSAR LAS AUTONOMIAS. Porque tenemos más dudas y preguntas que certidumbres. Tenemos muchísimas preguntas sobre estos procesos sociales llamados autonomías. ¿cómo hacer para que perduren? ¿cómo hacer que crezcan? ¿cómo hacer para que no se desvanezcan y desintegren frente a la erosión del mercado? ¿cómo hacer que sobrevivan frente al control, cooptación y represión del Estado? ¿cómo lograr que no sean experiencias focalizadas sino alternativas generalizadas? ¿cómo enfrentar sus contradicciones y sus límites? ¿cómo articularlas entre sí? ¿cómo luchar desde abajo, desde lo local y lo diverso y lo múltiple contra las formas centrales, hegemónicas, dominantes del Estado y del capital?.

Resolver esos nudos y muchos más (como los denomina Ana Esther Ceceña en su trabajo), es una tarea titánica. PENSAR LAS AUTONOMIAS es sólo una pequeña y modesta contribución basada en tres ejes de nuevas preguntas: ¿qué han pensando los teóricos y las luchas sociales sobre la autonomía como potencia, posibilidad y horizonte emancipatorio en el pasado? ¿Qué se está reflexionando hoy sobre los límites y contradicciones de esas autonomías en funcionamiento? ¿qué se está elaborando y reflexionando sobre las posibles salidas al capitalismo?.

Para nosotras y nosotros, las autonomías son sólo una posibilidad, abierta. Una potencia para construir un mundo otro, ese que decimos que es posible. Pensar las autonomías ha nacido para llenarnos de posibilidades, de potencias, de alternativas y en especial de nuevas preguntas. La lucha por la libertad y la emancipación estará siempre llena de ellas. Pensar las autonomías es sólo una caja de herramientas para pensar ese mundo otro, por el que luchamos, aquí, ahora, siempre.

Muchas gracias

jóvenes en resistencia alternativa

Mayo de 2011

presentación del libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa 12 mayo 2011 políticas Unam

La mesa completa de autores, comentaristas e integrantes de jóvenes en resistencia alternativa frente a un auditorio abarrotado por más de 150 estudiantes, en su mayoría de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Libro Pensar las Autonomías de Bajo tierra ediciones el proyecto editorial de jóvenes en resistencia alternativa

************************************************************************************************************
Bajo la Lupa

La era post Bin Laden: ajuste geoestratégico de EU

FUENTE- LA JORNADA POR Alfredo Jalife-Rahme
Foto

Osama Bin Laden y Ayman al Zawahiri, líderes de Al Qaeda, en imagen difundida por la televisora qatarí Al Jazeera en octubre de 2001Foto Ap
Llamó la atención que la agencia estatal rusa Ria Novosti (9/5/11) haya publicado la estruendosa declaración del ministro de espionaje iraní, Heidar Moslehi (por cierto, recién reincorporado a sus funciones por el supremo líder ayatolá Jamenei, pese a su despido por el presidente Ahmadinejad, mermado en su poder por la jerarquía teocrática), de queTeherán poseía evidencia (¡súper sic!) de que Osama Bin Laden, el líder de Al Qaeda, había muerto de su padecimiento (nefropatía) años atrás, lo cual recordamos en Bajo la Lupa (8/5/11).

Con todo el debido respeto a la verdad, cualquier versión externa al montaje hollywoodense de Estados Unidos (EU) es irrelevante frente al giro geoestratégico de Obama en el inicio de su reconciliación con los mil 600 millones de feligreses de los 57 países de la Organización de la Conferencia Islámica, que ostenta un PIB de 5 millones de millones de dólares (trillones, en anglosajón): el tercer lugar mundial detrás de China.

En China, Global Times (8/5/11) consagra un reporte especial sobre el controvertido homicidio de Bin Laden, cuyas inconsistencias no (con)vencen el escepticismo de la opinión pública mundial, a la que cuesta mucho trabajo mental digerir el enésimo montaje hollywoodense derivado del 11/9.

Para la exquisita coartada que la enésima muerte teatral de Bin Laden brinda a Obama, lo que verdaderamente importa es la singular percepción de la opinión pública de EU y su catarsis colectiva –aunque sea muy salvaje para una nación civilizada (tanto peor si festejaron una virtual muerte atrasada 10 años).

Para el inconciente colectivo de Estados Unidos, que atraviesa una de sus peores crisis fundacionales, susublimación sicoanalítica de júbilo homicida pasa por el entierro de la verdad.

Existen mentiras hasta cierto punto bien montadas, que suelen ser catárticas y hasta curativas, y en ese sentido no queda nada por discutir de que Bin Laden haya sido asesinado el primero de mayo por los heroicos marines en la operación Gerónimo (otro desprecio más a los indígenas universales y locales).

Que 77 por ciento de la opinión pública de Pakistán, ya no se diga el escepticismo global, no crea nada del montaje hollywoodense de Obama no altera en absoluto la consecuencia geoestratégica del homicidio de Bin Laden: el retiro decoroso de los 150 mil soldados estadunidenses de Afganistán-Pakistán y, sobre todo, el inicio de su reconciliación con el Islam (en particular con la marca tolerada de los Hermanos Musulmanes).

Lo sustancial sucedió cuatro días antes (¡súper sic!) en el equipo de seguridad nacional de Obama, cuando Leon Panetta, todavía director de la CIA, fue nombrado secretario del Pentágono en sustitución de Bob Gates (lo cual ya habíamos adelantado, ver Bajo la Lupa, 13/4/11), mientras el general David Petraeus, comandante del ejército en Afganistán-Pakistán, se hará cargo de la CIA en julio. Queda asentada la bidireccionalidad inextricable de la CIA y del Pentágono.

Una de las tareas fundamentales de Leon Panetta será recortar el excesivo gasto militar (que es el doble de lo proclamado), lo cual pasa por un masivo repliegue militar.

Más que espectaculares invasiones dispendiosas –que en otra fase promovían la economía de guerra del complejo militar industrial–, hoy, en la fase de grave crisis financiera y económica (deuda impagable y descomunal déficit fiscal) –que todavía no concluye, pese a los aparatosos rescates a la insolvente banca de Wall Street–, el Pentágono se inclina por quirúrgicas operaciones efectivistas e inmediatistas de bajo costo que llegan hasta el barbárico asesinato tecnológico de los adversarios (v.gr Saif Al Arab Khadafi, el hijo de Muamar, y Bin Laden, con un día de separación): lasoperaciones de contingencia (sic) de ultramar sustituyen las costosas largas guerras (como la fracasada guerra contra el terrorismo global de BabyBush).

Más que el homicidio oficial de Bin Laden, Bob Gates, el saliente secretario del Pentágono, había aniquilado poco más de dos meses atrás (NYT, 25/2/11), ante la academia militar de West Point, tanto la debacle de la guerra contra el terrorismo global como las fallidas invasiones a Irak y Afganistán-Pakistán:Cualquier secretario del Pentágono que aconseje al presidente enviar de nuevo (sic) un extenso ejército de tierra estadunidense a Asia, Medio Oriente o África deberá hacer examinar su cabeza (¡súper sic!).

Propuso que el ejército deberáreconfigurar su presupuesto (¡súper sic!), ya que los conflictos potenciales en Asia y el golfo Pérsico (sic) es más probable que sean librados con poder aéreo y marítimo en lugar de las fuerzas convencionales de tierra.

Las permutaciones en el equipo de seguridad nacional de Obama en el Pentágono y la CIA, además del anuncio hollywoodense del asesinato de Bin Laden, real o montado (da igual, porque la ecuación no altera el resultado final), desemboca en un giro geoestratégico ineluctable.

Para Stratfor (2/5/11), centro de pensamiento texano-israelí de corte propagandístico y desinformativo (la antimateria de la verdad, que cumple otros propósitos bélicos y sicológicos), la extinción de Bin Laden permitereorientar las prioridades de la política exterior de Estados Unidos, ya que con las tensiones en el golfo Pérsico, que crecen con el retiro de las tropas de Estados Unidos de Irak, el finiquito de la guerra de Afganistán libera críticamente las tropas estadunidenses para operaciones en otras partes (¡súper sic!).

Cuatro días antes de la apertura de latercera ronda del Diálogo estratégico y económico China-Estados Unidos en Washington y cinco días después del asesinato de Bin Laden, el rotativo chinoGlobal Times (5/5/11) se pregunta angustiosamente si el próximo enemigo de Estados Unidos sería China.

Global Times expone que la desaparición de Osama Bin Laden ofrece a EU la oportunidad (sic) de declarar el fin de la guerra contra el terrorismo, cuando el ajuste estratégico de la política exterior estadunidense parece inevitable. Lo preocupante deriva ahora de los análisis que saturan los multimedia de Estados Unidos para manejar el ascenso de China o, mejor dicho, iniciar la confrontación con China.

El rotativo chino aduce que la guerra contraterrorista, principalmente en el mundo árabe, mantuvo entretenido a EU, que perdió de vista a China, además quelas turbulencias que continúan en diseminarse en el Medio Oriente pueden mantener clavado a Estados Unidos otros 10 años.

Sentencia envalentonado que China no cometerá los errores de la URSS y considera que no existe fuerza externa que pueda detener el ascenso pacífico de China, por lo que aconseja un abordaje más realista de expandir la vibrante (sic) cooperación entre China y Estados Unidos.

Amén que el modelo operativo de EU, cuya sicología superbélica necesita laimagen del enemigo para afirmarse constantemente, el casus belli lo constituye el PIB de China, que puede exceder al de Estados Unidos en los próximos 10 años (en realidad, a partir del 2015), lo cual representaría el factor primario para amenazar la hegemonía global estadunidense.

Lo mismo sucedió con el ascenso de Alemania a inicios del siglo XX, que no toleró Gran Bretaña, la potencia hegemónica en franco declive. La sicología bélica y geopolítica de la dupla anglosajona EU y GB es muy similar.

2 comentarios el “ANALISIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s